Edición Impresa, Policiales

Banda de los Monos

Procesaron a Monchi Machuca

Lo acusan de haber dado la orden de disparar a una vivienda en la noche del 15 de mayo de 2013, donde se encontraba Lourdes Cantero, una nena de 14 años que recibió un tiro fatal en el pecho que le quitó la vida en el acto.


“Dale a mansalva” fue la frase que se escuchó en una intervención telefónica a Ramón Machuca, alias Monchi. Poco después, la vivienda de Lourdes Cantero, ubicada en la zona sur, fue baleada en varias oportunidades. Uno de esos proyectiles ingresó en el cuerpo de la víctima, de 14 años y la llevó a la muerte. En un primer momento la hipótesis giró sobre una enemistad que un hermano de la victima tenía con algunos muchachos del barrio. Pero esa versión viró cuando una serie de escuchas telefónicas, en la causa que investigó una asociación ilícita encabezada por la familia Cantero (es decir la banda de Los Monos que no tienen relación con la pequeña muerta), le dio un vuelco a la pesquisa. La venta de drogas, desde una precaria casa ubicada en las cercanías de un búnker de la banda de Los Monos, surgió como una probable motivación del ataque. Balacera que, según la resolución, fue ordenada por  Monchi Cantero. Con esta prueba la jueza Alejandra Rodenas, a cargo del Juzgado de Instrucción de la 4ª Nominación, procesó a Machuca por el delito de homicidio calificado por promesa remuneratoria y agravado por el uso de arma de fuego. La magistrada a su vez dictó la prisión preventiva en su contra y fijó un embargo sobre sus bienes por la suma de 10 millones de pesos.

Eran las 22 del 15 de mayo de 2013. Lourdes Canteros miraba televisión junto a su hermana en los sillones del comedor de su casa ubicada en Conscripto Bernardi al 6300 cuando se escuchó la frenada de motos y una lluvia de balas impactaron contra la vivienda. Uno de esos proyectiles traspasó el frente e impactó en el pecho de la adolescente. Un vecino la trasladó hasta el hospital Roque Sáenz Peña pero ya no había nada que hacer, la chica había fallecido.

Lourdes era la menor de cuatro hermanos, su madre falleció y su padre abandonó el hogar. Los dos hermanos más chicos quedaron a cargo de una hermana mayor de edad y el 4º integrante vivía junto a su concubina y su pequeño hijo en una habitación detrás de la casa. Los testimonios de la familia sindicaron que este joven no tenía contactos con ellos por lo problemático que era, incluso detallaron que vendía drogas para el padrastro de Milton C., un joven enemistado con la banda de Los Monos a quien 13 días después del crimen de Lourdes le mataron a su hermano y a su mamá.

La familia de la víctima no tenía parentesco con la familia Cantero que lidera a “Los Monos” y en un principio acercó información de las diferencias que su hermano tenía con un tal Mayonesa, el apodado Teves o el Negrito de Irigoyen aunque la investigación tuvo un giro cuando escuchas por asociación ilícita brindaron elementos probatorios sobre el crimen de Lourdes Cantero.

Para la jueza Rodenas el procesamiento dictado en aquella causa, sumado a la confirmación de la Cámara Penal de esa decisión, “es un punto de partida” y prueba la existencia, la estructura y los principales integrantes de la asociación ilícita donde se individualiza a Machuca como uno de sus jefes con activa participación en hechos delictivos. Desde una línea de celular adjudicada a Machuca existen intervenciones telefónicas que lo ubican como la persona que ordena la balacera a la vivienda de la víctima, a sabiendas que en su interior había personas y podría provocar lesiones, incluso la muerte, circunstancia que no le interesó.

Las comunicaciones entre un tal Gaby y Monchi se produjeron a partir del 11 de mayo de 2013 donde el primero le informa a Machuca que tenían competencia en el barrio de la Carne. Ante ello Monchi da directivas para que Gaby obtenga información. Es así que en los días subsiguientes se releva el lugar incluso mandan a una persona a comprar estupefacientes y esperan el momento para realizar el ataque. Incluso Monchi llamó a Juan Ángel Delmastro, alias Tiburón, un policía que estaba asignado a la Dirección de Control y Prevención de Adicciones y que se encuentra condenado a la pena de 6 años y 6 meses como partícipe secundario del crimen de la adolescente. En aquella oportunidad quedó registrada una conversación donde Monchi le pregunta si le suena Conscripto Bernardi 6374. El policía le dice que no, entonces Machuca le ordena: “Bueno, averigua si alguno lo tiene habilitado, porque está cerca del mío y se lo voy a mandar a cerrar”. El día del crimen Monchi habla con Gaby y le dice que pase a cobrar por lo de Hernán. Gaby le pregunta “¿podemos hacer hoy eso? Monchi contesta “Está bien, dale a mansalva”. Cuarenta minutos después se produjo la balacera. Con estos elementos Rodenas dictó el procesamiento de Ramón Ezequiel Machuca por el delito de homicidio calificado por precio o promesa remuneratoria agravado por el uso de arma de fuego y le trabó embargo sobre sus bienes por la suma de 10 millones de pesos.

Comentarios