País

Justicia lenta

Rescataron en Bolivia a una argentina víctima de trata que desapareció en 1987

Una denuncia de tres décadas se reactivó este año. La localizaron en la localidad boliviana de Bermejo. Una historia de engaño y drama. La mujer regresó a su ciudad natal, Mar del Plata, con su hijo de 9 años. La tenían retenida en un garaje y la hacían trabajar en un local de comidas al paso


Hace 32 años tenía apenas 13, y la secuestraron en Mar del Plata. La encontraron en las últimas horas, en Bolivia: la habían raptado para una red criminal de trata de personas. Volvió a su ciudad con su hijo, de 9 años. Los pormenores de la historia y el rescate fueron comunicados por el Ministerio de Seguridad de la Argentina, que remitió el desenlace a un operativo de Gendarmería Nacional en base a una investigación conjunta con la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (Felcc) de la Policía Nacional de Bolivia, Unidad Bermejo.

Efectivos de la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales Orán (Salta) recibieron en diciembre de 2014 un oficio judicial para comenzar la investigación y así dar con el paradero de la víctima, cuya identidad se mantiene en reserva, quien habría sido llevada por una red de trata de personas al país del Altiplano.

La información reunida durante los primeros meses de este año apuntaba a que la mujer se encontraba en la ciudad boliviana de Bermejo, por lo que se informó a la Fiscalía Federal de Orán y se ampliaron las pesquisas hasta confirmar que la mujer se encontraba allí con su hijo menor de edad.

Autoridades de los dos países coordinaron actividades entre Gendarmería Nacional y la boliviana Felcc con el objeto de restituir a su hogar a la madre y a su hijo. Una vez halladas las víctimas, señala la información oficial, se montó un operativo para trasladarlos hacia la Argentina.

A pedido de la Fiscalía Federal de Orán, el Juzgado emitió un oficio para que las dos personas ingresaran al país por Aguas Blancas hasta la ciudad Salta. Allí se hizo cargo la Oficina de Rescate y Asistencia a las Víctimas del Delito de Trata de Personas.

Madre e hijo viajaron con destino a Mar del Plata donde, el 22 de diciembre, se reencontraron con sus familiares después de 32 años. Su familia la buscaba desde que desapareció de su hogar, cuando tenía 13 años.

Historia de engaño de tres décadas

Fuentes de la Justicia argentina señalaron que, en 1987, un ciudadano boliviano identificado en la causa como “AC”, de unos 50 años, se llevó a Bolivia a la víctima, que por entonces tenía 13 años, y a su hermana mayor, con quien estaba de novio, junto a un bebé de pocos meses. Fue bajo la promesa de que en ese país conseguirían trabajo.

La misma versión agrega que, después de tres meses, la hermana mayor de la víctima se peleó con su captor y regresó a la Argentina. Pero le impidieron traer a su hijo. Al regreso, denunció que a las dos las habían engañado. Narró que, ya en Bolivia, el hombre que las llevó las obligó a trabajar en un prostíbulo propiedad de su propia hermana, identificada como “Lola C”. Entonces no pudo precisar la ciudad y el lugar exacto donde se ubicaba.

La denuncia quedó radicada, mucho tiempo después, en la procuraduría de Trata y Explotación de Personas. El 18 de julio de 2014 se libró un oficio a Interpol de Argentina para que, junto a su homóloga boliviana, buscaran a la mujer. Entre octubre y noviembre últimos, los investigadores confirmaron que la mujer buscada trabajaba en un puesto de comida al paso en el Mercado Central de la ciudad de Bermejo. Entre el 17 y 21 de diciembre, se coordinaron las tareas para “restituirla a su hogar junto a su hijo”, añadieron las fuentes judiciales.

Los investigadores resaltaron que las dos víctimas “estaban por debajo del peso básico que debían poseer”. En particular la mujer, con 20 kilos menos que lo normal para su edad y contextura. Le dijo a las autoridades bolivianas que deseaba volver a la Argentina con su hijo, pero que la señora para la cual trabajaba no la dejaba y le retenía su documento y el de su hijo. Funcionarios judiciales y policiales de Bolivia encabezaron un operativo para recuperar su documentación y facilitar su salida del país. Comprobaron que los dos vivían en el fondo de un garaje. Detrás de un precario cerramiento con un placard, con acceso cerrado desde afuera con dos candados.

La mujer ingresó al país el sábado 22 con su hijo. El domingo viajaron en avión rumbo a Buenos Aires. Allí la recibió personal de la Oficina de Rescate y Acompañamiento a las Víctimas y luego fueron trasladados por tierra a Mar del Plata. Pudo pasar, después de 32 años, la Nochebuena con su familia.

Los captores de la mujer son investigados porque las autoridades sospechan que tras las mismas personas hay otros casos casos y víctimas de trata por descubrir.

La Fiscalía Federal de Oran, a cargo de José Luis Bruno, lleva a cargo las actuaciones en el primer momento.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios