Opinión, Últimas

Esperanza, valor, resiliencia y perdón

Reunidos en Asamblea Anual, los Científicos Cristianos preguntan: ¿Cómo ves el mundo?

Miembros de la iglesia se reunieron en persona y en línea, incluidas congregaciones de Argentina, para afirmar la promesa que contienen estas cualidades perdurables de gracia


Por Kevin Ness, gerente de los Comités de Publicación de la Ciencia Cristiana de La Primera Iglesia de Cristo, Científico

Esperanza. Valor. Resiliencia. Perdón. Estas palabras significan más, no menos, en un contexto de guerra, sufrimiento y violencia. La asamblea anual del 6 de junio pasado de La Primera Iglesia de Cristo, Científico, de Boston, Massachusetts, puso énfasis en este mensaje. Miembros de la iglesia se reunieron en persona y en línea, incluidas congregaciones de Argentina, para afirmar la promesa que contienen estas cualidades perdurables de gracia.

Cuando estas cualidades se viven, muestran que “Cristo está transformando la experiencia humana”, explicó Keith Wommack, presidente de la junta directiva de la iglesia, integrada por cinco miembros. El tema de la asamblea, tomado de una cita de la fundadora de la iglesia, Mary Baker Eddy, se refiere a “Un único Dios infinito, el bien” como la fuente del progreso humano; impele a los habitantes del mundo y a las naciones a unirse en amor y hacer posibles las aspiraciones de igualdad que neutralizan el odio, y hasta ponen fin a las guerras.

La asamblea destacó algunos pequeños pasos de progreso en dirección a estos objetivos, incluido el rol que cumple The Christian Science Monitor, el medio de noticias de la iglesia, fundado hace 113 años. El Monitor promueve la participación de los lectores en las actividades del mundo en el espíritu de aportar luz -no acaloramiento- a problemas locales e internacionales complejos. El Monitor se propone reflejar los valores de la iglesia, tales como integridad y compasión, al tiempo que procura presentar noticias de modo imparcial y reconocer puntos de progreso que a menudo pasan inadvertidos.

La Iglesia de Cristo, Científico, se ha enfrentado a las mismas corrientes seculares emergentes que otras instituciones cristianas y religiosas en los últimos años. Sin embargo, a pesar de los desafíos, los miembros informaron que las difíciles circunstancias que se vivieron durante la pandemia despertaron en ellos un amor más profundo por los demás y trajeron oportunidades renovadas de experimentar el poder sanador de Dios. La curación cristiana es primordial en el propósito fundacional de la iglesia.

Una mujer hizo una reflexión sobre la norma del cuidado cristiano establecida en el Manual de la Iglesia, un libro de 105 páginas que gobierna imparcialmente la iglesia laica y a sus miembros. Reconoció el crecimiento espiritual en el amor que el mismo impulsa; “un tema recurrente en toda la Biblia y el ministerio de Cristo Jesús”. Los estatutos del Manual también promueven la responsabilidad moral y espiritual, como, por ejemplo, responder con la verdad al enfrentar errores, y practicar la Regla de Oro.

Otro miembro explicó cómo se tornó a Dios en busca de “renovación espiritual”.

Los Científicos Cristianos creen que la curación espiritual no es un suceso milagroso, sino el efecto de establecer una comunión más profunda con un Dios de amor invariable. Este hombre pronto se sanó de una deficiencia renal aguda y crónica que había sido médicamente diagnosticada. Comentó: “Volví a sentirme yo mismo otra vez. El Cristo, la Verdad, ciertamente viene a nosotros”.

Bienvenida

La secretaria dio la bienvenida a miembros de 30 países, entre ellos Bélgica, Haití, España y Togo. Los nuevos lectores de La Iglesia Madre, que conducirán los servicios religiosos en persona y virtuales en Boston durante los próximos tres años: Mimi Oka, de la ciudad de Nueva York, y Don Wallingford, de Atlanta, Georgia. La nueva Presidenta de la iglesia, Doris Ulich, de Bamberg, Alemania, fue anunciada en la asamblea.

Los participantes tuvieron también la oportunidad de visitar la nueva exposición pública en la sede de Boston ¿Cómo ves el mundo?

La exposición explora historias de auténtico progreso global, y relata casos de personas que superaron desafíos y hallaron esperanza. El espacio también alienta a los visitantes a reflexionar sobre esta pregunta y considerar cómo cada uno de nosotros puede servir mejor a la humanidad. “Si tan sólo vemos las noticias de la noche, podemos perder de vista el progreso global”, señaló un miembro de la junta, Rich Evans. “Vengan aquí y obtengan una perspectiva diferente. Podrán decir: mira cuán lejos hemos llegado”.

Comentarios