Política

Legislatura

Reclaman al Senado que trate el proyecto de ley para prevenir la violencia de género en la Policía

La iniciativa de la ex diputada provincial Alicia Gutiérrez tiene media sanción en Diputados, pero la Cámara alta santafesina sigue sin tratarlo. La normativa busca crear el Cipgen, que recibirá denuncias y acompañará jurídica y psicológicamente a las víctimas


Desde la Red Nacional de Mujeres Policías con Perspectiva de Género solicitaron públicamente a los senadores de Santa Fe que den tratamiento al proyecto de ley, que desde agosto del año pasado cuenta con media sanción de Diputados, para la creación de un Centro Integral con Perspectiva de Género para Mujeres Policías y Penitenciarias (Cipgen), con el objetivo de brindar apoyo a víctimas de violencia de género en el ámbito laboral, desarrollar acciones para modificar las prácticas machistas dentro de la fuerza y garantizar la igualdad de oportunidades entre varones y mujeres.

El proyecto del Cipgen fue presentado por la ex diputada provincial Alicia Gutiérrez –quien culminó su mandato el pasado 10 de diciembre– y tuvo media sanción por unanimidad el 29 de agosto. Desde entonces, el tema está en estudio en la Cámara de Senadores.

“Cuando le contamos nuestra problemática a Alicia Gutiérrez ella la interpretó muy rápido y presentó el proyecto en muy poco tiempo, el 4 de julio. En agosto la Cámara de Diputados le dio media sanción. El Senado lo iba a tomar en diciembre sobre tablas, pero eso no ocurrió”, explicó a El Ciudadano Tania, miembro de la Red Nacional de Mujeres Policías con Perspectiva de Género, quien desde hace 13 años presta servicios en una comisaría de la Unidad Regional del departamento La Capital.

Este año, la pandemia por coronavirus retrasó los tiempos de la Cámara alta y las mujeres policías siguen a la espera de que efectivamente se de tratamiento al proyecto.

“Nos comunicaron que tiene que pasar por cinco comisiones: Asuntos Constitucionales, Seguridad Pública, Derechos Humanos, Presupuesto y Legislación del Trabajo.”, explicó Tania, quien detalló que esa última comisión es la que lo está trabajando en la actualidad.

El objetivo del Cipgen es recibir las presentaciones, contener y dar acompañamiento jurídico y psicológico a las mujeres que hayan sufrido situaciones de violencia laboral o intrafamiliar. También servirá para llevar un registro y estadísticas de las situaciones. “No abarca solamente a la Policía de Santa Fe, sino también al personal del Servicio Penitenciario y del Iapip (Instituto Autárquico Provincial de Industrias Penitenciarias). Necesitamos un espacio por fuera de las fuerzas para poder realizar estas denuncias”, remarcó Tania.

El principal problema con el que se encuentran las víctimas de violencia de género en estos ámbitos es, justamente, la carencia de un lugar de contención, que es a lo que apunta el Cipgen. “La Policía es una fuerza verticalista y patriarcal muy fuerte, que naturaliza la discriminación y la violencia machista. Las mujeres, en la mayoría de los casos, no se atreven a hablar por temor a las represalias de sus jefes y sus compañeros. Están a merced de quienes ejercen la jefatura y tienen pocas posibilidades de denunciar sin tener consecuencias. Queremos que capaciten a los integrantes de la fuerza policial y que pueda haber un ejercicio de derechos para ellas”, explicó la ex diputada Gutiérrez poco después de que el proyecto fuera aprobado por la Cámara baja.

El Cipgen se encargará de recibir y acompañar las presentaciones y denuncias por casos de violencia de género y discriminación en el ámbito laboral. También contemplará los hechos ocurridos en el ámbito doméstico cuando el agresor pertenezca a estas instituciones. Además, brindará asesoramiento jurídico y asistencia a las víctimas a través de equipos interdisciplinarios, realizará un seguimiento de las actuaciones y un registro que sirva a la confección de estadísticas.

Para las integrantes de la Red de Mujeres Policías indicaron que la creación de este espacio repercutirá en una mejor calidad laboral: “La problemática de género es una realidad que afecta a todos los sectores de la sociedad y a nuestra institución también. Lo diferente en nuestro caso es que no contamos con un espacio, ni herramientas, ni personal capacitado cuando denunciamos golpes, insultos, hostigamiento, discriminación o acoso sexual por parte de jefes, compañeros o nuestra misma pareja policía”.

Comentarios