Espectáculos

Recordando a Luis Bras

Se cumplen 15 años de la desaparición física de Luis  Bras, pionero del cine de animación experimental en Argentina. El docente y animador Pablo Rodríguez Jáuregui recuerda al creador de Bongo Rock.

El 19 de noviembre de 1995 falleció Luis Ricardo Bras, pionero del cine de animación experimental de Argentina, y quién desde Rosario, proyectó sus trabajos desde su histórico sótano, generando toda una corriente de jóvenes animadores que tiene en el autor de esta nota, Pablo Rodríguez Jáuregui a un continuador de su búsqueda, y le rinde un homenaje para preservar intacta su obra.

Jáuregui es animador, docente y coordinador de la Escuela de Animadores que depende del Centro Audiovisual Rosario.

Por Pablo Rodríguez Jáuregui 

Aunque los libros oficiales de historia del cine argentino no dedican muchas páginas al cine de animación (menos aún al realizado fuera de Buenos Aires), Luis Bras tiene bien ganado el lugar de Pionero, maestro y artista multiplicador en la comunidad donde él eligió vivir y trabajar.
 
Nacido en Rosario en 1923, fue un inquieto artista veinteañero egresado del curso nocturno de la Escuela de Artes Plásticas de Rosario en 1947 como profesor de dibujo.
La ciudad de Rosario de los años 50 lo vio ejerciendo distintos oficios como fileteador, pintor de pergaminos artesanales, letrista, diseñador de vidrieras y dibujante publicitario.
 

A mediados de los años 50, un innovador dispositivo publicitario que consistía en proyectar desde el interior de la Tienda La Favorita sobre una de sus vidrieras los goles de la última jornada de los equipos locales, filmados en 16mm con breves publicidades intercaladas, le permitió a Bras experimentar con primitivas e intuitivas animaciones de logotipos y productos de marcas rosarinas.
Bras experimentaba por su cuenta, con muy poca bibliografía disponible y, mayormente, estudiando cuadro a cuadro en la moviola cómo resolvían su trabajo los animadores de Buenos Aires. 
 
A principios de los años 60 sus ideas sobre el cine animado dieron un vuelco al conocer en una función del Cine Club Rosario la obra del animador escocés Norman Mc Laren, uno de los fundadores del National Film Board de Canadá.
Las películas de Mc Laren, extremadamente artesanales y desbordantes de energía e ideas visuales motivaron a Bras a combinar su formación de artista plástico con la tecnología cinematográfica.
Así incursionó en el cine de animación trazado directamente sobre el celuloide (rayado directo sobre película) que es la técnica de animación mas pura y extrema ya que prescinde del uso de la cámara.
Realizó en el formato de 16mm la película de 8 minutos “mundo abstracto”.
En el año 1962 los astros se combinaron para hacer posible un encuentro personal de Luis Bras con Norman Mc Laren en el festival de cine documental y de animación en la ciudad de Córdoba.
Ese breve encuentro donde Bras consiguió proyectar a Mc Laren su primer corto “de autor” es un momento muy importante en la fundación de lo que hoy se conoce como “Animación Independiente Rosarina”.
 

Luis Bras y Mc Laren en los años sesenta

Con las ideas mas claras y varias instrucciones técnicas personalmente dadas por Norman Mc Laren, Bras volvió a Rosario y comenzó la construcción de una obra que desplegó durante 30 años, combinándola con su trabajo comercial y su gran tarea docente.
 
La llegada en 1964 de la TV a Rosario y su asociación con la agencia publicitaria Camilo Servali le trajo muchísimo trabajo con publicidades animadas de empresas y productos locales (muchas de ellas permanecen en la memoria colectiva).
 
En su sótano taller de calle San Lorenzo 1453 desarrolló su trabajo de realización e investigación mientras allí mismo daba clases particulares al mismo tiempo que se encargó del la cátedra de Laboratorio de Medios Audiovisuales de la Facultad de Bellas artes. Durante los años 70s, 80s y 90s influyó en las carreras de incontables jóvenes artistas.
Por su entrega y solidaridad con las nuevas generaciones de animadores y artistas en general puede considerarse un verdadero “maestro”.
En 1992 la editorial de la Universidad nacional de Rosario le publicó su libro “Formas de hacer Cine Animación” (puede descargarse desde el blog http://www.luisricardobras.blogspot.com/).
 
En 1993, a sus 70 años, gracias a una beca de la sede local de la Agencia de Asuntos Culturales Canadienses, Luis Bras viajó al National Film Board de Canadá para cerrar el círculo comenzado en Córdoba en 1962 en su encuentro con Norman Mc Laren (fallecido en 1984). Allí en Montreal, Bras pudo reconstruir en el formato de 35 mm su película más conocida “Bongo Rock” originalmente realizada en formato de 16mm en mediados de los 70s.
 
Indiscutiblemente el talento, la persistencia y la vocación docente de Bras prepararon el terreno para la aparición de nuevas generaciones de animadores independientes en Rosario que actualmente confluye en el espacio de la Escuela para Animadores de Rosario (http://www.escuelaanimadores.com.ar/) que funciona en la Isla de los inventos y en cuyo museo de la animación pueden visitarse objetos y recuerdos que pertenecieron a Bras.
 
 
Todas las obras de Luis Bras mas un documental sobre su historia, fotos y un archivo .pdf con su libro pueden encontrarse en
http://www.luisricardobras.blogspot.com/

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios