Economía

Análisis de Julia Strada

¿Quiénes pagan los platos rotos?

Lo que implican los anuncios del Banco Central, primero, y los ministros Dujovne y Caputo después, tras los movimientos del mercado cambiario. La profundización del rumbo económico y sus víctimas vistos por la economista y politóloga rosarina


Julia Strada, politóloga recibida en la Universidad Nacional de Rosario, magíster en Economía en Flacso e investigadora del Conicet, trazó un resumen de la conferencia de prensa ofrecida este jueves por los ministros de hacienda, Nicolás Dujovne, y de Finanzas, Luis Caputo, en el traduce los efectos del endurecimiento del rumbo ajustador ortodoxo tras las palabras de los funcionarios. En términos de daños, quiénes “pagan los platos rotos” del desmanejo económico y financiero oficial.

Strada menciona en primer lugar el anuncio previo a la conferencia de prensa, que el Banco Central –tercer pata del equipo económico de la gestión Cambiemos– dio a conocer en un comunicado. “En primer lugar, sube nuevamente la tasa de referencia a 40% en línea con el porcentaje que estaban cerrando ayer (por el jueves) las Lebac, y sube además la tasa de pase activo, que son las tasas que le cobra el Central a los bancos privados y públicos para prestarle plata. Busca así evitar que se financien barato para darse vuelta e ir a comprar Lebac, que ofrecen alta tasa de retorno. En tercer lugar, la entidad deja la puerta abierta para emitir dólar futuro. Porque señalan que usarán todas las herramientas, tanto contado como a término, y dólar a término es dólar futuro. Van a usar una herramienta que ellos mismos judicializaron (por las causas abiertas contra funcionarios de la anterior gestión kirchnerista)”.

Respecto de la conferencia de prensa de Dujovne y su par Caputo, la integrante del Centro de Economía Política Argentina (Cepa) resumió que lo comunicado es un mayor “ajuste de los cinturones de los argentinos”. Esto, porque anunciaron una mayor exigencia en la meta de déficit fiscal, que pasa de fijarse en el 3,2 por ciento del PBI previsto en el Presupuesto 2018 al más duro 2,7 por ciento. “¿Esto qué es?”, se pregunta Strada: “Es menos gasto y más ajuste, porque no están pensando en otras formas de recaudación tributaria para resolver el problema del déficit fiscal”.

Más allá de las cifras con las que especialmente Dujovne y, en menor medida “Toto” Caputo, como campechano lo interpeló su colega en la conferencia, buscaron convencer de que no se les escaparon las variables macroeconómicas, Strada sintetiza lo que queda de la tardía aparición pública de los funcionarios: “Pasando en limpio,el dólar se les disparó por razones coyunturales externas que tienen que ver con la suba de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, la apreciación del dólar a escala internacional y, al mismo tiempo, por razones locales como el desgaste político, un fuerte de desmanejo local respecto de la divisa, un comportamiento errático del Banco Central en sus intervenciones. Pero lo más importante es que ellos mismos han desregulado la economía no exigiendo a los exportadores que liquiden las divisas en el Banco Central (con lo cual reducirían el riesgo de escasez y las fluctuaciones en la cotización) y liberalizando completamente la fuga de divisas. Este problema estructural es la base de la restricción externa que hoy estamos atravesando”.

“Finalmente, los que pagamos los platos rotos somos los argentinos y las argentinas, con más ajustes”, sintetiza Strada el endurecimiento de la ortodoxia de la gestión Cambiemos tras los últimos cimbronazos cambiarios.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios