Ciudad

operativo de la federal

Rescatan a 6 mujeres de un prostíbulo en Pueblo Esther

Quedaron a disposición de un programa nacional que se ocupa de asistir a jóvenes en esta situación.


Desde hace 4 años en Rosario rige una ordenanza que prohíbe la habilitación de wiskerías, cabarets y casas de alterne. Pero a media hora de Rosario la actividad parece continuar. Sobre la ruta nacional A012, en un bar llamado “El Negro Olmedo” la Policía Federal encontró a seis mujeres que trabajaban en el lugar. La denuncia llegó a través del 145, la línea telefónica que atiende llamados anónimos para situaciones de trata de personas. Según fuentes de la investigación se trata de mujeres vulnerables. Son mayores de edad y tienen domicilio en Rosario. No se sabe cómo llegaron al bar y si estaban contra su voluntad. Lo cierto es que intervino el programa nacional de rescate para asistirlas y ordenar que regresen a sus domicilios.

En el bar trabajaban además otras tres mujeres cumpliendo otro tipo de tareas. Fueron identificadas como María del Luján V., Miriam Edith C. y Nahir Jaqueline M. En el marco del allanamiento ordenado por el juez Marcelo Bailaque, del Juzgado federal Nº 3 de Rosario, detuvieron al encargado del bar, Diego Omar L., al dueño del comercio, Luis Alberto S. y a un cliente por posesión de droga. En la madrugada del lunes había 20 clientes en el bar, de los cuales tres eran menores.

Bares o parrillas

“Cerramos las wiskerías pero fuera de los límites de la ciudad estos lugares siguen existiendo con otra denominación como bares o parrillas. No alcanza con que el Estado les quite la habilitación. Hay que poner el tema en agenda para que todos estemos alerta y hagamos las denuncias al 145, la línea telefónica gratuita para trata de personas”, explicó a El Ciudadano la concejala María Eugenia Schmuck.

Según la edila en la provincia de Santa Fe hay una proliferación de la explotación de mujeres y en especial de menores. Al menos el 30 por ciento no supera los 18 años. En el norte de la provincia, la trata está vinculada con los cotos de caza. “Ofrecen estadía y promociones para el turismo de caza de la mano de la posibilidad de tener sexo con una menor”, contó Schmuck y recordó que en Fortín Olmos, donde desapareció Rosalía Jara, hay tres personas procesadas por regentear tres prostíbulos a la espera de juicios orales.

Droga

En el allanamiento realizado el domingo, agentes de la PFA incautaron 12 tubos con cocaína, dos envoltorios de 20,02 gramos con la misma sustancia, tres tubos vacíos, un consolador, dos celulares, dos cuadernos con anotaciones, papeles sueltos con números telefónicos, cerca de 7.000 pesos, preservativos sin usar, gel íntimo, profilácticos usados, un revólver marca Eibar calibre 32 largo con seis cartuchos a bala en su tambor y diez cartuchos del mismo calibre.

En agosto del año pasado el bar “Negro Olmedo” fue clausurado por violar la ley provincial Nº 10.073 y no tener habilitación para funcionar. En 2009, en el mismo local detuvieron a un hombre sindicado como el autor del homicidio de un policía e implicado también en el robo a la financiera Confina, de Villa Gobernador Gálvez.

Asistencia a la víctima

“En la mayoría de los casos de explotación sexual hay una primigenia trata. Siempre se inician a partir de un ofrecimiento de parte de alguien del entorno”, dijo Martín Illia, abogado de la fundación María de los Ángeles. La fundación se creó luego de que se perdiera el rastro de Marita Verón, una joven que desapareció en Tucumán en 2002 y nunca fue hallada. Para el letrado, el Estado tiene que invertir recursos en el rescate de las jóvenes, ya que luego de que son sacadas de prostíbulos deben rearmar sus vidas y la mayoría de las veces no tienen recursos.

Si te gustó esta nota, compartila