Policiales

El faltante de marihuana es de 850 kilos

Ratas fumaron el doble de porros que lo que dijo la Policía

Peritaje de Gendarmería concluyó que el volumen de cannabis desaparecido en el depósito de Pilar, que estaba allí a la espera de ser incinerado, duplica al informado por la Bonaerense. Los procesados en la causa argumentaron que se lo comieron roedores. Un experto del Conicet tuvo que salir al cruce


Roedores golosos y viciosos. La grave desaparición de un cargamento de marihuana incautado por la Policía Bonaerense en un depósito de la ciudad de Pilar donde aguardaba para ser incinerado, y la grotesca explicación de los efectivos responsables de cuidarla, quienes argumentaron que las ratas habían comido la droga, sumó otro capítulo: el peritaje encargado a Gendarmería y expertos del Conicet concluyó que el volumen de cannabis perdido y supuestamente ingerido por los animales duplica al informado por la fuerza de seguridad a la Justicia: 850 kilos contra 495

La causa judicial lleva la carátula de “malversación culposa en concurso con sustracción de elementos que sirven como material de prueba” y ya suma ocho procesados. Surgió el año pasado con un traspaso de mando en la Delegación Departamental de Pilar. El comisario Emilio Portero relevó en sus funciones a Javier Specia (que había asumido hacía apenas un mes por otro desplazamiento) y, como es de rigor, recibió un inventario. En el mismo, el nuevo jefe detectó una diferencia en la cantidad de droga incautada en el depósito de Villa Morra y lo notificó a la División de Asuntos Internos de la Policía, además de presentar una denuncia ante el Juzgado Federal de Campana. La explicación de los agentes responsables de velar por el cargamento fue creativa, pero poco creíble: “Se la comieron las ratas”. La novedad, que publicó este miércoles el diario Ámbito Financiero, es que el cannabis desaparecido es el doble de lo denunciado. El peritaje de Gendarmería, que lleva la firma del comandante Diego Néstor Bouix, jefe de la Unidad Especial de Investigaciones y Procedimientos Judiciales, concluye que “el faltante total del material secuestrado en las diferentes causas detalladas arroja un total de 849,837 kilogramos”. La fuerza de seguridad bonaerense había informado al Juzgado de Campana 495,407 kilos. Como error de cálculo, es grosero. El total de marihuana que debía estar en el depósito a la espera de ser quemada orillaba las 6 toneladas.

El juez Adrián González Charvay procesó a los comisarios Javier Eduardo Specia, Emilio Sergio Portero y Gabriel René Schefer y a otros cinco miembros de la bonaerense, entre ellos un comisario inspector, otro comisario, un oficial principal, una oficial inspector y un oficial subinspector. El escándalo obligó al ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, a intervenir la delegación Pilar, para lo cual designó al comisario mayor José Luis Zalazar.

La insólita explicación de los oficiales imputados por el caso obligó incluso a la Justicia a tomarle una declaración testimonial a un experto. Eligió al licenciado en Zoología y experto en roedores del Conicet Carlos Alberto Galliari, quien tuvo que aclarar lo obvio: “Los trabajos consultados refuerzan la hipótesis de la improbabilidad de que hayan sido las ratas quienes consumieron la cantidad de estupefacientes que falta en el depósito”, sostuvo para empezar, y explicó: “Si consideramos que un ratón come aproximadamente 15 gramos diarios de alimento, para deglutir los 800 kilos hubieran hecho falta miles de animalitos durante meses, sin contar que a la primera ingesta de esta sustancia procesada hubieran muerto”. Con más razón, si el cannabis consumido por los roedores adictos debió sumar el doble, de acuerdo al peritaje de Gendarmería conocido este miércoles.

Si te gustó esta nota, compartila