Edición Impresa, Espectáculos, Televisión

TELEVISIÓN

Regresa “Cuestión de peso”

Convertido en un clásico de la pantalla chica argentina el reality show "Cuestión de peso", que se suma a la moda vintage de retomar viejos formatos, en particular realities de otros tiempos, regresa este lunes a la tevé con un cambio radical: tendrá de conductor a Fabián Doman.


Convertido en un clásico de la pantalla chica argentina, aunque no exento de sucesivas polémicas, el reality show Cuestión de peso, que se suma a la moda vintage de retomar viejos formatos, en particular realities de otros tiempos, regresa este lunes a la tevé con un cambio radical: tendrá de conductor a Fabián Doman, quien de ese modo se recicla tras su paso por la mañana de El Trece y luego de convertirse en una figura mediática. De hecho, será allí mismo donde, a partir de las 17 y de lunes a viernes (en Rosario se verá por Canal 3), medirá sus condiciones para llevar adelante un programa por el que pasaron como conductoras las actrices Claribel Medina y Andrea Politti. Pero además, Doman tendrá en el programa un doble rol: más allá de ser el conductor, será también uno de los participantes de esta séptima temporada de Cuestión de peso, básicamente, un programa que junta a un grupo de personas con problemas de obesidad a las que pone a dieta y somete a actividad física, y la que más peso pierde, gana el premio final. Doman, que abandonó hace rato su rol unidimensional de periodista político para volcarse a una carrera mediática que lo tiene al frente de magazines, programas de entretenimiento y, ahora, un reality show, tomó notoriedad a partir de su divorcio con la también periodista Evelyn Von Brocke. El conductor, que inicia ahora otro giro en su carrera profesional, un cambio que lo llevó el año pasado a ser participante de Bailando por un sueño, asegura que los reality shows están cambiando y siguen siendo poderosos a la hora de atraer audiencia, al tiempo que no niega que en este formato los participantes “puedan sufrir en algún momento” la presión de los productores, pero asegura que “el límite lo pone cada uno”.

En el arranque

La séptima temporada de Cuestión de peso, que desde este lunes se verá de 17 a 18.30 por la pantalla de El Trece, lo tendrá a Doman como su conductor y también como el participante número 13, y en este rol deberá también someterse a la disciplina de los nutricionistas y enfrentar la balanza en la difícil y ardua tarea de adelgazar y lucir más armónico. El nuevo formato del programa, con el conductor involucrado en el juego al igual que los participantes, contará también con un panel de famosos y un equipo de profesionales a cargo, como siempre, del doctor Alberto Cormillot. “Acepté ser parte del programa porque es uno de los más importantes, uno de los clásicos de la televisión y porque ayuda mucho a la gente; eso lo aprendí en estos días porque fui a la casa de cada participante, conocí a la familia y escuché la problemática. Hace bien, porque estás ayudando, y no sólo al participante sino también a la familia, a la gente que te ve y a la que se le enseña a comer mejor”, dijo Doman sobre el envío.

Entre las novedades, Cuestión de peso contará con un panel de famosos conformado por Juana Repetto, Pato Galván y Gonzalo Acosta, que disertarán sobre temas relacionados con la obesidad, compartirán experiencias, apadrinarán y darán contención a los participantes. A estos tres “mediáticos” se suma la chica Playboy cordobesa Lucía Rubio, además del equipo de profesionales del nutricionista Alberto Cormillot, que integran Sergio Verón, Gabriela Fedele, Romina Pereira y Valeria Lusky.

“Cuando empecé a conocer a los participantes y sus historias, me di cuenta de que el desconocimiento sobre el sobrepeso de cinco, diez o quince kilos, la pancita cervecera o la mujer que no pudo bajar después del embarazo, eran las entradas más frecuentes a la gran obesidad. Casi todos los participantes vienen porque quieren que los ayudemos a bajar y a mejorar su salud, no vienen para ser famosos. El peso, antes que una cuestión estética, es una cuestión de salud, y lo bueno es que los participantes tienen eso clarísimo”, concluyó Doman.

Un nuevo desafío

“Conducir Cuestión de peso –analizó Doman– es un desafío importante en lo profesional y en lo personal, porque me acerco a un mundo nuevo en el que puedo ayudar a un montón de gente. El año pasado, participé mucho y activamente en la lucha por prohibir la carrera de galgos, me sentí bien y me pasó lo mismo con ShowMatch,que si bien me fui del programa, me ocupé personalmente de que se cumpliera el sueño. Desde lo profesional,creo que los famosos tenemos que ayudar y tenemos que usar la fama para algo, y en Cuestión de peso puedo ayudar a un montón de personas que no saben qué hacer para bajar de peso a que se sientan contentas y acompañadas, a que sepan que tienen un camino para hacer y que no es imposible, pero que hay que hacerlo con profesionales que tienen el método”.

Importantes recortes presupuestarios vuelven a poner en la grilla a los reality shows

En un año, el 2016, en el que la televisión argentina ha recortado (y seguirá recortando) ferozmente sus presupuestos frente a la crisis económica, completando sus grillas, en su gran mayoría, con tiras que llegan enlatadas, no es extraño el resurgimiento que tienen por estas horas los reality shows, que entre sus claves fundantes aparece fuertemente el concepto de hacer un programa de tevé con las historias reales de ignotos concursantes un hecho que, claramente, abarata costos. Frente al éxito imbatible e histórico de ShowMatch, que regresará en mayo a Canal 13 con un formato que tendrá dos concursos de baile en el mismo año con quince parejas cada uno, y que permitirá entre uno y otro dar un vuelco de timón de ser necesario, la reciente llegada de Despedida de soltero a Telefé, con la conducción de Marley y Carina Zampini, reavivó el género que hasta ahora se mantenía vigente sólo en América con Gran Hermano, a lo que se suma desde este lunes el regreso de Cuestión de peso, que más allá de algunos cambios, propone más o menos la misma competencia. De hecho,en la última semana,se conoció que las autoridades de América,cuya programación comanda Liliana Parodi, ya piensan en adelantar el estreno de Gran Hermano, el padre de todos los realities que desde hace dos años se emite en la pantalla de ese canal con Jorge Rial como conductor. Aunque todavía no se define si será con mediáticos “famosos”o gente común,lo cierto es que a diferencia de los años anteriores estarían pensando en lanzar el ciclo a fines del mes próximo. Lo que aún tampoco está claro es si será Jorge Rial el conductor, porque también se habla de Santiago Del Moro, actualmente al frente del híbrido Intratables, y Pamela David, conductora de Desayuno americano, esta última involucrada en las dos ediciones anteriores de Gran Hermano como conductora de los debates del ciclo.

Comentarios