Ciudad

De cráteres y pozos

Proyecto que entró al Concejo de Funes hace reír y llorar

Walter Andreozzi, abogado, presentó formalmente un escrito para hermanar esa localidad con la luna “por la gran cantidad de cráteres”.


El hombre se cansó de los pozos. Y un día, de golpe, se le ocurrió una idea muy particular. Con fino humor e ironía (además de creatividad) en buena parte del texto, un vecino de Funes presentó días atrás en el Concejo un proyecto para hermanar a esa localidad con la Luna “por la gran cantidad de cráteres que hay”.

El autor de la iniciativa es Walter Andreozzi, un abogado laboralista que vive en Funes desde julio de 2001, cuando la localidad aún era muy pequeña y (también en el marco de la crisis que estallaría meses después) los vecinos compraban las lámparas del alumbrado público “para que el municipio las coloque”, recuerda.

El hombre contó cómo se le ocurrió la idea: “Yo volví hace poco de vacaciones. Y en uno de esos días en los que tenés que llevar a tu hijo de acá para allá, renegando con los pozos, me salió de adentro decirle; esto parece la luna, está intransitable. Esa frase fue el disparador. Igual, yo ya había presentado otras notas formales pidiendo que arreglen las calles. Esta no fue la primera”.

 

La idea

 

El proyecto ingresó formalmente la semana pasada  al Concejo.

Para arrancar, la iniciativa destaca en los considerandos (donde se exponen los argumentos que luego desembocan en la propuesta) que “en el 99,99% de la ciudad las calles se encuentran en muy mal estado de conservación, siendo intransitables en días normales; y agravado en días de lluvia, donde se originan profundas huellas que se imprimen por el paso del tránsito vehicular de los vecinos”.

“Según manifiestan los vecinos, en dichas arterias, en el transcurso de los últimos años no se les realizó ninguna mejora ni estabilizado. Esta situación se viene reiterando, sin soluciones, generando daños económicos por roturas. Resulta necesario articular un convenio de colaboración y complementación con territorios de características similares a Funes a los fines de coadyuvar en la solución de los problemas citados”, agrega el proyecto de ordenanza.

Así, es el tercer párrafo donde comienza brotar el humor y la ironía, siempre en el marco del formalismo propio con que se presenta cualquier proyecto.

“Por la situación actual del estado de conservación de las calles de la ciudad, se identifica a La Luna como el territorio de mayor similitud por la presencia “cráteres” conocidos como terra; que en aquel supuesto, se corresponden a la corteza original de la Luna, rota y fragmentada por el impacto de meteoritos, asteroides y cometas. Y en este caso al abandono y a la desidia de muchos años de inacción y falta de un programa serio de mantenimiento”, detalla el texto.

La propuesta que llega al final es desopilante. “Instrúyase al Departamento Ejecutivo Municipal que, por medio del área que corresponda, celebre un convenio de hermanamiento con la luna a través de la  Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (Nasa), como agencia del gobierno estadounidense y responsable del programa espacial civil, así como de la investigación aeronáutica y aeroespacial”, escribe Andreozzi.

El párrafo de cierre tampoco tiene desperdicio. “Facultase y autorízase al intendente Municipal y/o funcionarios del área respectiva a contratar un viaje (sólo de ida) a la luna a verificar la similitud del estado de la superficie lunar y de las calles funenses”.

Andreozzi contó que la idea fue ponerle un poco de humor a lo que se vive diariamente en Funes.

“Con esto no vamos a cambiar el mundo. Yo no tengo nada que ver con ningún partido político. Pago mis impuestos para que al menos se haga el mantenimiento básico de las calles. Pero la situación es muy complicada. Es insufrible andar por Funes. Tal vez con un poco de ironía despertás el interés de los funcionarios”, señaló.

Si te gustó esta nota, compartila