Ciudad

Pedagogía vigilada

Profesor de la Orquesta Ludueña fue imputado por abuso

Dos alumnas de 13 y 15 años lo denunciaron y la jueza Melania Carrara le prohibió acercarse a las menores por tres mes días mientras avanza la investigación. Según los familiares, existe un tercera víctima que aún no denunció


Arte El Ciudadano

La Justicia imputó de abuso sexual simple y exhibiciones a un profesor de música de la escuela orquesta de barrio Ludueña. Dos chicas de 13 y 15 años que tomaban clases en el espacio municipal lo acusaron esta semana pero los hechos ocurrieron a mitad de año. La fiscal Noelia Ricardi pidió que el hombre no se pueda acercar a ellas durante tres meses y se presente una vez por semana a la Justicia. La jueza Melania Carrara aceptó y el docente podrá enfrentar un juicio con penas que van de seis meses a cuatro años de prisión, según el artículo 119 del Código Penal. Los familiares de las chicas que se presentaron como querella en la causa pidieron que no vuelva a dar clases y adelantaron que hay otro caso que aún no salió a la luz. Según dijeron, el hombre era el único entre los profesores que evaluaba y daba acceso a que los chicos y chicas puedan usar y llevarse el contrabajo para practicar.

Este martes en la audiencia imputativa la fiscal contó la primera denuncia. Era de una de las alumnas del espacio pedagógico que cuenta con 25 talleres de trombón, percusión, clarinete, entre otros instrumentos. Ella tiene 13 años y desde 2015 estudia contrabajo. Una tarde de junio salió de una clase y volvió a su casa con su padre. Durante las 20 cuadras entre el Centro Municipal de Distrito Noroeste y su casa no dijo ni una palabra. Llegó a la casa, abrazó a la mamá y se largó a llorar. Entre lágrimas le contó que esa tarde durante la clase el profesor se había parado detrás de ella y se había bajado los pantalones y el calzoncillo. Después se paró frente a ella detrás del atril y volvió a bajárselos. Estaban solos, ella se puso nerviosa e intentó seguir tocando el contrabajo. No quería mirarlo pero vio que se movía hasta que golpearon la puerta del salón y él se incorporó. Ese día la familia hizo la denuncia en la Municipalidad y al día siguiente en la Comisaría de la Mujer. Un día después la familia se presentó como querellante en la causa de abuso. Los padres dijeron que desde junio tuvieron reuniones con los directivos de la orquesta y del Centro Municipal de Distrito, pero que no recibieron respuestas inmediatas. Por eso contactaron a la concejala Norma López, quien informó en un comunicado el caso. La Justicia corroboró el testimonio y la fiscal sostuvo que podrá ampliarlo en el método de entrevista Cámara Gesell. Después de la denuncia, el municipio le inició un sumario administrativo al docente y lo trasladó al Ensamble Municipal de Vientos donde trabaja con adultos.

“Él vulneró el derecho de mi hija a su integridad sexual y cometió abuso de su poder como docente. Con apenas 13 años mi hija tuvo que ver y padecer situaciones que jamás le habían pasado. Fue un momento doloroso. Nos afectó y ella está en tratamiento con una psicóloga. No estamos en contra de la orquesta sino en contra de este sujeto”, dijo la mamá de la adolescente en la audiencia. “Mi hija es menor de edad y es tímida. Fue con la ilusión de aprender un instrumento y él se abusó de la situación de poder que tiene. No le importó que el padre de la nena estuviera en la puerta esperándola. Queremos justicia y que no pueda dar más clase frente a niñas”, agregó la madre.

Un mes después llegó otra denuncia que también fue compartida este martes en la audiencia. La hizo la familia de otra alumna de 15 años que tomaba tres clases semanales desde 2011. En los últimos meses le había dicho a la madre que no quería seguir tocando. Cuando supo que una compañera había denunciado al docente, ella les contó el por qué. Dijo que en reiteradas oportunidades el profesor le exhibió sus genitales durante los ejercicios de estiramiento y que se le acercaba. En la última clase a la que ella fue, el profesor le sacó una foto con su celular para corregirle la postura. Le dio el teléfono, se la mostró y le pidió que la borrara. Cuando lo hizo, la chica vio una foto del docente desnudo. Ese día la familia lo denunció en la Comisaría de la Mujer y también en el Ministerio Público de la Acusación (MPA). Según un informe psicológico, este tipo de conductas empezaron cuando la chica tenía 13 años. En dos años la chica tuvo problemas de salud y de conducta, pero, siempre según dijeron los familiares, que desde que pudo contar lo que vivió, volvió a socializar.

Autoridad y descargo

El docente imputado es el único encargado de evaluar el progreso de los alumnos y alumnas, calificarlos para recibir el contrabajo en comodato, es decir, que lo puedan llevar a sus casas los fines de semana y en vacaciones para practicar. También era el encargado de abrirles la puerta a la sala de ensayo donde comparten práctica con el resto de la orquesta.

Este martes el acusado pidió la palabra y negó todo. “En ningún momento me bajé los pantalones ni lo insinué. Ni delante de los alumnos ni en ningún ámbito. Ni menores ni mayores. No está dentro de mi persona. En ningún momento hice uso de ningún poder. Sólo manejo situaciones en beneficio de alumnos como el préstamo en comodato del instrumento que la familia usó el año pasado”, dijo. También acusó a los padres de una de las denunciantes de perseguirlo porque supuestamente él la iba a recomendar para ella entrara al colegio Nigeria Soria, algo que no ocurrió.

Sobre la segunda denuncia, dio una explicación técnica de cómo se toca y enseña el contrabajo. Dijo que la foto que vio la chica provino de algún grupo de WhatsApp y puso a disposición de la Justicia el teléfono. “Siempre pido permiso para acomodarles las manos o la postura del cuerpo a las alumnas. Siempre uso jean y se me notan la billetera y el celular”, agregó y aclaró que las paredes del salón tienen ventanas. Los familiares de las denunciantes aseguraron que están pintadas de blanco y no permiten ver adentro.

La jueza Melania Carrara valoró la palabra de las chicas y consideró los testimonios como elementos suficientes de prueba. Aceptó la acusación de la fiscal y dictó la prohibición de acercamiento mientras avanza la investigación.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios