Edición Impresa, Mundo, Últimas

Restos del avión Air France esperan en el fondo del mar

Hallazgo de partes del Airbus A330 del vuelo Río-París caído en 2009, permitirá acceder a la caja negra.

La asociación brasileña de familias de las víctimas del vuelo de Air France que cayó en el océano entre Río de Janeiro y París en junio de 2009, causando 228 muertos, declaró ayer que el anuncio de que fueron hallados restos de una buena parte del avión y algunos cuerpos de los ocupantes era “un gran aliento”. “En tres semanas o un mes comenzará la fase de recuperación del avión”, adelantó ayer, por su parte, la ministra francesa de Transportes, Nathalie Kosciusko Morizet, quien señaló que la operación costará varios millones de euros.

El domingo pasado, diez días después de haber lanzado la cuarta fase de búsqueda, el organismo francés de investigación y análisis de accidentes aeronáuticos (BEA) que dirige la investigación, anunció que había localizado el sitio del accidente, no lejos de la última posición conocida del Airbus A330 del vuelo AF447.

Los submarinos autónomos Remus fotografiaron “elementos” del avión, entre ellos los dos motores, parte de las alas y el tren de aterrizaje.

El director del BEA, Jean Paul Troadec, mostró ayer las primeras fotos en una conferencia de prensa en el aeropuerto Le Bourget, en las cercanías de París.

Los restos del A330 yacen “un poco al norte de la última posición conocida” del aparato, en un fondo bastante plano, a 3.900 metros de profundidad, en una zona concentrada en un rectángulo de 600 por 200 metros”, precisó.

Troadec se mostró optimista sobre la posibilidad de encontrar las cajas negras. “Como encontramos el fuselaje del avión, sabemos dónde buscarlas”, dijo Troadec. “Si no se estropearon en el choque, existen posibilidades de que sean utilizables”, a pesar de una inmersión de casi de dos años.

Por otra parte, los investigadores podrán contar con nuevos datos, ya que la localización del avión permitirá precisar la trayectoria final del aparato.

La concentración de los restos en una zona no muy grande permite deducir por otra parte que el avión estaba intacto antes de estrellarse en el océano.

Con relación a la recuperación de los cuerpos, Troadec no quiso dar detalles. “Es un problema un poco espinoso. Hay un aspecto traumatizante”, comentó por su parte Robert Soulas, vicepresidente de Entraide et Solidarité AF447, asociación francesa de familiares de las víctimas. “No sabemos en qué estado se encuentran”, dijo a Soulas a la AFP, que no descartó que algunos familiares se opongan a que sean recuperados.

El gobierno francés va a nombrar dentro de unos días un representante ante las familias francesas y extranjeras para administrar los aspectos prácticos de esta nueva etapa.

En Brasil, la asociación brasileña de familias de las víctimas dijo que la noticia fue “un gran aliento”. “Habíamos perdido la esperanza de encontrar los cuerpos. Ahora podremos finalmente enterrarlos”, dijo  Nelson Marinho, presidente de la asociación que agrupa a más de cien familias de 12 nacionalidades.

El BEA había lanzado el 25 de marzo pasado una cuarta fase de búsquedas en el mar para tratar de encontrar los restos del vuelo AF 447 que desapareció en medio del Atlántico el 1º de junio de 2009, causando 228 muertos y ningún superviviente. Las causas exactas de la tragedia aún se desconocen.

Comentarios