País

El peor pecado

Próvolo: 10 años de cárcel en juicio abreviado a un acusado

Uno de los acusados en los casos de abusos a menores hipoacúsicos en el instituto católico Antonio Próvolo de Mendoza se declaró culpable en un juicio abreviado y fue condenado a diez años de cárcel


El instituto Próvolo fue cerrado en noviembre de 2016 por las denuncias de abusos a niños y niñas.

Uno de los acusados en los casos de abusos a menores hipoacúsicos en el instituto católico Antonio Próvolo de Mendoza se declaró culpable en un juicio abreviado y fue condenado a diez años de cárcel.

A la condena se llegó mediante un acuerdo entre las partes defensoras y acusadoras de Jorge Bordón, de 55 años, ex monaguillo en el instituto Próvolo, que fue cerrado en noviembre de 2016 por las denuncias de abusos a niños y niñas.

La novedad ocurrió este martes cuando se hizo la audiencia preliminar por el caso y se propusieron las pruebas, informó el portal del diario Uno.

Según explicó el fiscal Gustavo Stroppiana, la defensa propuso un arreglo en el que se reconocía la responsabilidad penal y la calificación legal de los hechos.

La parte acusadora aceptó y Bordón recibió una condena efectiva de diez años de prisión, menor a la que podría haber recibido en un juicio común en el que las penas previstas por ley llegan hasta los 50 años de prisión.

“El ministerio público accedió a la petición, por la edad y su familia. Así se lo hizo saber y fue condenado”, señaló el fiscal.

Para la querella, que Bordón haya reconocido su culpabilidad es positivo: “Nos da paz que acepte que es culpable, acepte la condena y que los hechos son tal cual”, explicó el abogado Sergio Salinas.

La sentencia fue acordada por once hechos y cinco víctimas y el condenado reconoció que los abusos se produjeron dentro del Próvolo y que los demás acusados tenían conocimiento de los hechos.

“Para nosotros es una gran demostración de que la sistematicidad de abusos está probada”, manifestó.

La causa estaba caratulada “Abuso sexual con acceso carnal gravemente ultrajante agravado por la situación de guarda y la convivencia en concurso con corrupción de menores”, todos ellos hipoacúsicos.

El abogado Oscar Barrera adujo que con lo sucedido este martes “se quebró el primero de los imputados y esto prueba que los chicos no mienten y hoy lo ha reconocido uno de los imputados”.

“Bordón es un nexo entre los jardineros y el personal eclesiástico, pero estaba encargado de la guarda de los chicos”, explicó Barrera.

Bordón, quien se encontraba detenido desde el inicio del caso, ya quedó con condena firme y no será sometido al proceso que se fije para los otros tres imputados de la primera causa: el empleado administrativo Armando Gómez y los curas Nicola Corradi y Horacio Corbacho, quienes irán a juicio.

El monaguillo y empleado administrativo fue denunciado por once abusos y corrupción de menores, entre ellos uno de los cometidos y denunciados oportunamente en 2008.

“Acordamos el mínimo legal de la pena, y entendemos que es beneficioso para el imputado porque se trata de una causa muy relevante y en la que se espera que haya penas altas. Entonces, al acordar el juicio abreviado, le ahorramos al imputado el juicio y una condena más alta”, dijo su abogado, Maximiliano Legrand.

Bordón cumplirá la condena en su celda de la cárcel de Boulogne Sur Mer, en donde se encuentra desde hace dos años, cuando fue detenido por los abusos.

Una vez que cumpla la mitad de la condena podrá solicitar el régimen de salidas transitorias, es decir, dentro de tres años.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios