El Hincha, Newell's Old Boys

Equipo ofensivo

Refuerzos internos: Gamboa potenció a varios jugadores que ya estaban en el plantel de Newell’s

La propuesta del director técnico leproso elevó el nivel de Ignacio Scocco, Nicolás Castro, Cristian Lema y Justo Giani. El esquema 4-3-3 que implementa el Negro resulta más receptivo en el plantel y generó que se conviertan siete goles en dos partidos jugados como local en el Coloso


Justo Giani y el juvenil Nico Castro se potencian con la idea de juego de Gamboa

Apenas asumió como Gerente de Fútbol de Newell’s, Lucas Bernardi adelantó que se buscarían algunos futbolistas para sumar al equipo en puestos que junto a Fernando Gamboa consideraban necesarios de cubrir, aunque fue muy claro al sostener que los refuerzos más importantes estaban “dentro del plantel”.

¿A qué se refería Bernardi? Obviamente el ex capitán leproso apuntaba a recuperar física y futbolísticamente a jugadores que ya estaban en el Parque y durante el final del ciclo Kudelka y la breve etapa de Burgos estuvieron afuera del equipo y muy alejados de su verdadero nivel futbolístico.

En ese momento, en el inicio del mercado de pases, los dichos de Lucas no cayeron tan bien en muchos hinchas, que supusieron que era una forma de “abrir el paraguas” frente a un mercado de pases donde seguramente Newell’s no iba a poder sumar nombres de relevancia.

Es cierto que el mercado de pases no fue seductor. Los jugadores que llegaron no tienen demasiados pergaminos, pero el Gerente de Fútbol apuntó a sumar futbolistas que cubrieran las necesidades posicionales, pero que tengan dos características más: tener entre 24 y 30 años (la franja etaria más floja del plantel) y buen potencial físico.

Gabriel Compagnucci, Juan Fernando Garro, Pablo Sabbag, Maximiliano Comba y el paraguayo Canale cumplen con esos requisitos, aunque desde los nombres no entusiasmen tanto.

Pero Bernardi no estaba tan errado sobre los “refuerzos internos”. Los primeros que había que recuperar eran Pablo Pérez, Cristian Lema e Ignacio Scocco, cuya jerarquía es innegable. Pérez se lesionó en la previa al torneo, pero Lema de a poco está volviendo a su nivel y Nacho, sin dudas, está “enchufado” con la propuesta de Gamboa. Al delantero se lo ve mejor físicamente, muy cómodo con el esquema 4-3-3 y la cercanía de compañeros en ataque, y con el ánimo en alza, los goles, como sucedió ante Estudiantes, van a ser bienvenidos. Incluso su expulsión ante Talleres fue por correr a un rival a los 93 minutos, algo impensado hace unos meses.

Hay otros nombres más que Gamboa potenció en este inicio, y algunos que todavía no pudieron acomodarse. Entre los destacados, sin dudas surgen espontáneamente Nicolás Castro, Justo Giani y Jerónimo Cacciabue.

Castro la rompió ante Estudiantes, y no fue casualidad. El juvenil mediocampista es enganche o volante ofensivo por izquierda, sin tanta marca, pero con buena pegada, mucho talento y llegada al gol. Y en el 4-3-3 del negro, calza justo. Con Talleres fue el ejecutante de los tres tiros de esquina que dieron vuelta el partido, y con el Pincha anotó dos goles y dio una asistencia. Con Kudelka no tenía lugar, y con Burgos jugó poco y nada porque sus características no coincidían con la idea del DT de retroceder a marcar.

Justo Giani es otro que levantó. El ex Quilmes llegó como refuerzo en el ciclo Kudelka, pero le costó encontrar un lugar, más allá de que insinuó algunas virtudes que generaban cierta expectativa. Giani es rápido, encarador y le gusta pisar el área, aunque a veces es desordenado y se pasa de rosca, lo que le provocó una expulsión ante Talleres (ciclo Kudelka) y el otro día ante Argentinos casi repite. En un equipo que se resguarda atrás, es imposible que luzca. En el 4-3-3 ofensivo de Gamboa, puede ser desequilibrante como sucedió ante Estudiantes, con un gol y tres asistencias.

Cacciabue es otro que de a poco retoma su nivel. Con Kudelka las lesiones lo marginaron y en el ciclo Burgos jugó como lateral, lo que deslució su juego y le generó un gran desgaste físico en cada partido. Ahora, como volante por derecha, se lo nota entusiasmado, y eso repercute en su juego. Le falta, pero está mucho mejor.

Otros pibes que tuvieron su chance y aún no pudieron acomodarse son Juan Sforza y Ramiro Sordo. El primero no se siente cómodo como cinco, en un esquema donde el volante central tiene que tener quite y juego. Y Sordo no aprovechó sus chances, y ahora con Cristaldo (otro que está enchufado), Giani y Garro como extremos, será difícil que siga entre los once.

Comentarios