El Hincha, Rosario Central

Fútbol

Punto y aparte: Central no pasó del empate en el Gigante ante Godoy Cruz

No juega bien Central. Y por eso no debe sorprender que haya igualado 2-2 ante un voluntarioso Godoy Cruz, que ya no es un equipo ganable como hasta hace poco, aunque es inferior en nombres que el equipo del Kily, que se mostró inestable y no pudo aprovechar los guiños que le dio el partido

Fotos: Franco Trovato Fuoco

No juega bien Central. Y por eso no debe sorprender que haya igualado 2-2 ante un voluntarioso Godoy Cruz, que ya no es un equipo ganable como hasta hace poco, aunque es inferior en nombres que el equipo del Kily, que se mostró inestable y no pudo aprovechar los guiños que le dio el partido para quedarse con los tres puntos.

El partido se presentó adverso desde el inicio para el Canalla. Un error de Villagra en la salida puso a Badaloni mano a mano con un Broun que salió lejos e impidió con los pies el avance, pero el rebote le cayó a Tesuri, quien desde 40 metros embocó el arco y puso el 1-0 para el Tomba.

Le costó un rato a Central reaccionar. Y el Tomba, con limitaciones, generaba cierta inestabilidad en la defensa canalla.

El partido tuvo un guiño para el equipo del Kily. Tras un córner despejado a medias, Ávila ensayó una chilena que no parecía tener riesgo, pero la pelota dio en el brazo de Ferrari y Abal entendió que era penal. Y en medio de discusiones por el fallo, a Vecchio le importó poco y empató el partido.

No mejoró demasiado el Canalla. Gamba intrascendente, sólo insinuaba algo cuando la pelota pasaba por Vecchio. Y de una pérdida del enganche llegó el segundo de Central. Sí, Vecchio pasó mal y Godoy Cruz inició un ataque prometedor, pero Ávila la reventó desde el área y permitió que Vecchio se redimiera. Enganche y centro a la cabeza de Martínez Dupuy, que direccionó muy bien la pelota para el 2-1.

Central se fue al vestuario con ventaja, pero no daba sensación de tener definido el partido. Y el inicio del complemento no hizo más que ratificar esa idea. El Canalla siguió sin juego y el Tomba salió decidido a empatar, aunque tuvo más empuje que ideas.

Tres o cuatro córners que hicieron revolcar a Broun fueron un anticipo. Y a los 19 minutos, el ingresado Ramírez se deshizo de dos defensores con potencia y astucia y su centro rasante derivó en Tesuri, que con una mediavuelta anotó anotó el empate.

Obligado a salir de ganarlo, el Kily movió el banco. Primero mandó a la cancha a Marco Ruben, un rato después a Lo Celso y el debutante Cucchi. Pero el partido se había enredado y al Canalla le faltaban ideas para volver a pasar al frente.

Sobre el final hubo un tiro libre de Vecchio y un cabezazo de Blanco que atajó Espíndola. Pero fueron vagas insinuaciones e incluso sobre el final Broun impidió la derrota con un manotazo salvador tras una corrida mano a mano de Colman. Central nunca se sintió cómodo con el partido en una noche donde estuvo más estrellado que lúcido.

La previa del partido

Luego de perder feo con River en el remodelado Monumental, Central vuelve a saltar a la cancha con el objetivo de regresar a la senda del triunfo. El Canalla recibe desde las 21.30 a Godoy Cruz, un rival que últimamente le sienta bien, ya que lo venció en los últimos tres partidos que jugaron.

Claro que el Tomba, en cuanto al juego y algunos nombres, no es el mismo, pero puede ser una gran ocasión para levantar cabeza tras patinar en Nuñez. Es que el equipo mendocino le sirvió al Canalla para salir de situaciones difíciles. En la última Superliga, con Diego Cocca como técnico, Central arrastraba varias derrotas y el DT en aquella ocasión se había puesto un plazo. Llegó Godoy Cruz, el elenco auriazul goleó y Cocca encaminó el barco.

Más cercano en el tiempo. Por la Copa Diego Maradona, el primer partido oficial del Kily fue ante el Tomba con triunfo 2-1 en el Gigante. En el mismo torneo se volvieron a cruzar, pero en Mendoza. El Canalla llegaba con dos derrotas al hilo y en la tierra del buen vino ganó 1-0 con gol de Novaretti.

Pero ahora la historia será otra, Godoy Cruz volvió a confiar en Sebastián Méndez como entrenador y el equipo tiene otro carácter. Por eso será fundamental que Central tome la posta del protagonismo para imponer su idea desde el primer minuto.

Y una de las claves puede radicar en lo que le deje hacer el rival a Emiliano Vecchio, el conductor canalla. River puso en aprietos al capitán cada vez que agarró la pelota y el equipo careció de ingenio a la hora de crear peligro.

El Kily mete dos variantes, una obligada con el ingreso de Lautaro Blanco por el suspendido Joan Mazzaco; y la otra táctica, con Rafael Sangiovani en lugar de Emmanuel Ojeda, de pobre tarea en el Monumental.

En el banco volverá a estar Marco Ruben, que jugó un puñado de minutos ante el Millo. El nueve de oro canalla puede ser una gran solución si la mano viene torcida.

Central está obligado a borrar la pobre imagen que dejó en Núñez, pero no será fácil la historia. Porque por momentos el Canalla no solamente tiene al rival de turno, sino que también debe lidiar con sus propios problemas.

Comentarios