Edición Impresa, Policiales

clan cantero

Revés para Monchi Cantero previo al juicio oral en su contra

La Cámara Penal confirmó la decisión original del juez Julio Kesuani que le impide incorporar pruebas al juicio oral que se avecina en su contra, como los movimientos de tarjeta de crédito del juez Juan Carlos Vienna y del padre del Fantasma Paz.


La Cámara Penal le dijo no a Ramón Ezequiel Machuca, conocido como Monchi e integrante del clan Cantero. Monchi había apelado, a través de sus abogados, la negativa del juez Julio Kesuani a incorporar prueba al juicio oral que se avecina en su contra, tal como el historial de tarjetas de crédito y las testimoniales del juez instructor de la causa, Juan Carlos Vienna, de su entonces pareja y de la mujer de Luis Paz. Todas fueron rechazadas. Al igual que una serie de escuchas telefónicas proveniente de la causa Peras Blancas, donde fue condenado el dueño de una concesionaria en la que se halló una moto que la defensa endilga al juez Vienna. Según refieren, la titularidad del rodado era de Martín Paz, alias Fantasma, y pasó al magistrado a través de Luis Paz, su padre. A su vez, la defensa de Machuca pidió la declaración de la ex jueza Alejandra Rodenas y del gobernador Miguel Lifschitz, pero tampoco fue aceptado. Por otra parte, el recurso de inconstitucionalidad que tramita en la Corte provincial podría resolverse la próxima semana, refirió una fuente consultada.

La causa

El crimen de Martín “Fantasma” Paz se produjo en septiembre de 2012. Esa causa, a cargo de Juan Carlos Vienna, no tuvo grandes movimientos hasta después del crimen del líder la banda Los Monos Claudio “Pájaro” Cantero en mayo de 2013. La investigación mutó en una causa por asociación ilícita contra la familia Cantero y su entorno, conocida como megacausa Monos. El juez quedó en el ojo de la tormenta cuando empezaron a aparecer vínculos con el padre de Paz.

Entre ellos, una foto de una velada boxística en Texas en diciembre de 2013, planillas de migraciones que señalan viajes a Estados Unidos en fechas similares. También una moto del juez que la defensa afirma que pasó de Martín Paz –a través de su padre– al juez Vienna. Refiere el fallo que esa moto fue secuestrada en la agencia Spadoni motos, donde estaba para la venta.

Intento frustrado

La defensa de Machuca pretendió incorporar prueba al juicio oral que se avecina contra la banda. Los movimientos de tarjetas de Paz y Vienna en aquella época, el testimonio de sus parejas, que aparecen junto con los hombres en una foto de la velada de box por el sistema GigaPan.com y el testimonio del magistrado.

También pidieron la declaración de la ex jueza Alejandra Rodenas que procesó a Monchi por algunos dichos en su campaña electoral como candidata a diputada nacional y al gobernador Miguel Lifschitz, que en un programa televisivo de Buenos Aires dijo que no había organizaciones delictivas de gran complejidad.

Todas estas pruebas propuestas por la defensa de Machuca, a cargo de Fausto Irure y Carlos Edwars, fueron rechazadas por el juez de sentencia Julio Kesuani, y ahora esa decisión fue confirmada por la Cámara Penal, que tampoco hizo lugar al pedido defensista.

Los motivos

El vocal Daniel Acosta rechazó el pedido de informe sobre las tarjetas de crédito porque “la laxitud del pedido atenta seriamente contra la virtualidad del secreto bancario”. En cuanto a la declaración de Vienna, dijo que el magistrado está denunciado penalmente por los hechos sobre los que se lo pretende interrogar y lo coloca en una situación de declarar bajo juramento en su contra.

En cuanto a las transcripciones de las escuchas en la causa Peras Blancas, el camarista dijo que rechaza el pedido generalizado de todo lo intervenido, aunque dejó abierta la posibilidad de pedidos puntuales ante el juez de primera instancia como prueba nueva.

En cuanto al testimonio de Rodenas, negó el pedido no sólo por su condición de ex jueza sino porque las declaraciones que realizó fueron en su rol de candidata y son valoraciones que se extraen del contexto de la lucha política. También desechó la declaración del gobernador por impertinente.