Ciudad, Coronavirus

Por el derecho a la vida

Profesionales de la salud piden un cambio de estrategia para evitar más muertes

La Asamblea de Trabajadores por la Salud Colectiva de Rosario solicitó este viernes frente al Monumento a la Bandera que se restringa el contacto social para disminuir la alta tasa de contagios por coronavirus y aplicar el "botón rojo intermitente"


La Asamblea de Trabajadores por la Salud Colectiva de Rosario -que nuclea al personal sanitario de centros de salud públicos y privados- pidió este viernes al mediodía, frente al Monumento a la Bandera, que se restringa el contacto social para disminuir la alta tasa de contagios por coronavirus y aplicar el “botón rojo intermitente”.

En ese marco, médicos, enfermeros, psicólogos, personal de limpieza y referentes de distintas organizaciones sociales se pararon con cruces de madera negra que enterraron frente al río Paraná para concientizar no sólo a la población, sino también a los dirigentes que están a cargo de las estrategias contra la pandemia: este fin de semana Nación, Provincia y Municipio deben tomar decisiones sobre la continuidad de la cuarentena.

“Esta intervención promueve el derecho a la vida. Si seguimos con esta forma de enfrentar la pandemia vamos a tener que lamentar muchas muertes evitables. Se está naturalizando que Rosario se haya convertido en el epicentro de la pandemia a nivel nacional y eso es lo más grave”, señaló Valeria Bulla, una de las médicas que representa al grupo.

Para los trabajadores por la Salud Colectiva, el inicio de la pandemia estuvo bien abordado por parte de Nación, Provincia y Municipio. “Fue una estrategia de fases que para ese momento, estuvo bien porque nos permitió a los trabajadores de la salud acomodar los procesos de trabajo, readecuar los lugares, incorporar tecnología y aprender sobre el virus”, dijo.

“Ahora hay que cambiar de estrategia. Hacer un aislamiento intermitente, en un período de 10 días, con aislamiento en las casas y apertura controlada con reducción. No retroceder, sino que podamos hacer actividades que sean de bajo riesgo de contagios y más seguras”, remarcaron los trabajadores de Salud.

El grupo de la Asamblea por la Salud detalló que “la región promedia unos 1.500 contagios diarios desde hace varias semanas, en un contexto donde el Estado fue perdiendo iniciativa a la hora de regular la circulación”.

Según informó el Ministerio de Salud municipal este viernes la duplicación de casos por coronavirus en Rosario se duplica cada 26 días. Las camas críticas en los efectores públicos de la ciudad tiene una ocupación del 86% y en el sector privado un 93%.

La probabilidad que tiene la población de infectarse de coronavirus en Rosario aumentó en la última semana a 72.55%: es decir, que la 3/4 parte de los ciudadanos están expuestos a contagiarse del virus, indicaron desde la secretaría de Salud municipal.

Por ese motivo, la agrupación de los trabajadores de la salud insisten en la necesidad de mayores medidas de prevención y control para reducir la movilidad y así evitar más infectados.

En un documento difundido este viernes por los Trabajadores por la Salud Colectiva señalaron que “según las proyecciones del Conicet, de no restringirse el contacto social habría 200 muertes más por coronavirus de aquí a fin de mes, que podrían evitarse si se toman medidas en tiempo y forma”, advirtieron.

Bulla explicó que la estrategia de pasar a aislamientos selectivos, programados e intermitentes la llevó adelante Nueva Zelanda, también algunas partes de Europa y tuvo muy buen resultado porque bajó la curva de contagios.

“No nos vayamos tan lejos. También se hizo en Rosario. Entre junio y julio hubo una buena estrategia de aislamiento que permitió al sistema de salud cuidar a los más vulnerables y hacer un rastreo y aislamiento con excelentes resultados”, sostuvo la médica.

Por ese motivo, los Trabajadores por la Salud Colectiva piden que haya un acuerdo de todos los sectores políticos, tanto del oficialismo como de la oposición, para pensar en otra estrategia para afrontar la pandemia.

“Esta iniciativa fue muy movilizadora. Lo que venimos trabajando con la Asamblea de Salud Colectiva es defender la vida por encima de cualquier otro valor y también el derecho a la salud. Detrás de cada muerto hay una familia y una historia de vida”, señaló Bulla.

“Entendemos que la economía y la salud no son parte de una contradicción, que nadie puede trabajar si está enfermo y mucho menos muerto. Por eso creemos que el eje en donde tiene que actuar la política es entre la vida y la muerte. Seguir con este nivel de aperturas que no son muy claras y que son para algunos sectores y para otros no, no nos cuida y el saldo van a ser más muertes”, concluyó.

Comentarios