Ciudad

Unidos contra el ajuste

Quieren declarar la emergencia social en Rosario

La intendenta Mónica Fein dijo que apoyará el proyecto de ordenanza del peronismo que llegará la semana que viene al recinto. Desde Cambiemos sostienen que lo analizarán. Las organizaciones sociales y gremiales presionan desde la masiva movilización del mes pasada para San Cayetano


La intendenta Mónica Fein dijo que apoyará la declaración de emergencia social propuesta por el concejal Eduardo Toniolli. La iniciativa fue avalada en la comisión de Presupuesto y deberá pasar por la de Salud antes de llegar el recinto. La iniciativa plantea dar lugar a las gestiones de los tres gobiernos para que lleguen distintos programas de inclusión laboral y de asistencia alimentaria directa para sectores afectados por la situación económica. También propone un monitoreo de la situación alimentaria de niños, niñas y adolescentes de entre 0 y 14 años.

“Si es cuestión de aceitar mecanismo para que la Municipalidad de Rosario pueda hacer acciones positivas veremos cuál es el camino final. Queremos escuchar y analizarlo”, explicó a El Ciudadano, el concejal de Cambiemos, Carlos Cardozo y aclaró que desde hace un año y medio el gobierno nacional declaró la emergencia.

El socialismo y el peronismo se unieron al pedido de las organizaciones sociales y gremiales de barrio que hace más de un mes fueron a reclamar que aumenten las partidas asistenciales y lleguen programas nacionales como el Ellas Hacen y el Argentina Trabaja. Habían elegido el día del patrono del trabajo, San Cayetano, para movilizar miles de personas hasta la puerta del Concejo Municipal, donde insistieron con la declaración de emergencia.

Avanza

En ese marco, este martes la comisión de Presupuesto del Concejo Municipal dio despacho a un proyecto de ordenanza de Eduardo Toniolli para declarar la emergencia. Si bien primera era para hacerlo solo en la parte alimentaria, el concejal entendió que la palabra “social” era más fiel a la “vulnerabilidad de las familias”, según cuentan desde las organizaciones barriales. “Macri asumió públicamente que las medidas que va a ir tomando, al calor de las imposiciones del FMI, van a generar más pobreza, por lo tanto es necesario que todos los niveles del Estado pongan lo que hay que poner para evitar un drama social de proporciones”, comunicó Toniolli.

Sin embargo, insistió que la declaración no cambiará las causas de la crisis. “La recuperación del trabajo y del mercado interno no la va a resolver ni esta ni 500 ordenanzas similares, sino en todo caso la política y la salida electoral que se dé el pueblo argentino en el 2019. Mientras tanto urge brindar respuestas al hambre más urgente”, agregó. El proyecto debe pasar por la comisión de Salud del Concejo Municipal y los legisladores locales calculan que saldrá aprobado la semana que viene.

Aliados temporarios

“Cuando hay más demanda de ayuda y la decisión del gobierno nacional es retirar recursos a los municipios, entonces la realidad se convierte en una problemática social compleja. El presidente lo ha dicho; estamos en una emergencia en el país. Él lo habla desde el punto de vista financiero-económico y la consecuencia de eso es que hay mucha gente que pierde su trabajo, que no tiene changas, que no tiene posibilidades de alimentación”, dijo la intendenta Fein a LT8 y se puso del lado del proyecto del peronismo.

La postura marca la confirmación de un cambio en los alineamientos políticos y búsqueda de acuerdos dentro del Palacio Vasallo. Es que el Frente Progresista y el PJ encontraron en las últimas semanas puntos en común (centrados en la fuerte crisis económica que atraviesa el país) para “pegarle” duro al gobierno nacional. Atrás parece haber quedado el tiempo en que el oficialismo local se recostaba en Cambiemos para sacar varios de sus proyectos, como el aumento del boleto y el Presupuesto.

“Lo que veo es que los refuerzos alimentarios son para el Gran Buenos Aires, no me parece que el gobierno nacional esté mirando a todo el país, sólo veo al presidente con la gobernadora Vidal. Por un lado dicen que va a haber más recursos y por el otro nos quitan los recursos para afrontar esta emergencia”, concluyó Fein.

Para Cardozo, por el contrario, se debe profundizar la discusión sobre quién aporta los fondos entre Nación, el Gobierno de Santa Fe y la Municipalidad de Rosario. “Tenemos que ser cautos. La semana pasada Nación anunció que las provincias se tenían que hacer cargo de la tarifa social de energía y el viernes se retrotrajo la decisión. Hay reuniones con los intendentes de las 153 ciudades, sin importar el signo político, sobre el subsidio del transporte”, detalló.

Pedido

Según explicó la secretaria de Desarrollo Social de la Municipalidad de Rosario, Laura Capilla, hubo un aumento de la demanda alimentaria y de los programas de protección social desde 2015, cuando asumió Macri. “Poco a poco vimos que empeora. El gobierno de Santa Fe aumentó un 150 por ciento la ayuda a comedores. Desde el municipio hicimos lo mismo en los Centros de Convivencia Barriales (CBB)”, señaló a El Ciudadano.

De acuerdo con la funcionaria, de 2016 a 2017 creció un 30 por ciento la cantidad de personas en situación de calle. Este año el fenómeno sumó a muchos jóvenes que perdieron el trabajo. Capilla había dicho que con Desarrollo Social de la Nación el diálogo es casi nulo. “No tenemos información de los programas Ellas Hacen y Argentina Trabaja. Pedimos la información y que lleguen, pero nada”, concluyó.

Por último, la concejala del socialismo, Verónica Irizar, explicó a El Ciudadano: “El gobierno municipal es el primer lugar donde las personas van cuando la crisis los golpea. Tenemos más de 80 centros de salud, centros de convivencia barriales y polideportivos que tienen que disponer de los recursos. Pedimos que Nación refuerce las partidas para comedores y merenderos. El gobierno nacional quiere hacer pagar el ajuste a los gobiernos municipales”.

 

Capilla: “La salida de la crisis debe ser colectiva”

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios