Mundo

Desensillar hasta que aclare

Quien quiera oír que oiga: el Papa envió más de un mensaje

Bergoglio pidió perdón a todos los que hayan podido verse afectados o enojados por algún “gesto” suyo.


A través de una carta que dirigió a “todos los argentinos”, el papa Francisco respondió ayer a una misiva que le enviaron diferentes políticos argentinos para saludarlo por sus cinco años al frente de la Iglesia católica. Como todo texto que el sumo pontífice le dedica a estas tierras, abre múltiples interpretaciones, más en un momento donde la Iglesia es confrontada desde diferentes ángulos por el gobierno de Mauricio Macri, al cabo de una relación que nunca disimuló tensiones, ni en los mismísimos encuentros cara a cara que mantuvo Jorge Bergoglio con el presidente. Con todo, el mayor frente de crispación por estas horas es la discusión por la legalización del aborto, habilitada por el gobierno de Cambiemos y que comienza su camino legislativo el próximo martes en el Congreso.

Pero, a diferencia de la famosa grieta, donde se agrupan de un lado kirchneristas y del otro macristas, esta es una discusión horizontal, que encuentra entre los legisladores voces a favor y en contra en ambos márgenes y que, a la vez, unifica a toda la Iglesia, desde sus espacios más progresistas a los más conservadores.

Tal vez es por ello que la misiva de Francisco aparece como ambigua, como si el sumo pontífice estuviera recuperando fieles, a un lado y a otro, para resistir el embate y que su postura antiabortista salga airosa a la hora de contar los votos.

Así, en claro mensaje hacia al frente político, Jorge Bergoglio pide “perdón” a los que “puedan sentirse ofendidos” por alguno de sus “gestos”. Hacia el mismo lado parecen ir sus justificaciones por no haber visitado aún su tierra natal. Y concede una caricia al ego de los argentinos a pesar de que sus diferencias con Macri postergaron su visita al país: “Ustedes son mi pueblo, el pueblo que me ha formado, me ha preparado y me ha ofrecido al servicio a las personas. Aunque ahora no tenemos el gozo de estar juntos en nuestra Argentina, recuerden que el Señor ha llamado a uno de ustedes para llevar un mensaje de fe, de misericordia y de fraternidad a muchos rincones de la tierra”, escribió, reforzando aquel dicho popular de que “Dios es argentino”.

Y para remarcar el tono de tregua política de su mensaje, resalta el “respetuoso saludo”, y que la carta que le enviaron los dirigentes haya “unido personas de diferentes procedencias religiosas, políticas e ideológicas”, que van desde la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal al ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni. “No es imposible encontrar razones para encontrarse”, agregó.

Pero, ¿cuál es el fin último de esa pacificación, de ese llamado a la unidad? Quizás a partir de las últimas frases de la misiva asome el objetivo central: unificar un frente para bloquear el avance de la legalización del aborto y otros aspectos que preocupan a la Curia, como el hecho de que en los últimos días el oficialismo tiró el dato de cuánto es el sueldo de un obispo, abonado por el Estado.

Francisco les pidió a sus fieles que “hagan su aporte en defensa de la vida y de la justicia”. “La unidad es superior al conflicto”, desliza en otro tramo de la carta que se conoció a través del presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Oscar Ojea.

“Pido por todos ustedes, para que sean canales del bien y la belleza, para que puedan hacer su aporte en la defensa de la vida y de la justicia, para que siembren paz y fraternidad, para que mejoren el mundo con su trabajo, para que cuiden a los más débiles y compartan a manos llenas todo lo que Dios les ha regalado”, concluyó el mensaje papal.

Si te gustó esta nota, compartila