Coronavirus, El Hincha

De no creer

Rebeldes sin pausa, los países donde se juega al fútbol a pesar del coronavirus

Bielorrusia, Hong Kong, Burundí y Nicaragua siguen con sus ligas como si nada pasara. En esta última juega, en vistiendo la camiseta de Walter Ferretti, Leandro Figueroa, ex jugador de Newell’s y Central Córdoba


El Covid-19 paraliza al mundo. La pandemia que ya suma más de 50 mil muertes y provoca miedo e incertidumbre. Y el fútbol no es ajeno a esta situación y la pelota está parada desde hace algunas semanas, con futbolistas aislados a partir de las disposiciones de la mayoría de los países, entrenado en sus hogares y con la angustia de no saber cuándo se volverá a la normalidad, o al menos a algo parecido.

Y mientras la Fifa busca como regular este duro momento desde lo deportivo y económico, y las grandes ligas, incluida la Superliga, analizan cuándo y cómo retomar sus torneos, hay países que por estos días tienen fútbol oficial. Sí, aunque parezca una locura, Nicaragua, Bielorrusia, Hong Kong y Burundí siguen con sus ligas como si nada pasara.

En Nicaragua hay cierta resistencia de los futbolistas, que incluso se quejaron saliendo a la cancha con barbijos. Pero el Gobierno mantiene la idea de que haya fútbol, aunque a puerta cerrada. “La situación del país todavía nos permite continuar desarrollando nuestro Torneo de Clausura, a puerta cerrada de manera obligatoria. Implementar en nuestros estadios todas las medidas sanitarias y de prevención para jugadores y personal de apoyo; contando con material informativo, disponiendo de alcohol gel, jabón líquido, agua embotellada y agua para el lavado de manos”, fue el comunicado de la Federación de Nicaragua hace diez días.

“Los clubes pasan muchachos, la salud nuestra no, la de nuestros hijos no. No quiero jugar y no entiendo a mis colegas que no dicen nada. Somos nosotros los protagonistas nadie más. Si un plantel tiene 30 jugadores y los 30 le dicen que no quieren jugar no se juega y listo”, escribió en twitter el uruguayo Bernardo Loureriro, figura del Dirangén.

Y algunos directivos coincidieron con este mensaje, aunque nadie se plantó firme contra la liga. Incluso el equipo Walter Ferretti envió a sus jugadores una misiva intimidatoria: “Quien no quiera jugar, puede rescindir su contrato”.

En el Ferretti juega un ex Newell’s y Central Córdoba: Leandro Figueroa. El delantero es una de las figuras y en la noche del miércoles anotó el gol de su equipo en la derrota 2-1 ante el Dirangén. Después se fue expulsado, y al menos este fin de semana podrá quedarse con su familia en casa y no exponerse en un país que por ahora sólo reportó cinco casos de coronavirus y una muerte.

Y para los fanáticos que buscan equipos para alentar en estos tiempos de cuarentena, la liga nicaragüense tiene a la Juve (Juventus de Managua) y al Real Madriz (Sí, con “z”), que están lejos de ser candidatos a ganar el Clausura que lidera Managua con 29 puntos y tiene al Dirangén como escolta con 27.

Otro país que se rebeló y sigue con el torneo local es Bielorrusia. Aunque el caso es aún peor que Nicaragua, ya que se juega con público. Ni siquiera los 141 casos detectados hoy (con dos fallecidos) asusta a Alexander Lukashenko, el presidente de aquel país, que insiste en no cancelar los eventos masivos con público y aseguró que “los tractores (instó a los granjeros a seguir cultivando), el vodka, el sauna, el hockey sobre hielo y el fútbol son remedios para el coronavirus”.

En ese contexto, la liga arrancó hace dos semanas con público, aunque se pusieron escáners en los estadios para medir la fiebre y se le pide a los hinchas estar algo distanciados. Y mañana se jugará la tercera fecha del torneo como si nada sucediera en el mundo.

En el caso de Burundí, las razones son más valederas. Es que el país africano aún no reportó ningún caso contagiado con Covid-19, y el Gobierno local atribuye este privilegio a “la protección de Dios todopoderoso”. Aunque algunos médicos aseguran que la inexistencia de casos se debe a que no hay controles a la población. De todas maneras, este fin de semana habrá fútbol con público. Aunque será difícil conseguir una señal de TV para verlo.

Comentarios