El Hincha, Rosario Central

Panorama canalla

Raúl Gordillo puso el gancho y sigue en Central: “Tengo buena relación con Diego Cocca”

El vínculo se renovó hasta fin de año y su salario estará ligado a cuestiones de productividad a partir de objetivos trazados. "Mi proyecto y mi idea es subir la mayor cantidad de chicos al plantel profesional", aseguró el Mono, quien también se mostró "muy feliz y contento de seguir en casa"


Por Guillermo Ferretti y Enrique Genovar

Después de varias idas y vueltas, Raúl Gordillo renovó su contrato como secretario técnico de Central. El nuevo vínculo será hasta el 31 de diciembre próximo, de seis meses de duración, la mitad del tiempo que el convenio anterior que fue de un año completo. Entre las principales funciones que cumplirá, en diálogo con El Hincha, Gordillo destacó dos cuestiones: la participación activa en la venta de jugadores del club y el potenciar jugadores de inferiores para que tengan más protagonismo en el primer equipo que dirige Diego Cocca.

Para la firma del contrato, el Mono aceptó una reducción del 30 por ciento del salario que percibía según el convenio anterior. De todos modos, Gordillo podrá mejorar sus ingresos si cumple objetivos que le trazó la dirigencia auriazul en el nuevo vínculo. Eso sí, el plasmar o no algunos de esos objetivos influirá en la chance de que el secretario técnico pueda extender contrato nuevamente después de fin de año.

“Estoy muy feliz y contento, ya le agradecí a toda la comisión directiva por la renovación. Como hombre del club, no hay nada mejor que estar en casa”, señaló Gordillo luego de firmar su nuevo contrato como secretario técnico. Además, el Mono habló de su deseo de potenciar a los juveniles del club para que estén más cerca del primer equipo. Y también de la necesidad de venta que tiene Central de cara al mercado que viene, en el que todo indica que Gordillo cumplirá un rol importante

—Si te ofrecieron renovar contrato es porque los dirigentes aprueban lo que hiciste hasta ahora. Sin embargo, en tu año como secretario técnico, a muchos hinchas de Central no les llegó tu trabajo. ¿Faltó un poco de marketing?

—Tengo un perfil muy bajo y no me interesa exponer un montón de situaciones. Es una función integral que abarca muchas cuestiones del club. Logré hacer muchas cosas que a lo mejor la gente no sabe o no entiende: venta de jugadores importantes, como la de Maxi Lovera en la que participé directamente, la del Colo Gil; o la chance de venta de Jeremías Ledesma. Esas fueron todas gestiones mías; pero no soy de salir a hablar en los medios contando lo que hago. No es mi forma de ser.

—¿No te parece necesario ir contando cuando participás de esas gestiones?

—No. Saliendo del fútbol, hay cosas que hago en mi provincia que tiene que ver con la solidaridad y que no se conocen. Son acciones lindas que a veces se publican, pero no porque yo las cuente. Acá lo importante es que estoy al pie de cañón del club, participé en todas las cuestiones. Pero también hay ocasiones en las que consensuamos. En algunos refuerzos que trajo Cocca estuvimos de acuerdo y en otros no. Pero esto funciona así, consensuando con la comisión directiva.

—Nombraste a Ledesma. ¿Hubo algún cortocircuito con parte de la dirigencia de Central cuando trajiste la oferta de San Lorenzo por el pase del arquero?

—No, para nada. Estaba todo listo para que la venta se firme, pero el jugador no quiso porque pensó que no era el momento y quería quedarse en Central. Teníamos todo acordado con San Lorenzo, pero el que define donde juega es el futbolista. Ahora, en el mercado que viene, seguiremos tratando de vender a Jeremías

—Aquella de San Lorenzo fue una oferta millonaria y parece que será difícil conseguir algo similar.

—Creo que va a estar complicado porque el problema de la pandemia fue mundial y complicará la cuestión económica del próximo mercado. Ojalá tengamos la suerte de vender a Jeremías, pero no sé a qué valor. La necesidad es la de vender, así que seguiremos buscando mercado para la transferencia de Ledesma.

—¿Cuáles son los objetivos que te plantearon en este nuevo contrato?

