Política

En el día de paro general

Por diferencias con el FMI, renunció Luis Caputo

El economista dejó su cargo en el Banco Central y lo reemplazará Guido Sandleris, en un claro triunfo del Fondo Monetario y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Durante su gestión, la entidad monetaria perdió la mayoría del dinero adelantado por el organismo internacional.


 

El presidente del Banco Central, Luis Caputo, renunció este martes al cargo y el gobierno designó en comisión como reemplazante a Guido Sandleris. La dimisión de Caputo se produjo por sus diferencias con el nuevo acuerdo que el gobierno negocia con el Fondo Monetario Internacional (FMI), según informaron oficialmente. El organismo internacional ya se había mostrado disconforme con la política monetaria del Banco Central.

Caputo estuvo al frente del Central sólo 103 días, desde la salida de su antecesor Federico Sturzenegger. Durante su gestión, el dólar saltó de 28,43 pesos a 38,18 pesos, con picos de 41,60 pesos.

Para intentar contener las corridas, en esta etapa el Central subastó reservas y vendió dólares en el mercado de contado. Así, las reservas pasaron de 49.065 millones de dólares a 63.274 millones por el desembolso de 15.000 millones del FMI y volvieron a caer desde entonces hasta los 49.535 millones nuevamente.

La renuncia de Caputo se registró en medio de las negociaciones del gobierno por un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en momentos en que el presidente, Mauricio Macri, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se encuentran en Nueva York.

Es que el saliente funcionario mantiene diferencias con las propuestas del FMI, avaladas por el ministro Dujovne.

El esquema de bandas era cuestionado por Caputo y, particularmente, el nivel del tipo de cambio.

El FMI planteó la necesidad de una banda de flotación amplia para el dólar (entre 32 y 44 pesos). En tanto que Caputo consideraba más apropiado un techo de 40 pesos.

Según trascendidos, el mismo organismo internacional pedía la salida de Caputo, disconforme con la política monetaria.

Según fuentes oficiales, la salida de Caputo en este momento “no gustó” en Cambiemos. Aunque sabían que el funcionario iba a renunciar, no esperaban que se justo en medio de las negociaciones con el FMI.

Minutos después de conocerse su salida, el gobierno anunció que el secretario de Política Económica Sandleris será el nuevo presidente del Banco Central.

Como vicepresidente de la entidad monetaria continuará Gustavo Enrique Cañonero, según confirmó el Banco Central.

 

Efímero pero complejo

 

Caputo tuvo un paso efímero pero complejo por la presidencia del Banco Central, desde el 14 de junio último hasta este martes. Cuando asumió su cargo al frente de la autoridad monetaria, le tocó la tarea de reemplazar al desgastado Federico Sturzenegger y desactivar la “bomba de tiempo” que éste había dejado con las Lebacs.

Con un patrimonio declarado de 55,75 millones de pesos, era uno de los funcionarios más ricos del Gobierno. Además, el primo de Nicolás Caputo, amigo del presidente Mauricio Macri.

Al frente de la autoridad monetaria, Caputo debió lidiar con una crisis cambiaria que aún continúa y que ha dejado como una de sus fotos más emblemáticas una feroz devaluación.

En esos 103 días de gestión, además de la escalada del dólar, subió fuerte el riesgo país, se perdieron reservas, cayeron las acciones de las empresas argentinas que cotizan en el exterior y se derrumbaron los bonos locales.

La gestión de Caputo en la función pública no sólo será recordada por la crisis cambiaria con la que le tocó convivir desde el Banco Central, sino también por causas judiciales que lo involucraron junto a su esposa, como la del dólar futuro.

Por si fuera poco, en noviembre de 2017 apareció mencionado en los llamados Paradise Papers, una investigación impulsada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, en la cual se lo relacionó con dos financieras off shore.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios