Edición Impresa, Policiales

Roban 11.500 dólares a una pareja de ancianos

El dinero era para comprar dos pasajes para viajar el mes próximo a Italia, donde viven familiares del hombre.

Una pareja de ancianos fue sorprendida anteayer a la tarde dentro de su vivienda de pasaje Blanco Encalada al 1900 por dos hombres armados que, bajo amenazas, les robaron 11.500 dólares con los que pensaban viajar a Italia y varias alhajas de oro.

Carmelo C., de 84 años, es un albañil jubilado que vive con su esposa Catalina de 80 hace varias décadas en su hogar de pasaje Blanco Encalada al 1900. Anteayer, como todos los días, la pareja se acostó después de almorzar a dormir la siesta. Fue en ese momento en que la rutina habitual de los abuelos fue interrumpida por un fuerte estampido que venía de la puerta del patio.

“Eran las 14 cuando escuché como si hubiesen tirado un bomba. Me levanté y me encontré con un muchacho de unos 30 años en el pasillo que conecta el dormitorio con el comedor. Estaba armado y me llevó al comedor, donde estaba su cómplice también con un arma, me sentó en una silla y me ató las manos. A mi mujer la trajeron al lado mío y le pusieron una remera en la cabeza. Vinieron directamente a buscar la plata”, recordó el hombre mientras dejaba asomar su acento italiano.

“Nos sacaron las cadenas y las alianzas de oro. A mi mujer también le arrebataron el reloj y los aros que tenía puestos, pero no nos golpearon. Fueron buenos”, bromeó la víctima. “Una vez que les di los dólares, buscaron las llaves de la puerta principal y la de reja, las abrieron y se fueron en una camioneta blanca que estaba estacionada frente a la casa, con dos personas más. Nos salvó una vecina que se dio cuenta que pasaba algo raro y llamó a la Policía”, sostuvo el hombre. “Vinieron rápido pero ya se habían ido”, agregó.

Una vecina dijo que a la hora de la siesta se escuchó un ruido muy fuerte, como un estallido. “Cuando me asomé por la ventana para ver qué era lo que había pasado pude ver una camioneta blanca con dos hombres arriba. No me imaginé que les habían robado, pensé que la pareja tenía visita. Después me enteré de todo”, graficó la mujer.

“Viajé varias veces a Calabria porque tengo una hermana y la plata, que hacía un año que la venía juntando, era para pagar los pasajes porque teníamos pensado irnos con mi esposa a principios de abril”, señaló Carmelo. El caso es investigado por el Juzgado de Instrucción en turno junto con la colaboración del personal de la comisaría 21ª, por razones de jurisdicción.

Comentarios