El Hincha

Básquet

Provincial le regaló una noche de emociones fuertes al básquet de la ciudad

Boca superó a Atenas de Córdoba en el Salvador Bonilla en un amistoso que trajo a dos elencos de la máxima categoría nacional a la ciudad tras 15 años y que fue también la excusa para homenajear a un talentoso que salió del Rojo y triunfó en el mundo: Adrián Boccia


Adrián Boccia en familia y con el regalo del Rojo. Fotos: Federico Cabello para Provincial.

Qué hermoso es el básquet cuando se aleja de las mezquindades y apela a la generosidad. Qué emotivo es ver a un inmenso grupo de personas disfrutar por el éxito de otras, acompañar, sentirse partícipes, involucrarse, aunque la camiseta que se lleva en el corazón no esté en el rectángulo.

Provincial le hizo en la noche del domingo ese regalo al básquet de Rosario, y claro, con su trabajo denodado, más esfuerzo económico y organizativo se auto obsequió una tarde noche fantástica, sin alardes ni venta de humo, con las complejidades de las cosas simples pero emotivas. En definitiva, las que realmente importan en este mundo que vive corriendo detrás del pseudo engaño marketinero.

¿La excusa? Traer un partido de Liga A a Rosario tras 15 años. ¿El motivo?  Homenajear a Adrián Boccia, hombre de la casa que fue profeta en su tierra y que tras un par de décadas volvió a anotar en el Bonilla con la misma camiseta que se lo llevó de la ciudad hace ya largo tiempo a cambio de las jirafas y los aros en los que la volcó en esta noche del domingo ante Atenas.

El marco fue importante en tiempos de Covid, respetando habilitaciones y protocolos, dividiendo a los espectadores neutrales de los cordobeses y xeneizes y con una tribuna para los socios del Rojo. Y en cada uno de los sectores el clima fue el mismo, diversión, aplausos, aliento y respeto, correspondido desde el terreno de juego con dos planteles que se brindaron a pleno.

Las emociones llegaron temprano, primero con la distinción de Provincial a Omar Cantón, quien estuvo acompañado por sus padres, y luego con el homenaje a Boccia, con la camiseta 7 del Rojo de la mano de su gran amigo Pablo Fernández y de los hijos de Adrián. No se animaron a la mitad de cancha, pero su esposa, familia y en especial papá Cacho acompañaron emocionados a un lado del rectángulo.

El mismo Adrián reconoció que tantas sensaciones juntas le hicieron difícil mantener el foco en el partido, ese amistoso por el que tanto se trabajó y se consiguió gracias a la iniciativa y las gestiones del grupo de trabajo del básquet del Rojo pero también por la gran predisposición de los elencos de la Liga, que cuando ven seriedad responden a tono con las circunstancias.

En el juego, el ritmo fue propio del momento de pretemporada y de los recaudos de dosificar minutos con el inicio del Súper 20 a la vuelta de la esquina, pero poco a poco se fueron metiendo en partido y se soltaron.

Boca encontró más rápido la fluidez, halló puntería perimetral y abrió la brecha en el marcador ante un Atenas que perdió muchos balones ante una defensa solidaria y bien plantada, y que no podía desequilibrar con sus internos pero tampoco la metía de tres.

Sin embargo, no hubo contundencia del Xeneize y sí algo de reacción de los cordobeses, con intensidad en el recambio y buenas resoluciones de Zalio para cerrar el primer tiempo 34 a 28 en una diferencia que no se ajustó a la realidad del partido.

E incluso un buen lapso de Atenas de la mano de Cantón le permitió arrimar y quedar apenas a tres puntos. Claro que hasta allí no había tomado protagonismo Vildoza y cuando el partido lo necesitó el base no sólo generó sino que desequilibró con acciones individuales como larguísimos tiros o espectaculares rompimientos.

Ya no podría Atenas volver al juego y entre Boccia y su talento, más Nesbitt y sus volcadas, Boca redondeó una buena victoria de cara a su debut ante San Lorenzo en el Súper 20.

Con algunos segundos por jugar, Gonzalo García sacó a Boccia para la ovación del público en la postal que faltaba para una noche de leyenda.

Los planteles le devolvieron el cariño a la gente desde el centro del campo de juego y Adrián le obsequió su camiseta con la firma de todo el plantel a Marcelo Bloch como una de las cabezas del nuevo proyecto que desde hace un tiempo está apostando al básquet de Provincial, por ahora fuertemente en la base pero mirando de reojo escalar con el equipo de primera.

Anoche probaron que sin celos ni mezquindades políticas, con puro esfuerzo e iniciativa se pueden lograr buenos espectáculos.

 

SÍNTESIS

ATENAS 64: Alonso 10, Gamboa 4, Mosley 8, Hure 7, Cantón 15 (fi), Araujo 0, Andrés 0, Córdoba 3, Basualdo 9, Zalio 8. DT: Sebastián Saborido.

BOCA 76: Vildoza 17, Schattman 15, Boccia 15, Nesbitt 11, Aguerre 12 (fi), Buendía 2, Cavallero 2, Guerrero 0, Romegialli 0, Conte Grand 0, Berrios 2. DT: Gonzalo García.

ESTADIO: Salvador Bonilla (Provincial).

ÁRBITROS: Olivera, Petrone y Jerez

PARCIALES 9/19, 28/34 y 52/59

 

PREMIO AL ESFUERZO Y LA APUESTA

Todas las áreas del básquet de Provincial trabajaron a destajo para cumplir con los requisitos necesarios y regalar un gran espectáculo para la ciudad. Entrenadores y jugadores colaboraron también en la organización. Felicitaciones por el esfuerzo.

LA MEJOR ONDA

Tras el juego, los jugadores de ambos planteles fueron muy atentos con todos aquellos que se acercaron a pedirles fotos y se mostraron agradecidos por el cariño.

 

SE EXTRAÑABA LA LIGA

En 2006 Boca le ganó a Peñarol la final de la Copa Argentina en Newell’s. Desde allí no había duelo en la ciudad entre elencos de la máxima categoría. A su vez, Provincial fue el único elenco rosarino en jugar en la Liga A, allá por finales de los 80.

Comentarios