Espectáculos

Comenzó la venta de entradas

Ricardo Darín vuelve con “Escenas de la vida conyugal”

La comedia dramática del recordado guionista y director de teatro y cine sueco Ingmar Bergman será protagonizada por Ricardo Darín y Andrea Pietra, bajo la dirección de Norma Aleandro, quien la protagonizó a comienzos de los años 90 junto al recordado Alfredo Alcón


Precedida de un importante éxito de público y crítica y a tres años de su exitosa presentación en la ciudad, vuelve la comedia dramática Escenas de la vida conyugal, del recordado guionista y director de teatro y cine sueco Ingmar Bergman, protagonizada por Ricardo Darín y Andrea Pietra, bajo la dirección de Norma Aleandro, quien la protagonizó a comienzos de los años 90 junto al recordado Alfredo Alcón.

Luego de las exitosas presentaciones llevadas a cabo el año pasado, siempre con localidades agotadas en Madrid, Bilbao y Barcelona, Ricardo Darín regresa al país con lo que considera como el compromiso actoral más importante de su carrera.

Acompañado en esta oportunidad por Andrea Pietra (la visita anterior había sido junto a la actriz Érica Rivas) y siempre bajo la atenta dirección de Norma Aleandro Escenas de la vida conyugal comienza su cuarta temporada con una gira que comprende funciones en la ciudad de Córdoba del 31 de mayo al 3 de junio para seguir a continuación desde el 15 al 17 en Mendoza y finalizando en el Auditorio de Fundación Astengo de Rosario del jueves 28 de junio al sábado 30, funciones para las cuales su entradas estarán a la venta desde hoy en la boletería del espacio ubicado en calle Mitre 754.

En esta versión teatral que Ingmar Bergman realizara sobre su película del mismo nombre, el autor presenta a Juan y Mariana, sus dos protagonistas, relatando al público una secuencia de escenas que tiene que ver con la relación que mantienen durante su matrimonio y la que continuarán llevando aún después de haberse divorciado.

La veracidad con que estas instancias están representadas hace que el público se identifique con las reacciones de sus personajes que tanto pueden resultar divertidas como dramáticas pero que siempre tienen que ver con el amor y la condición humana, que es en lo que reside el éxito de esta obra.

Ricardo Darín aseguró a los medios en su visita anterior a Rosario que ésta “no es una obra complaciente ni cómoda pero tampoco es petardista, no hay golpes bajos. Es provocadora en el sentido de que te empuja a reflexionar y a meterte por caminos poco transitados”. Y agregó: “La paradoja que ofrece el relato es que a pesar de todo lo que ocurre con la revolución que atraviesa este matrimonio, el amor se sostiene como puede, pero se sostiene”. Y con un tono irónico, advirtió: “También uno se puede enfocar en que esta es una declaración universal en contra de la estructura conyugal”.

“Cada uno de estos personajes, y de distinta forma, está atravesando una crisis, que tiene que ver con la batalla cotidiana, diaria y rutinaria de lo que es un matrimonio. Cualquiera que haya pasado por eso sabe de qué estoy hablando”, confió el actor de Relatos salvajes y Tesis sobre un homicidio, entre otras películas taquilleras, al tiempo que agregó: “No son nada complacientes, se dicen todo lo que se les cruza por la cabeza y eso es fuerte tratándose de relaciones conyugales. No tienen filtro a la hora de decirse las cosas y ahí es donde se recorta y se despega un poco de las buenas costumbres”.

Y completó: “Muchos matrimonios subsisten en función no sólo de hacer malabares, sino también apoyados en que hay cosas con las que es mejor no meterse, hay terrenos en los que es mejor no entrar si todo lo demás está bien, aunque este no es el caso. Acá hay un planteo de un matrimonio que a partir de determinados disparadores que están diseminados a lo largo de toda la pieza se ve obligado a decirse las cosas de una forma absolutamente intempestiva y que, si se analizan en sí mismas, son todas bombas; son residuales”.

“Esta es una obra reflexiva y muy dolorosa –continuó–, pero que afortunadamente tiene mucho humor que se desprende de las relaciones cotidianas, y digo afortunadamente porque es una especie de bálsamo dentro de un relato que te pone contra la pared y te dice: «Mirá esto y pensá en esto»”.

Escenas de la vida conyugal ya fue vista por más de 400 mil espectadores a lo largo de sus más de 500 representaciones en Argentina, España, Uruguay, Chile y Perú.

Para agendar:

Escenas de la vida conyugal se presentará en el Fundación Astengo desde el jueves 28 al sábado 30 de junio, funciones para las cuales las entradas comenzaron a venderse este lunes en la boletería del teatro ubicado en Mitre 754.

Si te gustó esta nota, compartila