Política, Últimas

PASO A PASO

Pullaro: “Aumentaron todos los índices de delito, son los peores desde el comienzo de la democracia”

Para el ex ministro de Seguridad, la agenda política en el Congreso para defender a Santa Fe debe orientarse hacia el debate acerca de la Hidrovía, la defensa de la producción ganadera y la industria cárnica; la ejecución de obra pública en el territorio provincial, y la ley de Biocombustibles


Maximiliano Pullaro es precandidato a senador nacional. Compite dentro de la interna de Juntos por el Cambio y encabeza la lista “Evolución”, que además lleva a Gabriel Chumpitaz como precandidato a diputado de la Nación. Radical desde la cuna, Pullaro fue ministro de Seguridad de Santa Fe durante la gestión del ex gobernador socialista Miguel Lifschitz, y hace dos años se convirtió diputado provincial por el Frente Amplio Progresista. “Entendimos que teníamos que sumarnos a un proyecto político nacional que enfrente al kirchnerismo en todos lados para poder ganarle y obligar al peronismo a que pueda ser mejor en nuestra provincia y en nuestro país”, dijo a El Ciudadano respecto de la decisión de competir para estas elecciones dentro del espacio político que tiene a Patricia Bullrich como referenta a nivel nacional.

Crítico con la gestión del gobernador Omar Perotti, para Pullaro, la agenda política en el Congreso para defender a Santa Fe en los próximos cuatro años debe orientarse hacia el debate acerca de la Hidrovía, la defensa de la producción ganadera y la industria cárnica; la ejecución de obra pública en el territorio provincial; la ley de Biocombustibles; y la deuda económica que la Nación tiene con Santa Fe.

—Cómo ves hoy a la provincia de Santa Fe.

—Con muchos retrocesos respecto al gobierno que llevó adelante Miguel Lifschitz, del cual yo fui ministro. En materia de Seguridad tal vez es la proyección más palpable, en donde aumentaron todos los índices, llevando a los peores índices desde el advenimiento de la democracia, desde que se tienen datos cuantitativos sobre el registro de delitos.

También en materia de Salud creo que se administró mucho peor que el resto de las provincias. Podemos ver los niveles de aplicación de vacunas y la incapacidad que tuvo el Estado provincial para equipar con mucho tiempo de anticipación al sistema de Salud para la pandemia, que no fue algo que nos sorprendió: tuvimos 90 días de aislamiento para preparar los sistemas de Salud. Si comparamos, Córdoba triplicó la cantidad de camas UTI (terapia intensiva) que tenía la provincia de Santa Fe.

En materia de Educación, la verdad que muy mal. Según datos de la ministra de Educación, solamente el 10 por ciento de los chicos tuvieron contacto con el sistema escolar durante el año 2020, y eso claramente mostró y marcó que no hubo un plan para llegar a los chicos, aunque existía una pandemia única en el mundo. La verdad es que creo que lo único que hizo el gobierno de Omar Perotti es, por la falta de gestión, acumular recursos en plazos fijos y en las cuentas que tiene el Estado, que hoy ascienden a más de 80 mil millones de pesos.

—Cuáles creés que son los principales desafíos de la provincia para los próximos cuatro años.

—Primero tener un proyecto político tan amplio que nos permita pensar cómo ganar el poder en la República Argentina, gobernar el país y gobernarlo bien. En segundo término, llevar adelante transformaciones, plantear por lo menos normas que entendemos que se tienen que modificar y que se tienen que aggionar a los momentos que estamos viviendo. Leyes de reforma sindical, de democratización de los sindicatos; leyes de reforma laboral que garanticen el derecho que tienen los trabajadores pero que también permitan al empresariado y a la industria poder tomar empleados sin que esto sea una carga tal que los ponga al borde de la quiebra. Y, por último, por supuesto, pensar un sistema impositivo diferente, porque claramente este sistema impositivo aumentó en los últimos 20 años casi el 70 por ciento de la carga tributaria y, paralelamente a eso, los pobres se triplicaron o más en la República Argentina. Esos son los temas que tenemos que agendar para debatir en el Congreso.

Y después leyes de Seguridad, como las leyes de extinción de dominio, que le sacan los bienes al crimen organizado. Paralelamente al proceso penal a un narcotraficante, tiene que ir un proceso civil, para que los mismos no puedan corromper o comprar a los mejores abogados. También esto extenderlo a los delitos de corrupción. Es un sistema similar al que tenemos en la provincia de Santa Fe. Nosotros hicimos cuatro remates de bienes secuestrados al crimen organizado durante la gestión de Lifschitz, cosa que llamativamente se dejó de hacer en la gestión de Omar Perotti.

—Qué experiencia te dejó tu gestión como ministro de Seguridad de Santa Fe.

La experiencia que me deja es, fundamentalmente, el ejercicio de la gestión pública. El trabajo que uno tiene que hacer y el esfuerzo que le tiene que poner a la gestión pública, porque con buena voluntad muchas veces no alcanza. Hay que tener decisión política y capacidad de gestión. Creo que no todos lo que hoy pretenden llegar al Senado de la República tienen esas características y condiciones. Viendo lo que fue el slogan de Perotti y su forma de plantear en campaña cómo se resolvían los problemas, y que después todos los problemas se agravaron, sirve para entender que las cosas no se resuelven con slogans que se plantean fácilmente sino que tienen una complejidad mayor. Y esta complejidad la tenemos que tomar y la tenemos que resolver de manera interdisciplinaria las diferentes áreas del Estado, que no pueden actuar cada una como compartimentos estancos.

—Cuál es la agenda para Santa Fe que llevarías al Congreso.

Cuando se habla de defender a la provincia de Santa Fe, es defenderla en serio. Porque, por ejemplo, en obras públicas, de cada cien pesos que ejecutó el gobierno nacional, solamente tres pesos vinieron a la provincia de Santa Fe. Eso realmente habla de que los legisladores nacionales que votaron el presupuesto no priorizaron las demandas y las deudas que hay en la provincia de Santa Fe, como la ruta 33, la 34, la 11, el puente Santa Fe-Santo Tomé, el puente Santa Fe-Paraná, los accesos circunvalares, el acceso a los puertos. Nada de eso se priorizó en los presupuestos. Podemos decir que no se ha defendido a la provincia.

O, por ejemplo, la ley de biocombustibles. El 80 por ciento de los biocombustibles los concentra la provincia de Santa Fe. Sin embargo, los diputados y senadores nacionales del kirchnerismo, y todos los senadores nacionales, votaron en contra de la ley de biocombustibles, defendiendo el lobby de las provincias petroleras. (Roberto) Mirabella y (María de los Ángeles) Sacnun votaron en contra. Eso no es defender a la provincia de Santa Fe. El debate de la hidrovía, un debate trascendental. El kirchnerismo se quiere quedar con la caja, pero no discute un modelo de desarrollo para la provincia y para el país. La provincia de Santa Fe no fue puesta en agenda por los legisladores nacionales, nadie ha defendido a la provincia.

La restricción de la exportación de carne. La carne aumentó desde que se cerraron las exportaciones, no se redujo el valor, empezó a correr riesgo el trabajo en la exportación de carne y sin embargo ningún legislador nacional puso el eje en este debate. Hay cuatro o cinco temas que tienen que ver con la defensa de Santa Fe: la hidrovía; la defensa de la producción ganadera y de toda la industria cárnica; la deuda que tiene Nación con la provincia de Santa Fe; la obra que no llega y la poca ejecución de obra pública que tenemos en la provincia; y la ley de biocombustibles. Me parece que son temas centrales para poner en agenda, agenda que está ausente en nuestra provincia.

—Por qué decidiste salir del Frente Progresista Cívico y Social para integrar Juntos por el Cambio.

Nosotros entendimos que teníamos que sumarnos a un proyecto político nacional que enfrente al kirchnerismo en todos lados para poder ganarle en todos lados, para obligar al peronismo a que pueda ser mejor en nuestra provincia y en nuestro país. Entendimos que un proyecto político provincial no alcanza para defender o cambiar y transformar el sistema de acumulación económica y de poder político que hay hoy en la República Argentina y, en este sentido, nos sumamos hoy a Juntos por el Cambio.

Comentarios