Policiales

Juicio oral Los Patrones

“Pudimos comprobar la existencia de una organización”

El jueves próximo el Tribunal Oral Federal N° 3 dará a conocer su veredicto en el juicio oral por la causa Los Patrones que tiene como uno de los cabecillas al líder de la banda Los Monos, Ariel Máximo "Guille" Cantero. El fiscal de juicio dio su parecer sobre las pruebas aportadas


El fiscal federal de juicio Federico Reynares Solari, quien tiene a su cargo el primer juicio oral por drogas que se le sigue a los integrantes de la banda Los Monos, confía en que el próximo jueves el tribunal dicte un fallo condenatorio, ya que consideró que durante el debate oral quedó comprobada la participación de los imputados y la existencia de “una organización” que comercializaba estupefacientes.

El fiscal dijo que aguarda que la sentencia que se dará a conocer el jueves el Tribunal Oral Federal 3 (TOF3) de Rosario –integrado por los magistrados Ricardo Vázquez (presidencia), Osvaldo Facciano y Eugenio Martínez– “refleje las penas” que fueron solicitadas.

“La expectativa que tenemos es que la sentencia refleje las penas que hemos pedido pero fundamentalmente los hechos, más allá de los nombres involucrados”, dijo Reynares Solari a la agencia de noticias Télam

Para el fiscal, “lo importante es que se trata de una investigación de una organización que entendemos que pudimos probar en sus diferentes eslabones y distintas modalidad de comercialización”.

Por primera vez en más de una década, algunos de los miembros de la banda Los Monos llegaron a juicio oral en una causa por narcotráfico, que según investigadores policiales y judiciales es su principal actividad ilícita.

La cúpula de la organización criminal fue enjuiciada este año por la Justicia provincial santafesina por delitos como asociación ilícita y homicidios, pero hasta 2015 el fuero federal no había puesto la lupa sobre la banda de la zona sur de Rosario.

El próximo jueves a las 15 el TOF3 leerá la sentencia del debate oral que se inició el 20 de septiembre pasado y en el que hay 39 imputados por narcotráfico.

El fiscal pidió en su alegato final 18 años de reclusión para el jefe de la banda rosarina, Ariel Máximo “Guille” Cantero; igual monto de pena para su lugarteniente Jorge Emanuel “Ema” Chamorro y 12 para las parejas de ambos, Vanesa Barrios y Jésica Lloan.

“Consideramos que esas cuatro personas son los organizadores, los que tenían los roles fundamentales”, dijo Reynares Solari.

Recordó que, según la acusación, Cantero y Chamorro organizaban la venta de drogas mientras “estaban privados de la libertad” en la cárcel santafesina de Piñero, para lo cual “necesitaban de las mujeres para llevar las órdenes a la práctica”.

“Consideramos que se probó durante el juicio quiénes ocupaban los roles de distribuidores, tareas logísticas y encargados de puntos de venta”, amplió el fiscal.

La causa se inició en 2014 a raíz de una denuncia sobre la existencia de un búnker de venta de drogas en la zona sur de Rosario, y la investigación ascendió a las líneas medias de la organización hasta dar con sus líderes, quienes organizaban el tráfico desde la cárcel, según la teoría del caso de la Fiscalía.

Entre los acusados también hay un hombre, Horacio Luis “Cocinero o Viejo” Castagno, sindicado como encargado de un laboratorio ubicado en Corrientes al 1900 en el centro en el que se producía cocaína para la banda.

Las escuchas permitieron al juez federal de primera instancia, Marcelo Bailaque, ordenar en diciembre de 2015 más de una decena de allanamientos que permitieron secuestrar un camión con 341 kilos de marihuana en la localidad chaqueña de Santa Sylvina, que presuntamente tenían como destino los puntos de venta de Rosario.

El fiscal también pidió una pena de 10 años de prisión para la madre de “Guille” Cantero, Celestina Contreras, quien en un juicio abreviado de la Justicia provincial había acordado tres años de prisión en suspenso como miembro de una asociación ilícita.

Para Reynares Solari, la causa denominada Los Patrones permitió por primera vez llevar adelante “una investigación totalizadora” que no se limitó “al transporte o los puntos de venta” de estupefacientes.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios