Edición Impresa, Mundo

Protesta turca a EE.UU. por nombrar genocidio armenio

Ankara advirtió a Washington por consecuencias negativas debido a resolución del Congreso norteamericano.

 

Decenas de turcos protestaron ayer frente a la embajada de EE.UU. en Ankara.
Decenas de turcos protestaron ayer frente a la embajada de EE.UU. en Ankara.

Turquía advirtió ayer a Estados Unidos de consecuencias diplomáticas negativas y retiró a su embajador de Washington luego de que legisladores estadounidenses aprobaran una resolución que califica de “genocidio” la matanza de armenios en Turquía entre 1915 y 1918, bajo el Imperio Otomano y durante la Primera Guerra Mundial.

El canciller turco, Ahmet Davutoglu, dijo que su país, la única nación musulmana miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otán) y un aliado clave de Estados Unidos, evaluará las medidas a tomar, y agregó que el asunto es una cuestión de “honor” para Turquía.

La resolución no vinculante fue aprobada ayer por la Comisión parlamentaria de Exteriores por el mínimo margen posible de 23 votos contra 22, y ahora la medida debería ser votada por el pleno de la Cámara de Representantes, donde su aprobación es incierta. Minutos después de la votación, Turquía retiró a su embajador de Washington.

Historiadores estiman que 1,5 millón de armenios fueron muertos por los turcos otomanos durante los años de la Primera Guerra Mundial, un evento considerado por innumerables investigadores como el primer genocidio del siglo XX.

Turquía niega que las muertes equivalgan a un genocidio y dice que la cifra de víctimas fue inflada y que los fallecidos perecieron como consecuencia de una guerra civil y de la agitación de los años previos a la caída del Imperio Otomano.

El presidente Barack Obama había objetado la resolución, pero Turquía quiere que tome medidas más contundentes.

“Esperamos que la administración estadounidense despliegue esfuerzos más efectivos. De otra forma, el panorama por delante no será positivo”, dijo Davutoglu. Con quejas a la “falta de visión estratégica” de Washington, el ministro dijo que la administración Obama no tomó suficientes medidas para bloquear la votación y llamó al gobierno de Estados Unidos a evitar que la media se vote en el pleno de la Cámara.

En tanto, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, dijo que su gobierno pondrá todo el esfuerzo para frenar la iniciativa en el pleno del Congreso.

La medida se aprobó en momentos en que Washington busca el apoyo de Turquía, que actualmente integra el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, a sanciones contra Irán por su programa nuclear. La cooperación de Turquía también es esencial para las guerras que EE.UU. libra en Irak y Afganistán. También están en juego contratos de defensa, ya que Turquía es un mercado muy importante para las compañías armamentísticas estadounidenses que hicieron lobby contra la medida.

Davutoglu dijo que el embajador estadounidense fue convocado a la Cancillería turca para discutir el tema. El embajador estadounidense, James Jeffrey, dijo que el gobierno de su país se opone a la resolución.

El canciller turco dijo también que la votación había puesto en peligro el proceso de normalización de relaciones con Armenia iniciado por Turquía el año pasado.

En tanto, el gobierno de Armenia saludó ayer la aprobación de la moción que reconoce el genocidio de su pueblo a manos del Imperio Otomano.

Comentarios