Ciudad, Edición Impresa

Mujeres en la mira

Registro de víctimas se pone en marcha en abril

Conocido como Ruvin, relevará casos de violencia de género para volcar datos a nivel nacional.


La Subsecretaría de Políticas de Género de Santa Fe avanza en la puesta en práctica del Registro Único de Violencia hacia las Mujeres (Ruvim). Anunciado en diciembre del año pasado, el registro tiene como fin unificar datos acerca de las situaciones de violencia que se dan en la provincia para luego volcarlas a un registro nacional. La iniciativa ya tiene fecha de implementación: a fines de este mes se reunirán los actores involucrados y a partir de abril comenzarán a cargarse los datos. El registro contará además con algunas modificaciones. Al cuestionario previsto por el Indec, se incorporaron nuevas preguntas para generar una base de datos propia de Santa Fe y poder traducirlos en políticas públicas.

“El Ruvin evolucionó a una mesa en la que se incorporaron los registros que había en los distintos ministerios a los que le llegan situaciones de violencia. Con estos nuevos actores hubo que poner en común las herramientas y determinar modificaciones. Vamos a tener una plantilla propia de la provincia para tener acceso a la información y poder seguir los casos”, señaló la subsecretaria de Políticas de Género de Santa Fe, Gabriela Sosa.

Registro provincial

Los datos obtenidos serán potestad del gobierno provincial. A la plantilla original enviada por el Indec, la provincia sumó nuevos aspectos para configurar un registro propio que aporte datos más cercanos para que puedan traducirse en políticas públicas. “El Indec nos dio una planilla y nos pidió que le pasáramos los datos de Santa Fe. Decidimos tomar esas preguntas y agregarle otras para que sea una plantilla provincial y así tener acceso a la información para seguir los casos”, explicó Sosa.

La subsecretaria de Políticas de Género indicó que el nuevo cuestionario, más conciso que el anterior, incorpora aspectos vinculados con el nivel educativo de la mujer, elementos de contexto de la situación de violencia y tipo de vivienda. También pregunta acerca de la presencia de armas (incluyendo las blancas), si la víctima realizó la denuncia, si hubo medidas judiciales y si estas se cumplieron.

“Conocer la cantidad de llamados que se hacen, quiénes son las víctimas y dónde viven es importante para hacer un seguimiento a nivel territorial. Inicialmente los datos se obtienen con fines estadísticos, pero hoy nos van a permitir operar concretamente con las situaciones registradas”, advirtió Sosa, y señaló que una vez relevados los datos facilitarán convenios con municipios y comunas que evidencien situaciones de mayor complejidad. “Va a ser un registro de lo posible hoy. No es todo lo que le podríamos preguntar a una mujer en situaciones de violencia, sino lo posible de responder y de cargar en las instituciones hoy. Ahora vamos a priorizar que comience la carga y en la medida que veamos cómo van respondiendo vamos a ir enriqueciéndolo”, agregó.

Nuevos actores

Además de los datos provenientes de los Ministerios de Salud, Seguridad y Educación, el Ruvin sumará los registros realizados por la Defensoría del Pueblo, el Ministerio de Justicia y los equipos socioeducativos del Ministerio de Educación. “Ahora estamos esperando una reunión con el presidente de la Corte provincial, Daniel Erbetta, porque están interesados en participar. Eso enriquecería el registro”, señaló Sosa. La subsecretaria explicó que hay situaciones de violencia denunciadas en fiscalía civil y penal que no llegan a manos de la repartición, donde sólo se informan los casos denunciados en comisarías.

“Hay limitaciones en la articulación de los tres poderes. Es un desafío generar un registro único que pueda centralizar los datos de los distintos lugares que están en contacto con las situaciones de violencia”, agregó Sosa.

La falta de datos oficiales que den cuenta de las situaciones de violencia contra las mujeres pone de manifiesto la necesidad de establecer mecanismos capaces de canalizar esa problemática. Desde la Subsecretaría de Políticas de Género indicaron que los únicos números disponibles son los de femicidio. La Corte Suprema estimó a partir de los datos brindados por el Poder Judicial que en 2015 la cifra de femicidios fue de 42 para la provincia (aun no habían enviado los de 2016). Las agrupaciones y organizaciones de derechos humanos difundieron sus propios números. La Casa del Encuentro concluyó en 26 femicidios para Santa Fe en 2016, Mumalá informó 31 y según el observatorio de la concejala Norma López la cifra ascendía a 36.

“Estamos esperando el de la Corte, que es el único poder oficial que recibe datos del Poder Judicial de todas las provincias. Esos informes nos permiten pensar políticas públicas. El informe de la Corte de 2015 decía que de 42 asesinadas sólo tres habían denunciado previamente. A partir de eso profundizamos la campaña para difundir los lugares donde recurrir y denunciar”, puntualizó Sosa y advirtió la importancia de indagar el motivo de las escasas denuncias. “Si es por desconfianza en la Justicia, por temor o por naturalización de la desigualdad”, concluyó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios