Ciudad, Edición Impresa

Reanudan la venta de tarjetas de ómnibus

Los vendedores también piden otras mejoras y gestionan su continuidad laboral.

En el marco de un paro que estaban realizando en reclamo de aumentos salariales y mejoras en las condiciones laborales, representantes de los trabajadores que se desempeñan en las cabinas que expenden tarjetas magnéticas para el transporte urbano de pasajeros en la ciudad –que en su mayoría son discapacitados– se reunieron ayer con el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Fernando Asegurado, para tratar su problemática.

    “Conseguimos el incremento que solicitábamos en parte, ya que logramos que se subiera de 54 pesos a 60 el turno de trabajo. Queda a discusión el tema de la retroactividad y el tema de compartir los gastos que genera el monotributo que tuvo un importante incremento”, comentó a este diario Sandra Mansilla, presidenta de la Cooperativa La Unión Limitada, quien además agregó que este avance hizo que se levantara la medida de fuerza comenzada el lunes, por lo que ayer se retomó la venta de tarjetas.

“Mañana (por hoy) vamos a estar trabajando normalmente. Ahora nos queda reunirnos con las contadoras de la Municipalidad para ver cómo implementamos el tema del aumento y el reparto de los gastos en el monotributo”, añadió.

Si bien se logró un incremento, Mansilla reconoció que no se llegó a lo ideal que era conseguir un aumento de 10 pesos. “Esto hubiera hecho que de los 54 pesos que estaban cobrando los trabajadores pasaran a cobrar 64 pesos. Cuatro pesos menos por turno significa una leche menos pero bueno, es lo que se consiguió por el momento. Vamos a ver más adelante si logramos otro incremento para que los compañeros puedan mejorar aún más los ingresos”, continuó.

A modo de demostración, la presidenta de la Cooperativa La Unión Limitada dijo que para llegar a un salario de 1.800 pesos un trabajador que se desempeña en las cabinas que expenden tarjetas magnéticas para el transporte urbano “debe trabajar los treinta días del mes”. “Estamos hablando de una persona que está trabajando seis horas por día en una cabina todos los días de la semana”, explicó.

Los trabajadores que se desempeñan en las cabinas que expenden tarjetas magnéticas para el transporte urbano son 70 y se desempeñan en treinta cabinas que están distribuidas en distintos puntos de la ciudad.

Entre las mejoras en las condiciones laborales reclamadas está la instalación de equipos de aire acondicionado para combatir el “insoportable” calor que se concentra en las cabinas en las estaciones cálidas y la instalación de rejas para mejorar la seguridad de los lugares de trabajo.

Cabe recordar que el último lunes los vendedores de tarjetas de transporte urbano de pasajeros se reunieron en el Concejo Municipal con ediles para ponerlos al tanto de su situación. Además, realizaron un piquete en la intersección de Buenos Aires y Córdoba.

Otro de los reclamos que vienen realizando es que la futura tarjeta inteligente pueda recargarse en las actuales cabinas con el objetivo de preservar las actuales fuentes de trabajo.

Comentarios