Ciudad, Edición Impresa

por justicia

Pullaro recibió a familiares de la bibliotecaria fallecida

Le pidieron garantías para los que los testigos no teman. El funcionario dijo que se “pondrá todo” para esclarecer el caso.


El ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, recibió ayer por primera vez a los familiares de María de los Ángeles París, la mujer que murió el 3 de mayo en circunstancias poco claras en la comisaría 10ª. El funcionario se comprometió “a poner todos los recursos disponibles para establecer qué sucedió aquella noche”.

“Le garantizamos a la familia que todos los recursos que tenemos en el Ministerio de Seguridad los tienen a disposición para saber qué fue lo que sucedió. Nosotros tenemos tanto interés como ellos de que se esclarezca el caso” en la comisaría de zona norte, expresó Pullaro.

Y agregó: “Desde el primer momento se puso a disposición del fiscal Luis Schippa Pietra (a cargo de la investigación) todos los recursos materiales y humanos que pudiese necesitar para esclarecer lo ocurrido en la comisaría. Desde el primer día estuvimos a disposición del fiscal para saber qué sucedió”, remarcó el ministro tras el encuentro.

La reunión se realizó en la sede local de Gobernación y además de la familia también estuvieron presentes representantes del gremio Amsafé y de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.

Consultado sobre el desplazamiento del comisario de la seccional 10ª, Silvio Cortez, Pullaro señaló: “Fue una decisión del titular de la Unidad Regional II. Los elementos de prueba que necesitaba el fiscal ya fueron dados hace 15 días”.

El funcionario subrayó: “Si hay algo que esta gestión particularmente nunca va a hacer es cubrir a algún Policía que cometa algún hecho de corrupción o de violencia institucional. Apoyamos a la policía cuando actúa correctamente porque es nuestra función, porque queremos disminuir el delito en la provincia de Santa Fe. Pero somos implacables con los policías que cometen ilícitos o se apartan de la ley y los reglamentos. Eso que quede claro”, concluyó.

París se desempeñaba como bibliotecaria en el complejo Gurruchaga, ubicado en Salta e Iriondo, y en la Técnica 464, en Tucumán al 2400. Y falleció en circunstancias dudosas dentro de la comisaría (ver aparte).

El pasado jueves, Amsafé, organismos de derechos humanos y familiares de la mujer realizaron una marcha de antorchas desde los Tribunales provinciales a la Fiscalía y desde allí fueron a la plaza San Martín, donde realizaron un acto pidiendo justicia.

Desde el gremio exigen justicia

En tanto, Daniela Vergara, secretaria de DDHH de Amsafé, también entregó su versión de la reunión que se desarrolló ayer.

“El ministro Pullaro se comprometió a que el caso se va a investigar. Nosotros le manifestamos que el miércoles pasado la familia de María de los Ángeles se había constituido como querellante y que no teníamos acceso a la documentación de la causa. Este lunes vamos a solicitarla nuevamente a Fiscalía”, explicó.

Vergara detalló que en referencia al policía desplazado de la comisaría 10a, el ministro expresó que “es extemporáneo y que no tiene responsabilidad en eso, que no le compete a su función el desplazamiento”.

“Es un hecho de gravedad. Como ministro de Seguridad tiene una responsabilidad en relación al caso y no se entiende cómo siguen trabajando todos los que estuvieron esa noche dentro de la comisaría 10ª”, remarcó la dirigente.

La representante de Amsafé detalló a este diario que aún le quedan muchos interrogantes, sobre todo en términos políticos. “Nos preocupa que cada uno de los ejemplos que vamos aportando en relación a los de diferentes casos de este tipo, no sólo el de María de los Ángeles, sino también el de Elina R. (la joven que fue violentada y llevada a la comisaría 7ª por efectivos policiales al salir de un recital, quedó internada y se encuentra en estado delicado tras los golpes recibidos y la misma seccional donde asesinaron a Franco Casco), sean víctimas de violencia institucional”, advirtió la mujer.

Según detalló la secretaria de DDHH de Amsafé, en la reunión de ayer la familia de París hizo hincapié en la gravedad de la causa, ya que la bibliotecaria estuvo privada ilegítimamente de su libertad, fue esposada y “esos hechos son lo suficientemente graves para que se condene a los responsables”.

Y agregó: “Pedimos la integridad física para toda la familia de María de los Ángeles y que se den garantías de seguridad, tanto para los testigos como para los abogados. Era una mujer trabajadora y comprometida. El ministro no salió a frenar las versiones oficiales que la ponían en lugar de «culpabilización». Tomamos el compromiso de la investigación y no descartamos una audiencia con el gobernador de Miguel Lifschitz”.

La militante también informó que mañana a las 18.30 se realizará una reunión en la delegación de Amsafé, ubicada en Catamarca 2332, para evaluar cuáles serán los pasos a seguir.

Repaso de un hecho que aún genera muchas dudas

Según la versión oficial difundida por la Policía y la Fiscalía, la muerte de María de los Ángeles París, de 45 años, en el interior de la seccional 10ª, se produjo luego de que la mujer sufriera una crisis nerviosa y protagonizara un violento incidente dentro de la comisaría.

Desde el Ministerio Público de la Acusación consignaron que París llegó alrededor de las 21.40 el pasado 3 de mayo a la comisaría de Darragueira al 1100 para “denunciar que le quisieron robar”. De acuerdo a esa versión, la mujer estaba alterada y en estado de confusión.

Luego la mujer dio cuenta de que en realidad “tenía pánico a las motos”, tras lo cual “se puso nerviosa y salió corriendo” de la seccional.

Desde Fiscalía indicaron que efectivos de la 10ª “salieron a buscarla y lograron detenerla por el estado de alteración”. Según esa versión, París les brindó a los policías el número de contacto con su familia y así se dispuso su traslado. No pudo concretarse, ya que la mujer “se alteró nuevamente y tuvieron que regresar a la comisaría”.

De acuerdo con la palabra oficial, París “fue alojada en un cuarto de la seccional. En ese lugar, supuestamente se calmó, pero al rato cuando los policías fueron a verla aparentemente había sufrido un paro cardiorrespiratorio”.

Lo cierto es que el caso deja varias dudas. Es que una de las cuestiones que ya quedó confirmada es que María de los Ángeles fue esposada antes de ser llevada al cuarto de la comisaría.

Desde la Fiscalía Regional se dispuso la intervención del gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones, bajo las instrucciones de los fiscales Walter Jurado, de la de Unidad de Homicidios Culposos, y Luis Schiappa Pietra, de Homicidios Dolosos.

París fue revisada en el lugar por un médico policial. De acuerdo con ese primer examen, el facultativo manifestó que el cuerpo “no presentaba signos de violencia externa que no sea compatible con las escoriaciones relatadas cuando la retuvieron porque se alteró”.También se dio intervención a la Dirección de Asuntos Internos.

Desde el Ministerio Público de la Acusación señalaron que la mujer sufriría de esquizofrenia o de ataques de pánico, lo que su familia negó. De todas maneras, todos esos datos aún deben ser confirmados mediante declaraciones testimoniales.

Comentarios