Edición Impresa, Le ponen la firma

Política

Provincias resisten planteo de Vidal y piden nueva ley

María Eugenia Vidal llevó ante la Corte Suprema su reclamo para aumentar los recursos que Buenos Aires recibe por el Fondo del Conurbano; gobernadores intensificaron resistencia para evitar que cualquier recomposición al mayor distrito del país afecte la coparticipación de sus provincias.


Luego de que la macrista María Eugenia Vidal llevara ante la Corte Suprema su reclamo para aumentar los recursos que Buenos Aires recibe por el Fondo del Conurbano, los gobernadores intensificaron su resistencia para evitar que cualquier recomposición al mayor distrito del país afecte la coparticipación de sus provincias.

Y reclaman, en cambio, que se discuta una nueva ley de Coparticipación, la mayor asignatura pendiente en el debate político-económico del federalismo.

Pese al reconocimiento general sobre la “razonabilidad” del reclamo bonaerense por casi $300.000 millones, la mayoría de los mandatarios coincide en que esa reestructuración no puede hacerse en detrimento de los recursos coparticipables, sino a partir de un mecanismo que atienda el desequilibrio en un debate más amplio sobre los recursos nacionales.

El sanjuanino justicialista Sergio Uñac insistió en esa postura. Dijo que “el reclamo bonaerense no debe resolverse a costa de otras provincias” y aportó como “solución” el debate de una “nueva ley de coparticipación”.

La postura del delfín de José Luis Gioja había sido gravitante horas antes de la reunión que los gobernadores mantuvieron la semana pasada con Rogelio Frigerio en la Casa Rosada para activar la devolución del 15% de la coparticipación retenida para financiar la Anses. Ese día, Uñac ofició de vocero de sus pares y exigió al ministro del Interior retirar del acuerdo que firmarían ese día cualquier mención sobre el asunto, para evitar que los distritos quedaran comprometidos a futuro en una posible discusión.

La pretensión del gobierno en ese sentido había trascendido horas antes y estuvo a punto de hacer naufragar el histórico pacto que Mauricio Macri y las provincias sellaron en mayo en Córdoba.

En las últimas horas también se conoció el malestar de los santafesinos, que unificaron fuerzas en la Legislatura impulsando una declaración para que los senadores nacionales de ese distrito no permitan el avance en el Congreso de ninguno de los tres proyectos presentados para descongelar el Fondo del Conurbano.

El propio gobernador Miguel Lifschitz consideró que “Buenos Aires está en su derecho de reclamar fondos, como lo hicimos nosotros con el 15% de la coparticipación, pero no puede hacerse quitándole ni un peso al resto de los distritos”.

Una postura idéntica planteó el entrerriano Gustavo Bordet, quien sostuvo que esa devolución “no puede hacerse en detrimento de los recursos coparticipables”.

El Fondo del Conurbano fue creado en 1992 para compensar los 8 puntos de coparticipación que Buenos Aires cedió en 1988. Quedó compuesto por el 10% de lo recaudado por Ganancias, hasta que en 1996 se fijó un tope de $650 millones, que nunca se actualizó.

Los tres proyectos presentados (Jaime Linares (GEN), Federico Pinedo (Cambiemos) y Juan Abal Medina (FpV) apuntan a que Buenos Aires pase de percibir los $650 millones anuales a $49 mil millones.

Comentarios