Ciudad

Un grupo solidario

Reinas Tejedoras, mujeres que no paran de ayudar

Tienen entre 17 y 80 años y donan a hospitales, escuelas y otras instituciones. Ya hicieron ajuares para bebés que están en salas de neonatología y para el Día del Niño entregaron pelucas a chicos con cáncer


La producción y las donaciones se exhibirán en una muestra de fotos que harán este mes en Rosario.

Para Marisa Dellamagiora el hilo del ovillo de lana fue el camino. Aprendió a tejer al crochet a los 5 años y a los 33 abrió un local de venta de lanas en Arroyo Seco, donde vive en la actualidad. Hace unos años, empujada por la crisis económica, retomó el oficio que aprendió de chica y armó un taller para enseñar a tejer. En sólo un año, el grupo que empezó como un espacio de aprendizaje, se convirtió en uno solidario donde cerca de 50 mujeres de entre 17 y 80 años tejen ropa y accesorios que donan a hospitales, escuelas y otras instituciones. Se llaman las Reinas Tejedoras y desde fines del año pasado hicieron ajuares para bebés de las salas de neonatología de los hospitales, mantas para los alumnos de las escuelas de la isla y cerca de 25 pelucas de hilo que regalaron a chicos con cáncer que atiende la Fundación Argentina de OncoHematología Pediátrica (Faohp) para el día del niño. También dieron clases en escuelas y geriátricos de Fighiera y General Lagos. Toda la producción y las donaciones se exhibirán en una muestra de fotos que harán este mes en Rosario en el marco de una actividad solidaria.

“Empezamos con tejidos e incluimos otras cosas. Entregamos pañales a hospitales, visitamos geriátricos, y organizamos actividades donde enseñamos técnicas de tejidos. El grupo se fue agrandando y cada vez más instituciones nos invitan a participar”, contó Dellamagiora a El Ciudadano.

Solidario

Dellamagiora tiene 46 años y dos hijos, un varón de 21 y una chica de 17 años.

Es maestra jardinera y su pasión es tejer al crochet, en especial muñecos. El año pasado, una de las alumnas del taller de tejidos le contó que necesitaban alimentos para un comedor en el que colabora. El grupo los recaudó y los entregó. A partir del entusiasmo que la actividad generó en el grupo, Dellamagiora les propuso hacer tejidos y donarlos. Las mujeres aceptaron y desde fines del año pasado aplican lo aprendido en ropa y accesorios que entregan a diferentes instituciones. Y no sólo eso. También reúnen telas, ropa y materiales que suman a las donaciones.

“En menos de un año el grupo creció un montón. Cada una aporta desde el lugar que puede. Siempre trabajamos por intermedio de instituciones que nos invitan a participar o nos hacen pedidos concretos. Como tengo un local, los vecinos me conocen y se acercan a ofrecerme donaciones”, explicó Dellamagiora.

La mujer contó que a principios de este año la directora de neonatología del Hospital Roque Sáenz Peña y del Centenario le propuso tejer ropa para bebés. Las Reinas Tejedoras iniciaron una colecta de tela por Facebook y después hicieron mantas, panceritos, escarpines, gorritos, ranitas y saquitos que entregaron a los bebés prematuros o recién nacidos de las salas de los hospitales. También  entregaron sábanas y camisones a la Maternidad Martin, y donaron cobertores de incubadoras a la sala de neonatología del Roque Saenz Peña, donde bordaron telas que les entregó personal de Caritas de Arroyo Seco.

Durante el invierno tejieron cuadrados que unieron para formar mantas que enviaron a los habitantes de las islas y este mes entregaron gorros de lana a chicos de Fiambalá (Catamarca) que vinieron a Rosario para prometer lealtad a la bandera.

No todas son donaciones. Las mujeres también enseñan a tejer a madres y alumnos de una escuela rural del paraje El Ombú (General Lagos), a personas de geriátricos y del Cotolengo Don Orione.

Para los más chicos

En febrero Dellamagiora envió un mail a la Fundación Argentina de OncoHematología Pediátrica (www.faohp.org.ar) cuando supo que pedían donaciones para hacer pelucas y darles a chicos con cáncer. Ella les ofreció tejer gorros y en junio las mujeres llevaron la primera tanda de gorros, bufandas y guantes de lana. A los chicos les gustó y desde la Fundación les propusieron hacer pelucas con hilo para los más pequeños. Las mujeres buscaron modelos en internet y trabajaron en las primeras pelucas tejidas que llevaron a los hospitales. El pasado 21 de agosto participaron de los festejos que la Fundación organizó por el día del niño y llevaron cerca de 25 modelos de pelucas que tejieron gracias a donaciones de los vecinos.

“Una de las chicas de la Fundación nos pasó algunos modelos y le dimos el toque creativo. Los chicos estaban felices. Y los hermanos y hermanas de ellos pidieron tener una peluca también”, contó la mujer.

Este mes las Reinas Tejedoras visitarán Fighiera, donde hicieron una jornada de tejido solidario en la plaza, para enseñarles a unas 150 familias que viven cerca de la costa a tejer pompones, forrar frascos con lana y hacer alfombras de totoras.

También visitarán Rosario con una muestra de fotos donde registraron las entregas de tejidos que realizaron a cada institución desde hace un año. Será en el marco de un evento al que fueron invitadas por la asociación civil “Piratas pescadores”, un grupo que colabora con las escuelas de la isla. Ellos venderán gorros donados por las mujeres para recaudar fondos para la asociación.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios