Ciudad, Edición Impresa

Contra los despidos

Radicales no marcharán el 7-M

La UCR recibió este jueves a la cúpula de la CGT y confirmó que “no va a acompañar” la movilización del primer martes de marzo por ser parte de la coalición de gobierno, aunque aclaró que la movida “es un derecho que tienen los trabajadores”.


La Unión Cívica Radical recibió este jueves a las autoridades de la CGT y confirmó que “no va a acompañar” la marcha que hará la central obrera el próximo martes 7 de marzo, pero aclaró que “es un derecho que tienen los trabajadores”.

“Somos parte de la coalición de gobierno, por eso la UCR no va a acompañar la marcha. Además, es un año electoral, pero bueno… los trabajadores tienen derecho a hacerlo”, sostuvo el presidente del Comité Nacional e intendente de Santa Fe, José Corral, tras la reunión que tuvo lugar en la sede partidaria de Alsina al 1700, en Capital Federal, en el marco de la ronda de encuentros que la CGT está manteniendo con distintos partidos políticos.

Por su parte, el integrante del triunvirato cegetista Héctor Daer subrayó: “No vinimos a buscar que nos acompañen en la marcha, les explicamos el derrotero del diálogo que tuvimos con el gobierno y los motivos de la marcha. Agradecemos a la UCR que nos haya abierto sus puertas para escuchar nuestra verdad”.

En declaraciones a la prensa, Corral destacó que el centenario partido valora “la actitud de diálogo que tuvo la CGT con la gestión de Mauricio Macri en su primer año, que fue un año muy difícil”. En una lectura de la realidad menos crítica que la que viene planteando la CGT, Corral remarcó que “la inflación está bajando y se está recuperando el empleo registrado, aunque quizás no tan rápido como todos quisieran”.

No obstante, el presidente de la UCR se mostró en sintonía con algunos reclamos sindicales, al señalar: “Queremos que se discutan paritarias por arriba de la inflación estimada para el año y así los trabajadores recuperen poder de compra”.

Por la UCR estuvieron Corral, el senador santacruceño Alfredo Martínez y el dirigente Walter Ceballos, mientras que la ausencia de otros referentes del partido se debió a que mañana y el sábado el radicalismo tendrá una cumbre en Villa Giardino, provincia de Córdoba, donde debatirá su rol dentro del oficialista frente Cambiemos.

De esta forma, la UCR es el primer espacio político que no brinda su apoyo a la marcha que la CGT hará el 7 de marzo al Ministerio de Producción, en repudio a los despidos y a la política económica del gobierno macrista.

En cambio, la central obrera cosechó –hasta ahora– los respaldos del PJ, el Frente Renovador, el Grupos Esmeralda y el Partido Socialista. A la CGT le quedó pendiente un encuentro con el PRO que se postergó debido a que Macri se encuentra de visita en España (ver página 9) y aún se duda si finalmente se concretará: “Si nos quieren recibir, iremos”, sostuvo Daer.

Amenaza de paro “rotundo”

El titular del gremio de Judiciales, Julio Piumato, advirtió este jueves que “si no hay respuesta del gobierno a la marcha” convocada por la CGT para el 7 de marzo próximo, habrá un paro “rotundo” porque, según consideró, “la paciencia está agotada”. “Si no hay respuesta del gobierno a la marcha del 7, el paro que ya está definido pero no tiene fecha aún, va a ser rotundo porque la paciencia está agotada”, enfatizó Piumato, quien confió en que “la movilización va a ser multitudinaria, va a desbordar”. En declaraciones a la radio Futurock, dijo además: “Sorprende que el gobierno diga que en enero aumentó el empleo, ninguna actividad se salvó”. Piumato explicó que el año pasado la CGT no convocó a un paro nacional porque “eran minoritarios los gremios” que pedían una medida de fuerza. Pero, remarcó que la situación ahora cambió.

Villa Giardino: comienza un debate caliente

Los principales dirigentes de la UCR se reunirán durante dos jornadas a partir de este viernes en la localidad cordobesa de Villa Giardino para debatir la situación del partido en el marco de la alianza Cambiemos, al comienzo del año electoral.

Formalmente, la UCR anunció que el encuentro en el Hotel Luz y Fuerza tendrá como objetivo analizar “políticas de Estado y fijar la agenda parlamentaria para este año”.

Pero también estará en debate la forma de inserción del Radicalismo en el gobierno, la marcha de la gestión de Mauricio Macri y la estrategia de cara a los comicios legislativos.

En ese contexto, las autoridades del radicalismo junto con diputados y senadores nacionales, así como legisladores provinciales e intendentes analizarán nuevamente el rol de la UCR en el marco de la coalición oficialista.

Este viernes a las 13 será la apertura del evento con la presencia de las autoridades de la UCR, encabezadas por el presidente del radicalismo, José Corral,y los jefes de los bloques parlamentarios, Mario Negri y Ángel Rozas.

Según se anunció, durante el encuentro se desarrollarán tres paneles con la presencia de destacados expositores que ofrecerán su visión respecto a la política nacional e internacional y economía. Asimismo, se realizarán dos talleres sobre educación y trabajo y la cuestión social.

Este sábado a las 9.30 se retomarán las actividades con una Mesa Internacional. Las autoridades nacionales del partido cerrarán el encuentro a las 11.30 y luego darán a conocer a la prensa las conclusiones.

Los rebeldes darán batalla

Este miércoles, una multitud de partidarios y dirigentes radicales entre los que se encontraban Ricardo Alfonsín, Juan Manuel Casella, el diputado nacional Miguel Bazze, el diputado provincial y ex-vicegobernador de Santa Fe, Jorge Henn, y representantes radicales de la mayoría de la provincias argentinas, se reunieron en el salón principal del comité nacional de la UCR de Buenos Aires para debatir la postura que debe tomar el partido dentro de la alianza Cambiemos.

Del encuentro, donde se criticó duramente el gobierno nacional, surgió la necesidad de realizar una movida interna con el objetivo de “preservar la identidad y la vigencia  del radicalismo”, porque “la UCR se ha convertido en un partido sin voz, sin opinión conocida, sin comunicación con el pueblo y un partido que no se expresa, pierde vigencia y representatividad”. Los dirigentes en rebeldía quieren defender las bases fundacionales del partido que “nació como la causa de los desposeídos” y reclaman, entre otras cosas, la implementación de “políticas de distribución del ingreso que promuevan el mayor nivel de igualdad posible”.

Al respecto, el ex vicegobernador de la provincia explicó que “el votante radical no está conforme con este gobierno. La situación de la UCR tiene nombre y apellido: es Ernesto Sanz el responsable del desastre que se hizo en la convención de Gualeguaychú, cuando se decidió aliarse a un partido de derecha como el PRO”.

A su vez, los dirigentes piden “una rígida separación entre la gestión de gobierno y los intereses privados de los gobernantes”, en clara alusión al escándalo político que se produjo tras conocerse el acuerdo entre el Gobierno y el Correo Argentino.

Henn sostuvo que “ese conjunto de valores presente en los gobiernos de derecha en el mundo entero nunca podrán ser los mismos que representen a la UCR. O al menos, a los sectores de la UCR que nos identificamos con el ideario socialdemócrata alfonsinista, y que creemos en el desarrollo de la economía con una fuerte presencia del estado y a la democracia como el único espacio posible de convivencia, sin discriminación ideológica alguna”.

“El radicalismo tiene que prepararse, si fuera necesario, a perder elecciones, ése no es el problema, lo que no podemos hacer es avalar políticas de derecha”, señaló Henn parafraseando una “máxima” de Raúl Alfonsín.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios