Política

Servicio militar

Rechazo a propuesta de sumar las FF.AA. a seguridad interna

El ministro de Defensade la Nación, Oscar Aguad, encendió la mecha y cosechó fuertes rechazos de diversos sectores políticos y académicos. En la oposición hay coincidencia de que la iniciativa del gobierno de Cambiemos es un “retroceso”.


El macrismo pretende incorporar las Fuerzas Armadas a la seguridad interna. Foto: NA

Nada es casual. Una serie de hechos, como que el presidente Mauricio Macri reciba con honores a un policía que mató por la espalda a un ladrón, y de declaraciones, como el llamado a instalar la pena de muerte del asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba, busca generar el ámbito propicio para instalar un discurso de mano dura.  Pero la intención punitivista de Cambiemos choca de frente con la legalidad y genera fuertes rechazos. Ahora el macrismo pretende incorporar las Fuerzas Armadas (FF.AA.) a la seguridad interna, hecho expresamente prohibido por las leyes argentinas, la Constitución y los tratados internacionales a los que adhiere el país (ver aparte).

El Ciudadano consultó a referentes académicos y políticos que se oponen y condenan esta avanzada macrista.

“Demagogia punitiva”

El criminólogo Enrique Font evaluó como “muy regresivo” el escenario que plantea Cambiemos: “Tenemos una ley de Defensa y de Seguridad Interior que prohíbe la participación de las FF.AA. en tareas de seguridad interior. Fue una política de Estado multipartidaria que se ha sostenido desde la vuelta de la democracia. Sería un retroceso  gravísimo”.

“Desde el comienzo del gobierno de Cambiemos hubo una serie de hechos serios como la represión a una murga por la Gendarmería, algunos casos de muertes con interacción de la policía como el caso de Santiago Maldonado y de Rafael Nahuel y el más paradigmático es que Macri reciba a un policía como (Luis) Chocobar que tiene un procesamiento por exceso en la legitima defensa con una filmación donde se lo ve matando a un delincuente que huye. Luego de todo esto, aparece un intento de generar un debate apelando a la demagogia punitiva, buscando sumar aprobación de un sector de la sociedad”, describió.

“Es un escenario ficticio de discusión que están generando con muchas aristas como el ataque a Eugenio Zaffaroni o Durán Barba hablando de pena de muerte. No es casualidad, es una cortina de humo para ocultar problemas gravísimos, como la inflación o el desempleo. Pero las cortinas de humo generan retoricas que terminan con muertos. Es necesario que den marcha atrás porque es absolutamente ilegal el planteo”, expresó el criminólogo y concluyó: “Salvo que todo esto sea para presionar a los jueces a cambiar su interpretación de la ley”.

“Estado gendarme”

“Está en el límite de la violación de las leyes”, definió Agustín Rossi sobre el anuncio de Aguad. “La ley de Defensa actualmente permite el apoyo logístico de las FF.AA., como utilizar camiones del Ejército para trasladar personal, pero no involucrar a una fuerza de despliegue rápido fuertemente pertrechada”, sostuvo el ex ministro de Defensa.

“Hay un corrimiento de la política de defensa hacia las indicaciones del Comando Sur, que es la expresión del Pentágono en América Latina. Caída la doctrina de la Seguridad Nacional de la época de la dictadura, Estados Unidos cambió esta doctrina por otra de nuevas amenazas que alienta que las FF.AA. participen del combate contra el narcotráfico”, expresó el titular del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ.

“Con esta expresión del ministro de Defensa y con el caso Chocobar, el mensaje es «maten que los vamos a defender». Estamos yendo hacia un estado represivo, hacia un Estado gendarme, que como consecuencia trae más violencia institucional”, finalizó.

“Experiencia negativa”

También se sumó al rechazo el diputado provincial del Frente Progresista Rubén Galassi: “El solo hecho de pensarlo es un retroceso. El sentido de las FF.AA. es la seguridad de la Nación, nunca la seguridad ciudadana, están formados para otra finalidad. La experiencia donde participaron las FF.AA. en procesos de seguridad ciudadana, como en México, lo único que hicieron fue aumentar el número de muertos, las violaciones de los Derechos Humanos y la corrupción del narcotráfico a las fuerzas”.

Galassi contrapuso: “Hay que preparar y formar unidades especiales dentro de las fuerzas de seguridad de la Nación, que no son pocas y tienen más de 100 mil  efectivos (entre Policía Federal, Gendarmería, Prefectura y PSA). Eso sumado a la coordinación con las fuerzas provinciales es más que suficiente. Se necesita un plan nacional y otorgar a la Justicia Federal más recursos”.

“No estoy de acuerdo en que una sociedad termine en la anomia pero sí que haya fuerzas adecuadas, equipadas y formadas, una Justicia que actúe con un criterio y políticas sociales, porque las sociedades más seguras son las sociedades más iguales”, sostuvo el diputado socialista.

“Cambio operativo”

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, anticipó ayer que el gobierno nacional creará “una fuerza de despliegue rápido” integrada por el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea para “prestar una gran colaboración en materia de seguridad interna”, especialmente en el combate al narcotráfico y el terrorismo.

“Estamos trabajando en una fuerza de despliegue rápido, que es un cambio operativo, sobre todo en el Ejército, teniendo en cuentas las hipótesis. La Argentina no tiene más hipótesis de conflicto. Ahora tenemos amenazas nuevas y complejas que aparecen en este siglo producto del uso de las nuevas tecnologías”, sostuvo el funcionario nacional.

En diálogo con radio Mitre, el titular de la cartera castrense indicó que este nuevo escenario “obliga a que las Fuerzas Armadas rediseñen su operación y su despliegue en el territorio para el cuidado de las fronteras, del medio ambiente, del Atlántico Sur, la ciberdefensa, temas que obligan a que haya una restructuración en el despliegue de las Fuerzas Armadas”.

Si te gustó esta nota, compartila