—Lo que se planteó, más que nada, tiene que ver con organizar cuestiones que vienen postergadas. Cuando me tocó llegar al club, estábamos en una situación difícil, complicada. La prioridad fue el armado del plantel. Después, las cosas se fueron acomodando con los resultados. Pero no fue fácil y tal vez dejé de lado algunas cosas vinculadas a la organización. Ahora, con otros tiempos, sin la presión del tema promedios, voy  poder prestarles más atención a estas cuestiones que pretenden los dirigentes.

—¿Vas a charlar con Diego Cocca por la renovación de su contrato?

—Todavía no hice ninguna tratativa con Diego. En este tiempo si vengo charlando con él y con el profe (Javier Bustos) para saber cómo viene entrenando el plantel. De cara lo que sigue, al futuro, no hablé con Cocca. Si hubo reuniones con el representante de Diego porque la idea es buscar la continuidad. Pero teniendo en cuenta que Central, como la mayoría de los clubes de nuestro fútbol, buscará reducir su presupuesto en el futbol profesional. A eso hay que sumarle el proyecto que tenemos como club, la idea de volver a las raíces, donde Central es reconocido como uno de los mayores semilleros del país. Sabemos que el sostén de los clubes es la promoción de los juveniles. Mi proyecto, mi idea, es trabajar en inferiores y subir la mayor cantidad de chicos al plantel profesional para que el técnico sepa que en esa área se trabaja muy bien. Así también potenciaremos al club. Con esa vidriera para los jugadores habrá mayores chances de que se produzcan las ventas quen necesitamos para sostener el club. El proyecto está muy claro

¿Cómo es tu relación con Cocca?

—Tengo buena relación con Diego. De hecho, convivo con el plantel todos los días. Estoy en el día a día tratando de ser nexo entre cuerpo técnico, jugadores y comisión directiva. Trato de llevar mi función lo mejor posible, consensuando algunas cuestiones y charlando con él cada vez que haga falta.

—¿Es de fácil acceso Cocca?

—Sabemos que uno tiene que respetar su forma de trabajo. Diego y su grupo trabajan bien y él está muy metido en los detalles del equipo y esas cuestiones. Yo estoy al lado para saber qué necesita.

—¿Te gustaría que siga el Kily González como entrenador de reserva y proyectarlo como futuro técnico de primera?

—Tranquilamente se puede hablar con todos los actores del club. Somos personas grandes y maduras. Kily hizo un gran trabajo con el selectivo. Conoce muy bien las divisiones inferiores del club y a los chicos que puede potenciar. Tenemos que sostenerlo como institución, sabiendo que es una persona importante en este proyecto. La mayor virtud que tiene como entrenador es cómo les llega a los jugadores y cómo los potencia. Tenemos en nuestra casa una persona que nos puede ayudar muchísimo en este proyecto. La idea es que siga y lo tenemos que resolver en comisión directiva.

—¿Qué vas a priorizar en tu trabajo como secretario?

—Por un lado, voy a trabajar para que todos los chicos de inferiores tengan las herramientas necesarias como para seguir mejorando. Queremos que el plantel profesional esté compuesto por mayoría de chicos de las inferiores. Me molestó mucho que en algunos partidos del último año tuviéramos en cancha un solo jugador de inferiores. Y también necesitamos una venta. No puedo salir a buscar un refuerzo porque nos estaríamos contradiciendo con la idea de potenciar a los juveniles del club. Cuando el técnico de turno me pida un refuerzo, tengo que mirar las inferiores para ver qué tengo a disposición.

—¿Cómo viene la renovación de contrato de Marco Ruben, que finaliza el próximo 30 de junio?

—El de Ruben es un tema muy importante. Marco todavía no decidió qué hará y eso es algo que solo él puede resolver. La idea de la dirigencia es que continúe: él sabe que tiene las puertas abiertas y que es un referente del plantel. Yo creo que es joven y que tiene dos o tres años más por jugar tranquilamente. Pero es una decisión que tiene que tomar Marco, que no pasa ni por lo futbolístico ni por lo económico. Él es consciente de lo que quiere y no hay que apurarlo- De vez en cuando hablo con él para ver cómo va con el entrenamiento en esta cuarentena, pero la decisión la va a tomar él. Esperemos que sea positiva, eso es lo que uno pretende, que le siga dando alegrías al hincha de Central para que pueda seguir disfrutando de sus goles.

 

Comentarios