Espectáculos

Sábado, en Plataforma Lavardén

“Pucha”: noche de Stand up que viene con yapa

Tras su exitoso paso por el porteño Paseo La Plaza, llega hoy a Rosario “Pucha”, propuesta que reúne en escena a los talentosos Malena Guinzburg, Fernando Sanjiao, Pablo Fábregas y Diego Scott


“Con todo se puede hacer humor, siempre y cuando se tenga en cuenta para qué o por qué decís lo que decís”, expresó convencido el humorista Fernando Sanjiao (Comedy Central), uno de los cuatro integrantes del elenco de Pucha, espectáculo de Stand up que completan Malena Guinzburg (Morfi), Pablo Fábregas (Radio Metro) y Diego Scott (PPT, Rock and Pop), propuesta que este sábado llega a Rosario y que sigue al exitoso Canchero que ya pasó por la ciudad en un par de ocasiones.

Pucha es un show que, además de las típicas rutinas conjuntas y en solitario de sus protagonistas a proscenio y frente a un micrófono, incluye multimedia y coreografías, y por tres temporadas llenó una de las salas del porteño Paseo La Plaza. Allí, el cuarteto ofrece una vuelta de tuerca a la tradición, con mucho humor, también, dentro de una serie de proyecciones tanto fijas como móviles, con una apuesta fuerte por lo musical.

“Hay mucho Stand up hoy en la Argentina, hay mucha gente y muchos estilos conviviendo; hay gente que es más nueva y otra que ya tiene su tiempo. Por suerte hay de todo, y el fenómeno creció en general. Y como toda cosa nueva, siempre hay un poco de resistencia frente a propuestas que gustan más o menos. Las hay para más jóvenes, para gente más grande, con un estilo más o menos picante frente a otro de un humor más blanco, o quizás otro más de un tono político”, analizó Sanjiao de vasta experiencia y, como sus colegas, “con un largo tiempo de escenario”.

“En esta construcción en equipo que comenzó con Canchero, encontramos un lugar que, entendemos, es en el que la gente nos quiere ver. Y algo que tiene el Stand up es que parece fácil, que cualquiera lo puede hacer, pero se requiere de todo un trabajo de preparación y entrenamiento; además tiene que haber un guión y que la gente te entienda, te escuche y finalmente se ría”, explicó Sanjiao hablando de la complejidad de una estética que lo cuenta entre sus referentes.

Y destacó: “Creo que en medio de tanta gente haciendo Stand up, la diferencia está entre aquel que tiene algo para contar y el que solamente se está haciendo el gracioso; al menos eso es lo que se ve en un comediante que genera empatía con el público, y con el que la gente se identifica. Más allá de ser un observador de la realidad, es fundamental estar contando algo; tiene que haber algo más que el simple chiste, porque de otro modo no funciona. En todo caso, con el tiempo, puedo decir que lo que más funciona es lo que es más honesto para uno: podés hacer un humor muy absurdo, pero a la vez, en tu observación, tiene que haber un planteo de realidad”.

Finalmente, el consagrado humorista de quien por estos días se puede disfrutar de Hombre, unipersonal pensado y rodado especialmente para la plataforma de contenidos Netflix, completó respecto de los límites que este tiempo le impone al humor: “Con todo se puede hacer humor, siempre y cuando se tenga en cuenta para qué o por qué decís lo que decís; si hay algo honesto, si hay un padecimiento real, yo creo que se puede hablar de eso. Por ejemplo: puede ser que te cueste el feminismo, y que quieras ser progre pero que no te salga (risas). De todos modos, ya no da hacer humor con temas que hablan de lo insoportable que supuestamente son las mujeres, entre otras variables, porque son ideas referenciales de un tipo de humor que por suerte hemos superado. Y respecto del feminismo y del momento que estamos viviendo, creo que lo interesante es que ahora el humorista tiene que hacerse más cargo de lo que diga, ya no corren las generalizaciones, ya no corre esto de decir un texto que pueda decir cualquiera; por el contrario, quien lo diga, deberá tener las justificaciones respecto de lo que dice, porque de otro modo no tiene sentido”.

Para agendar

Pucha se presenta este sábado, a las 21.30, en el Teatro de la Plataforma Lavardén, de Sarmiento y Mendoza, con una entrada general de 400 pesos

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios