Ciudad, Edición Impresa

Protesta de los vendedores de tarjetas para ómnibus

Ayer estuvieron en la comisión de Servicios Públicos del Concejo y hoy los recibirán en la Intendencia.

Los trabajadores que se desempeñan en las cabinas que expenden tarjetas magnéticas para el transporte urbano de pasajeros se encuentran de paro desde la mañana de ayer en reclamo de un aumento en los haberes que perciben y para pedir que la futura tarjeta inteligente pueda recargarse en las actuales cabinas.

Ante la posibilidad de perder su fuente de trabajo ayer concurrieron a plantear su preocupación en la comisión de Servicios Públicos del Concejo Municipal, mientras que simultáneamente un piquete cortó el tránsito en la intersección de Buenos Aires y Córdoba. Hoy, a las 11, los recibirá el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Fernando Asegurado.

La venta de las tarjetas a través de las cabinas la realiza la Cooperativa La Unión Limitada, cuya presidenta, Sandra Mansilla, explicó a El Ciudadano que quieren que la recarga de las futuras tarjetas inteligentes “se haga en las cabinas”, y en tal sentido indicó que ello técnicamente es posible dado que se requieren equipos pequeños.

En las treinta cabinas distribuidas en toda la ciudad se desempeñan unas 70 personas que cobran aproximadamente unos 1.500 pesos mensuales. Para el pago el Banco Municipal de Rosario destina una suma de 127.000 pesos por mes y los vendedores piden ahora “48.000 pesos más”, señaló Mansilla. La mujer destacó que el reclamo viene desde el mes de diciembre, cuando entre otros rubros se les incrementó el monotributo.

Indicó Mansilla que “mientras otros gremios han logrado entre 500 y 600 pesos de aumento por mes nosotros pedimos 180 pesos”.

En cuanto a otras condiciones de trabajo, mencionó que si bien se concretaron algunas mejoras, como la instalación de aire acondicionado en las cabinas, que era un viejo reclamo de quienes allí se desempeñan, también solicitan la colocación de rejas “porque todos los fines de semana algún vidrio o alguna chapa es rota y ese lunes la cabina no puede abrir”.

Cabe mencionar que la casi totalidad de los integrantes de la Cooperativa son discapacitados y en tal sentido durante su presencia en el anexo del Concejo Municipal, indicaron: “Estamos preocupados porque casi todos nosotros no tenemos otro medio de sustento diario y, según nos dijeron, el sistema de recarga no se va a realizar en los puestos”.

En el Concejo recibieron a los integrantes de la Cooperativa la presidenta de la comisión de Servicios Públicos, Clara García, del bloque socialista, y los ediles Manuel Sciutto, titular de esa bancada; Fernando Rosúa, de Encuentro por Rosario; Norma López, del Frente para la Victoria, y Alfredo Curi, del Partido del Progreso Social.

Por su parte el concejal Jorge Boasso, de Intransigencia y Renovación Radical (IRR), precisó que en 2008 se aprobó un decreto de su autoría por el que se dispone que las nuevas tarjetas inteligentes deberán ser recargadas en las actuales cabinas de expendio de tarjetas.

Indicó asimismo Boasso, sobre el reclamo salarial de los vendedores de tarjetas, que desde 2007 existe un proyecto de ordenanza en el que se relaciona el incremento de la remuneración de los expendedores al precio del boleto. Recordó en tal sentido que dicho proyecto “tiene presentados más de 40 pedidos de preferencia para que sea tratado en comisión, pero nunca tuvimos esa suerte”.

El edil radical sostuvo que la Municipalidad “tiene el deber de encontrar una rápida solución a los problemas de precarización laboral del personal”, y recordó que “hoy sólo funcionan treinta cabinas expendedoras en todo Rosario, y a diario se registran denuncias sobre la falta de tarjetas en diferentes puntos de la ciudad”.

En el mismo sentido aseveró que “a la gente le cuesta conseguir tarjetas en los barrios”.

Comentarios