Edición Impresa, Mundo

Se viene el Supermartes

Estados Unidos: ¿Qué pasará si gana Donald Trump?

Los mercados ya dieron una señal de alarma a principios de la semana cuando el magnate se imponía en algunos sondeos, lo que reafirma que el poder establecido prefiere a Hillary. La incertidumbre impacta a nivel internacional.


Los debates sobre qué ocurrirá con la economía global si el candidato republicano, el polémico millonario Donald Trump, resulta elegido presidente de Estados Unidos se incrementan en las últimas horas de la campaña electoral, en un contexto en el que lo único seguro es la incertidumbre reinante.

La gran prensa internacional ya se inclinó por la demócrata Hillary Clinton, con lo cual es difícil hablar de objetividad en el debate público que se da a nivel global sobre este tema; de cualquier modo vale la pena repasar algunos datos y opiniones publicados en los últimos días, que recopiló la agencia AFP.

El diario The New York Times repasó previsiones de expertos de universidades estadounidenses y analistas de Wall Street y, por una razón o por la otra, el consenso es que un triunfo de Trump provocaría una fuerte caída en los mercados.

Simon Johnson, del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), señaló que lo más posible es que “las bolsas se derrumben y hagan caer a la economía mundial en una recesión” si se impone el republicano.

“Las políticas anticomercio de Trump causarían una fuerte desaceleración económica, como la que están experimentando los británicos luego de su decisión de dejar la Unión Europea”, sostuvo.

La primera ficha de dominó que podría caer en ese contexto –consideró el experto– es el frágil sistema bancario europeo y, si no se contiene, le seguirían otros actores en un espiral difícil de predecir en sus consecuencias finales.

“De cualquier modo, los efectos en los mercados emergentes y todos los países de bajos ingresos serían dramáticos”, sostuvo Johnson.

El diario estadounidense destacó que la visión suena dramática pero que de uno u otro modo es parte de un “pesimismo compartido por muchos economistas en Wall Street, desde los del Citigroup a los de Goldman Sachs”.

De cualquier modo, el diario sostuvo que lo que en realidad ocurre es que nadie sabe lo que pasaría si el excéntrico Trump se alza con la presidencia.

“Es cierto, el peso mexicano caería a partir del miedo a una guerra comercial –Goldman Sachs calcula una caída del 25 por ciento– y algunas acciones de compañías de seguros se derrumbarían por la incertidumbre de que el plan Obamacare quede en la nada”, señaló el diario; aun así, nadie está seguro de que no habrá en ese contexto otros sectores que se ubiquen del lado de los ganadores.

Entre ellos, las compañías petroleras o las empresas de salud y biotecnología –enfrentadas con políticas de Hillary Clinton– podrían hacer su agosto, analizó el diario.

Hay otros analistas que indicaron que más allá de la retórica fuerte de la campaña, su resultado no decidiría la estrategia de unos mercados ya de por sí caldeados.

Lo cierto es que la incertidumbre continúa: las acciones de economías emergentes cayeron por segunda semana consecutiva, con lo que los valores de esas empresas y países quedaron en su mínimo en cuatro meses.

Monedas como el peso mexicano o el rand sudafricano no la pasaron nada bien en medio de la difusión de encuestas que hablan de una paridad entre los candidatos estadounidenses.

En ese contexto, la incertidumbre se extendió al propio Wall Street, que cayó el lunes pasado ante datos negativos en el campamento de Clinton, mientras continúan las dudas de cómo se comportaría un posible gobierno de Trump con la estratégica Reserva Federal, ya que confirmó que no quiere mantener a Janet Yellen al frente.

Los proyectos económicos generan dudas

El proyecto económico del candidato republicano propone reactivar la economía, reduciendo el déficit y flexibilizando las regulaciones. Promete 3,5 a 4 por ciento de crecimiento (contra 1,8% proyectado para 2016), reduciendo el impuesto a las empresas de 35 a 15 por ciento y bajando los tributos de los contribuyentes más ricos (con la franja más elevada pasando de 39,6% a 33%), lo que sin embargo incrementaría fuertemente el déficit presupuestario.

También promete renegociar los acuerdos comerciales, suprimir la ley Obamacare de seguro de salud y erigir un muro para detener la inmigración.

El plan de la ex jefa de la diplomacia es, por el contrario, más redistributivo, inscribiéndose en la continuidad de la política del presidente Barack Obama.

Clinton planea aumentar los impuestos a los más ricos, elevar el salario mínimo federal, facilitar la gratuidad de las universidades locales para los sectores más pobres y reformar solamente el programa Obamacare. También se incrementaría el déficit pero en menor medida.

Pero Trump alarma al mundo académico: al menos 370 profesionales y expertos universitarios en economía, incluidos premios Nobel, firmaron una carta abierta publicada en el diario The Wall Street Journal llamando a “elegir a otro candidato” en lugar del magnate, quien, según ellos, representa “una opción peligrosa”.

El propio FMI está alarmado por el espectro del proteccionismo que –de Trump a Brexit– “amenaza al crecimiento mundial”.

En el mismo lodo, ambos

p23f3-sc

Hillary Clinton y Donald Trump, ambos manchados de barro, son el “modelo de portada” para la nueva edición de la revista alemana Der Spiegel. Una elección simbólica, ya que, según la publicación, los dos actores clave en lo que va a ser recordado como “la campaña más sucia de la historia de Estados Unidos.”

 

La nueva edición de la revista aparecerá mañana.”Estamos tomando la curva final en una campaña que se parecía muchas veces en un mal reality show”, adelanta la publicación.

Catastrofistas se preparan para un fin del mundo post electoral 

El movimiento survivalista de EE.UU. previene un escenario del “fin del mundo”, si gana cualquiera de los dos principales contendientes. Se calcula que en ese país viven más de 4 millones de partidarios de esta ideología, quienes se preparan para catástrofes naturales, epidemias, hambrunas, guerras nucleares o eventos trascendentales que cambiarán el mundo.

Los temores a la llegada de este desorden social se activa en época de elecciones, aún más cuando se dan en un contexto de fuertes tensiones políticas. Así por ejemplo, según un artículo publicado por The New York Times, varios seguidores de Trump están convencidos de que si gana Clinton se iniciará una guerra civil.

Lo primero que recomiendan hacer los survivalistas cuando llegue el “día del Armagedón”, es alejarse de las ciudades. Cientos de tiendas por internet ofrecen productos de primera necesidad para sobrevivir durante varios meses de caos social: mapas, brújulas, botiquines, linternas, agua y comida para varias semanas.

Comentarios