Ciudad

Violencia de género

“Quiero que me lo saquen de encima antes que me mate”

Una mujer denunció a su ex pareja ante la justicia por el acoso y las amenazas que recibe. Tiene miedo que la mate y pide que intervenga la justicia


“Quiero todo lo que me pertenece y lo que es mío. Incluyendo tu cuerpo y tu vida”, le escribió en mayúsculas Gustavo a Norma en un mensaje de Whastapp. El último domingo de julio a la tarde él la cruzó cuando ella bajó de un colectivo y a los gritos le pidió lo que era suyo. Le sacó la campera, la mochila y las botas. Norma corrió descalza hasta una estación de servicio donde él entró a los gritos y la acusó de ladrona. Los empleados del lugar llamaron al Comando Radioeléctrico. Norma les explicó la situación y les dijo que sobre él pesaba una orden de restricción. Como no la tenía encima, no le creyeron y lo dejaron ir. El jueves pasado Norma lo denunció en los Tribunales provinciales donde le dieron una nueva orden y buscó el botón de pánico. Norma dijo que su ex pareja la amenaza, le envía cerca de 40 mensajes por día y la espera en la puerta de la casa. Ella teme por su vida y pide que la Justicia intervenga.

“Necesito que me lo saquen de encima antes de que me mate. Un papel no se va a interponer entre él y un golpe. Tengo una familia hermosa, un trabajo y una vida. No es justo todo lo que  estoy viviendo. No quiero morir”, contó Norma a <El Ciudadano<.

Norma tiene 47 años, cuatro hijos y tres nietas. Trabaja como esteticista y como niñera. En 2011 conoció a Gustavo y después de un año él se mudó con ella. Durante la relación, se separaron y volvieron varias veces. Según contó Norma, él la insultaba y la golpeaba. “Me decía que una era inútil, que no servía para nada, que no lo ayudaba con la plata. Me regalaba cosas que después me reclamaba y así me sacaba la plata”, contó. El límite fueron sus hijos. Cuando Norma vio que él los insultaba, lo echó.

La agresión no frenó. Gustavo la amenazaba para verla, la buscaba en la puerta del trabajo y de la casa. Le envió mensajes a ella y a su hija. Norma contó que una vez la visitó con un recorte de una nota periodística sobre un femicidio y la amenazó. En otra ocasión, después de una discusión, él la arrastró hasta la ventana del departamento donde vivían y amenazó con tirarla al vacío.

Según la mujer, él es enfermo psiquiátrico y desde que supo que ella tiene una relación con otro hombre el hostigamiento empeoró. El domingo pasado, Norma volvía de la casa de sus hijos y al bajar del colectivo lo cruzó. Él estaba con un amigo. Frenó delante de ella y la abrazó. “Normita mirá lo que son las cosas de la vida. Dios nos puso en el camino. Acá está la ladrona”, recordó Norma que le dijo. Ella lloró y le pidió que la soltara. Él le quitó la campera, la mochila y las botas, y ella corrió. Entró en una estación de servicio y pidió ayuda. Los empleados llamaron a la Policía y Norma pudo escapar. Volvió caminando descalza hasta su casa.

El miércoles a la noche Norma había salido con una amiga, cuando él le escribió para avisarle que estaba en la puerta de su casa. Ella volvió a llamar a la Policía. “Ya lo denuncié dos veces. No puedo salir sola a la calle porque él sabe dónde vivo y dónde trabajo. Tengo miedo”, contó.

Norma espera que intervenga la Justicia.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios