Edición Impresa, Policiales

Más presos que nunca

Pullaro busca endurecer las salidas transitorias de reclusos

Tras la polémica con el Poder Judicial, que otorga esos beneficios, el titular del Ministerio Seguridad presentó una reforma.


El sistema de calificación que rige el comportamiento de los presos santafesinos está a un paso de ser modificado. La valoración de la conducta, en manos del Servicio Penitenciario, es uno de los requisitos clave a la hora de evaluar los beneficios que solicitan detenidos que cumplen condena. La reforma que se viene prevé un endurecimiento en los permisos de salidas transitorias a través del puntaje y fue elaborada por el Ministerio de Seguridad en medio de un fuerte cruce entre su titular, Maximiliano Pullaro, y el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Gutiérrez.

En las últimas semanas, Pullaro dio a conocer las estadísticas de reclusos recapturados que incumplieron el régimen de salidas transitorias y puso en jaque el accionar del Poder Judicial, que es el que otorga ese tipo de beneficios. Pero enseguida, Gutiérrez salió a responderle que los jueces sólo aplican la ley y se basan, fundamentalmente, en el informe que realiza el Servicio Penitenciario, que depende del Ministerio de Seguridad. Es que uno de los requisitos para obtener ese tipo de permisos es tener “conducta ejemplar” durante el encierro.

En relación a los convictos que no regresan a la cárcel tras las salidas transitorias, Gutiérrez fue contundente: “Si de 200 que salen transitoriamente, dos o tres cometen delitos, es grave. Pero tampoco vamos a dejar encerrados a 200 por esos dos o tres”.

En el marco de ese debate, que recrudeció con el crimen de un policía asesinado en marzo pasado por un reincidente con transitoria, la Secretaría de Asuntos Penitenciarios elaboró una modificación del decreto reglamentario 598/11 (Régimen de ejecución de la pena privativa de la libertad) que Pullaro ya entregó al gobernador y sólo resta la firma del mandatario provincial para que se ponga en marcha.

Fuentes de esa cartera dijeron a El Ciudadano que la reforma busca calificar de forma separada “conducta” y “concepto”, y de esa manera restringir los permisos que solicitan los reclusos. Uno de los argumentos esgrimidos es que hay condenados por delitos gravísimos que dentro del penal son ejemplares porque conocen mejor que nadie las reglas del encierro.

Además, la modificación prevé endurecer las condiciones de salidas transitorias entre los internos que sean declarados reincidentes y los que cumplan condena por delitos sexuales.

“Estamos pensando en hacer una modificación en el Servicio Penitenciario, en la conducta y en el concepto. No pueden ser lo mismo. Una es cómo se comportó (el recluso); el otro es sobre el delito que cometió. Y planteamos que el que reiteró un delito no puede tener la misma puntuación que cuando no reincidió”, dijo Pullaro en declaraciones radiales.

En ellas, expresó que hay que ajustar la mirada de justicia: “No se puede dar siempre ese beneficio, debe ser la excepción, no la regla. Si vemos que a partir de esta medida, muchos no vuelven, entonces tenemos que empezar a prever esto”.

Consultado sobre la medida del Ministerio de Seguridad que prevé modificar el sistema de puntajes para endurecer los permisos, el presidente de la Corte Suprema se remitió a sus dichos: “Los jueces evalúan el informe del Servicio Penitenciario para otorgar salidas transitorias. Es todo lo que tengo que decir. Sobre la modificación, pregúntenle a Pullaro”, dijo ayer a este diario Gutiérrez.

Arbitrario

El anuncio causó alerta en la Defensoría Pública, que calificó la reforma como un retroceso en materia de derechos humanos. Principalmente, porque la idea de “concepto” es subjetiva y le devuelve un marco de arbitrariedad al Servicio Penitenciario.

“Nosotros nos vamos a guiar por un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que dice que aún cuando las estadísticas digan que ocho de cada diez internos reinciden, no hay forma de establecer científicamente si una persona está dentro del 80 o el 20 por ciento. El debate es ese”, dijo una fuente de la Defensoría Pública.

“El dato de la conducta es objetivo y mira al pasado: se tienen o no sanciones disciplinarias durante la privación de la libertad. En cambio, el concepto es muy subjetivo y mira hacia adelante. Pero es imposible saber el comportamiento futuro de una persona. Por eso la administración anterior había ligado conducta y concepto. Para eliminar la arbitrariedad del Servicio Penitenciario”, agregó la fuente.

Por último, expresó que “presuponer que cualquier persona, por ser reincidente, va a volver a cometer delitos, es dejarlo afuera del derecho porque científicamente no se puede establecer. Cuando nos encontremos con informes del Servicio Penitenciario que parten de una presunción, llevaremos las causas ante las Cortes”, concluyó.

Huelga de hambre en Unidad 6

Un grupo de 42 presos alojados en el Pabellón 4 de la Unidad Penitenciaria N° 6 mantienen desde el lunes de la semana pasada una huelga de hambre en reclamo por el cumplimiento de los beneficios que otorga la ley penal. Ayer al mediodía, sus familiares hicieron una manifestación en la puerta de la cárcel, ubicada en Francia al 5300, y elevaron un petitorio a la jueza de Ejecución Penal Luciana Prunotto, a quien responsabilizaron por los incumplimientos de derechos como salidas transitorias y libertad asistida. Además, se mostraron preocupados por el estado de salud de los reclusos que mantienen la protesta pacífica hace más de una semana sin respuestas.

“Hace más de una semana que no comen nada y el domingo en la visita los vimos muy desmejorados. Están muy flacos, pero en todos estos días no hubo ninguna respuesta a los reclamos”, dijo Cristian, primo de uno de los presos.

Comentarios