Edición Impresa, Política

amargo obrero

Recalde tiene banca rosarina tras la acusación de Macri

Layús (La Bancaria), Donello (UOM) y Arrieta (Dragado y Balizamiento) respaldaron al diputado nacional, luego de que el presidente Macri lo acuse de “encabezar un grupo de abogados que promueven la mafia de los juicios laborales”.


Luego de que el presidente Mauricio Macri cargara el lunes pasado contra los abogados del fuero laboral, a quienes acusó de promover “la mafia de los juicios laborales”, acusando directamente al diputado nacional del Frente para la Victoria (FpV) Héctor Recalde, sindicalistas rosarinos respaldaron este martes al legislador y cuestionaron al mandatario nacional por realizar declaraciones “dictatoriales y peligrosas que no respetan la división de poderes”.

Desde la Casa Rosada, donde se realizaba el acto de asunción del flamante canciller Jorge Faurie, el líder del PRO aprovechó, una vez más, para mostrar una alarmante simpatía por la flexibilización laboral. “Hay que enfrentar a la mafia de los juicios laborales, eso destruye la generación de empleo futuro. Hay un grupo de abogados laborales encabezados por Recalde que le ha hecho mucho daño a la Argentina”, expresó el presidente.

Esto provocó los repudios de la oposición y, consultados por El Ciudadano, los gremialistas rosarinos no se quedaron atrás. “El presidente no está respetando la división de poderes, es una actitud dictatorial”, consideró el titular de La Bancaria local Matías Layús. E indicó que lo que busca Macri es “un cambio cultural para avanzar con una flexibilización”.

“Cuando habla de mafias nunca nombra a los empresarios, porque debería autoinculparse”, disparó el líder bancario. Y elogió al jefe de bloque de diputados del FpV: “En Recalde el movimiento obrero ve sintetizados muchos de los logros de los últimos años, a través de las reformas que impulsó como diputado nacional”.

A su entender, el presidente trata de “enjuiciar políticamente a los abogados que defienden a los trabajadores y a los jueces que han fallado a favor del movimiento obrero cuando el gobierno se negaba a convocar a paritarias”.

En la misma sintonía se expresó el secretario general de la UOM Rosario Antonio Donello, quien le recordó a Macri que “esto es una democracia, no una dictadura” y lo acusó de intentar intervenir en la Justicia. “Macri está cuidando a sus amigos empresarios y también a él mismo. Si hay muchos juicios laborales, es porque las condiciones de varias fábricas llevan a arruinar la salud de los trabajadores”, agregó Donello.

Por su parte, el titular de Dragado y Balizamiento Edgardo Arrieta, muy cercano al triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid, señaló que la actitud de Macri “es una muestra más de que este gobierno siempre busca beneficiar a los empresarios”.

“Es una barbaridad decir que los juicios laborales destruyen la generación de empleo cuando en realidad lo que falta es un plan económico. Macri está pateando la pelota afuera”, añadió Arrieta, quien también defendió a Recalde. “No puede sufrir semejante atropello. Cuando alguien defiende a los trabajadores, automáticamente pasa a ser enemigo de este gobierno”, graficó el titular local de Dragado y Balizamiento.

Rivalidad de larga data

Recalde recordó este martes que las acusaciones de Macri en son producto de “un resentimiento”, ya que en el año 2000 le ganó un juicio laboral al Correo Argentino por “práctica antisindical”, cuando Macri lo presidía. “Tuvo que pagar una multa de 300.000 pesos (en ese momento dólares). Tal vez eso haya dejado algún resentimiento”, indicó el legislador.

Comentarios