Edición Impresa, Policiales

El acuerdo había sido rechazado

Reactivan abreviado por la muerte de un taxista

En julio pasado, los imputados, padre e hijo, aceptaron su responsabilidad en la muerte del taxista José Luis Arine a cambio de una sanción de de 2 años de prisión en suspenso.


La Cámara Penal revocó la decisión de un juez que rechazó un acuerdo abreviado entre la Fiscalía y la querella por la muerte de un taxista. En julio pasado, las partes presentaron un convenio donde los imputados, padre e hijo, aceptaron su responsabilidad en la muerte del taxista José Luis Arine a cambio de una sanción de de 2 años de prisión en suspenso.

El argumento fue que no hubo intención homicida en el hecho, pero el juez Luis María Caterina sostuvo que el convenio era irrazonable y lo rechazó. Las partes apelaron el decisorio y el vocal Guillermo Llaudet revocó la decisión de Caterina y ordenó que el caso vuelva a primera instancia y a manos de otro magistrado al entender que el rechazo no fue fundamentado adecuadamente.

José Luis Arine era taxista, tenía 51 años y el 13 de marzo de 2015 recibió una paliza en Nansen al 500 que lo llevó a la muerte. Sus atacantes fueron Claudio C. de 60 años y su hijo Rodrigo, quienes luego del hecho se presentaron en la Fiscalía donde fueron imputados en libertad. Había un encono entre esta familia y la víctima desde hace tiempo y aquel día el taxista se cruzó con los C. y se generó una discusión que terminó en una golpiza donde la víctima estuvo en inferioridad de condiciones.

Los imputados dijeron que todo se desencadenó cuando el taxista detuvo su coche de alquiler detrás del auto de los C., se bajó y tomó de los pelos a la madre del clan que esperaba en el auto mientras su hijo y su esposo descendieron a un negocio. Cuando observaron la escena, Rodrigo C. corrió para interponerse y su padre se trenzó a golpes de puño con Arine, sostuvieron los imputados en una audiencia ante la Cámara Penal, aunque hay testigos que refirieron que ambos golpearon a la víctima. La diferencia entre los contrincantes, según allegados al caso, tuvo eje en una disputa que empezó entre la hija de Arine y la de Claudio. por un joven, diferencia que   englobó a los padres de las chicas.

Tras la aparición de un abogado penalista que resultó testigo de una fracción del hecho, los agresores se retiraron y la víctima quedó golpeada en el lugar aunque logró incorporarse. Los vecinos llamaron a una ambulancia pero como tardaba familiares lo trasladaron al hospital donde algunas horas después falleció. Había recibido lesiones de distinta consideración, lo que no ayudó a su recuperación, expresaron las partes en la audiencia de Cámara.

En julio pasado el fiscal Miguel Moreno y los defensores Germán Mahieu y María Julia Fantin presentaron un acuerdo abreviado donde los imputados asumían su responsabilidad por el delito de homicidio preterintencional y aceptaban una condena condicional de dos años.  Las partes sostuvieron que no hubo intención homicida y que al retirarse del lugar la víctima estaba golpeada pero lúcida y de pie. Pero el juez Luis María Caterina no compartió el criterio de las partes, sostuvo que el encuadre era irrazonable ya que el homicidio preterintencional se configura cuando el resultado fue mas allá de las intenciones que tenía el agresor, y en el caso ambos le pegan y la víctima falleció.

La decisión fue apelada por las partes y ayer el vocal Guillermo Llaudet revocó la decisión de Caterina y ordenó que la causa sea reenviada a otro juez de baja instancia.

Comentarios