El Hincha, Rugby

Informe

Pumitas, el gran semillero de Los Pumas: un camino largo que tienen que hacer los jugadores

Argentina es el país que más jugadores a promovido desde el M20 al mayor. Ser Pumita es el primer paso, luego viene Argentina XV, algunos antes pasan por Pumas 7, un paso importante es jugar en Jaguares. Rosarinos por el juvenil y luego en el mayor: Estellés, De la Fuente, Boffelli y Sordoni


El rosarino Emiliano Boffelli jugó tres Mundiales M20 con la camiseta de Los Pumitas. Crédito: Gentileza Prensa UAR

Argentina ha utilizado los Mundiales Juveniles como paso clave hacia futuros honores internacionales. Desde que nació el Mundial M20 en 2008, 69 Pumitas se convirtieron en Pumas. La lista es mucho más grande si se toman todos los seleccionados juveniles desde aquel primer equipo en 1972. Un informe realizado por World Rugby.

La transición de juvenil a integrar el plantel de Los Pumas es parte de un claro recorrido diseñado por la Unión Argentina de Rugby, que ha traído enormes recompensas. De las pocas excepciones que han llegado a Los Pumas sin pasar por Pumitas son los rosarinos Juan Imhoff y Tomás Vallejos.

“Estamos muy orgullosos de haber promovido a tantos jugadores”, dice Francisco Rubio, Gerente de Rugby de la UAR sobre el hecho de ser el país con la mayor cantidad de graduados. Argentina diseñó sus planes de Alto Rendimiento en 2008 y comenzaron a funcionar en 2009. Varios del equipo que participó del primer Mundial en Gales hace 12 años serían incluidos en este nuevo camino al terminar sus carreras en Menores de 20: jugadores como Martín Landajo (84 tests) y Nicolás Sánchez (80 tests) tuvieron sobresalientes carreras en Argentina y el extranjero.

“Nuestro plan incluye en su camino a Los Pumitas, Argentina XV y Pumas Seven. Esto lleva a Jaguares (en el Súper Rugby) y Los Pumas”, expresó Francisco Rubio, gerente de la UAR.

En 2008, Juan Pablo Estellés jugó la primera edición de los Mundiales M20. Crédito: Gentileza World Rugby.

Analizando el plantel en la última Copa del Mundo disputada en Japón el año pasado, salvo dos jugadores todos pasaron por el Alto Rendimiento de la UAR: el hooker Santiago Socino y el pilar Juan Figallo (fue Pumita). “Santiago se hizo hooker mientras jugaba en Europa y Juan se fue enseguida después del Mundial 2008 y no trabajó con nosotros. Figallo se retiró del rugby internacional en Japón, en su tercer Mundial”, dijo Rubio y agregó: “Hoy sería una excepción encontrar a alguien por fuera de nuestro Alto Rendimiento para Pumas. Los jugadores maduran en distintas etapas pero no es improbable; igual, nuestra búsqueda de jugadores trabaja bien”.

Jugadores como Bautista Delguy, por dar un ejemplo, dio cada uno de los pasos de este camino, jugando para Los Pumitas, Argentina XV, Los Pumas Seven, luego Jaguares para finalmente brillar en Los Pumas. El mismo recorrido que hizo el rosarino Jerónimo de la Fuente, fue Pumita en 2011, luego jugó en Pampas XV, participó de un ciclo con el Seven y llegó a disputar el Mundial de juego reducido en 2013, después paso por Argentina XV y recién ahí logró el sueño de jugar en Los Pumas. No existía Jaguares como paso previo en 2014.

Ejército de colaboradores

En Argentina, el rugby de clubes es muy fuerte gracias a un ejército de trabajadores que de manera amateur enseñan y preparan a miles de jugadores. Los mejores de esos jugadores van surgiendo a través de una amplia red nacional.

En agradecimiento a esos esfuerzos en más de 650 clubes del país, la UAR ha trabajado incansablemente en programas nacionales de educación. “Antes de la situación generado por el Covid-19, los entrenadores nacionales recorrían el país para dictar cursos presenciales con gran concurrencia. Hoy día, las sesiones virtuales se han convertido en la norma, llegando a más y más gente. Entendemos claramente, y agradecemos, el rol de los clubes y compartimos nuestra información con ellos”, dijo Rubio.

“Las relaciones nos ayudan a ir descubriendo jugadores en todo el país; los buenos jugadores van surgiendo en los distintos niveles y se los invita a los planes de Alto Rendimiento”, agrega Rubio.

En el sistema de la Academia UAR, hay cinco centros nacionales y otros provinciales ayudando a desarrollar jugadores. Antes del programa de Alto Rendimiento, el camino significaba un salto amplio del rugby de club al nivel internacional.

Los Pumitas comenzaron a jugar campeonatos sudamericanos en 1972, viajaron por primera vez a Europa en 1987 y han jugado los torneos organizados por World Rugby en M19 y M21 antes de la unificación de la categoría en M20. No es clara la cantidad de jugadores que pasaron por los juveniles antes de jugar en el seleccionado adulto, pero ciertamente son más que un par de centenares. Hoy, es un camino más largo, pero mejor.

“El objetivo: es hacer de ellos mejores jugadores. Tienen sus virtudes y si pueden seguir creciendo entonces el plan funciona. La satisfacción llega cuando un equipo ha cumplido el plan. No es nada más que generar buenos jugadores de rugby, ya que el enfoque es más integral y los jugadores cuentan con becas universitarias disponibles”, expresó Rubio.

“Ser Pumita es el primer escalón en un proceso a largo plazo del jugador. Tener un Championship cada año es claramente importante para los jugadores, pero es en definitiva, parte del camino”, cierra Rubio.

Algunos de los recientes graduados son: Martín Landajo, Nicolás Sánchez, Juan Pablo Estellés, Tomás Cubelli, Nahuel Tetaz Chaparro, Ramiro Moyano, Javier Ortega Desio, Matías Orlando, Joaquín Tuculet, el actual capitán de Los Pumas Pablo Matera, Santiago Cordero, Jerónimo de la Fuente, Julián Montoya, Matías Moroni, Facundo Isa, Tomás Lavannini, Guido Petti, Marcos Kremer, Emiliano Boffelli, Bautista Delguy, Santiago Medrano, Lucio Sordoni y Mayco Vivas.

Comentarios