El Hincha

Cooperativa de árbitros

Primeros diez años de vida

Claudio Martín, Matías Kraier, Carlos Boxler y Diego Maio hablaron sobre el accionar de los jueces y la seguridad


Maio, Kraier, Martín y Boxler charlaron sobre el momento del arbitraje. Foto: Juanjo Cavalcante.

Hoy en día no es sencillo formar una cooperativa y más complicado se hace si es para ocupar un lugar dentro del mundo futbolístico, donde los intereses y los negocios, para muchos, son más importantes que el mismo juego.

Es por ello, que festejar diez años como lo hace la Cooperativa de Árbitros Rosario es más que valorable y para aplaudir. A la fecha, la misma cuenta con más de 140 jueces asociados, quienes integran el plantel profesional de AFA en las categorías mayores del fútbol argentino dirigiendo Primera División, B Nacional y Federal A. Además, los jueces suman rodaje en Afar, Liga de Banco y Seguros, Copa Pymes, entre otras competencias.

Cabe destacar que fecha a fecha la Cooperativa visita más de 60 localidades del sur santafesino participando de las diversas categorías de la Liga Deportiva del Sur, la Casildense, la Interprovincial y la Venadense.

Uno de los máximos referentes de la CAR es Claudio Martín. El ex juez internacional es instructor en el curso que brinda la entidad y señaló uno de los objetivos que se plantean: “Queremos que haya una cooperativa en Rosario y no tener que discutir compromisos con nadie. Lograr que todos seamos dueños y que no haya dos colegios, sino que todos formemos parte de una cooperativa”.

“Si no luchamos todos juntos, como dice el Martín Fierro ‘Nos devoran los de afuera’. El gremio de los árbitros es el más individualista porque cada uno quiere ser el mejor. Pero debemos entender que para salir adelante tenemos que luchar todos juntos”, destacó Martín sobre la unión que deben lograr los jueces.

Sobre lo complicado que es sumar nuevos árbitros, Martín dio un claro ejemplo: “Hacemos tres cursos de aspirantes al año y vienen alrededor de ochenta postulantes que quieren ser jueces, de los cuales quedan cinco. Cuando te gritan en una cancha se te pasan tres cosas por la cabeza: asustarte e irte; saltar el alambrado y pelear, que sería una locura; o bancártela y seguir dirigiendo. Ser árbitro no es para cualquiera”.

Matías Kraier es el presidente de la CAR y dejó bien sentada la postura de la cooperativa: “Queremos que lo que el árbitro se gane dirigiendo en la cancha vaya directamente a su bolsillo, que no pase por las manos de nadie más”. Además, afirmó que “se tienen muchas cosas en cuenta a la hora de designar los árbitros. Si es un juez joven se busca que los asistentes tengan experiencia y viceversa”. Y señaló que “Martín Grasso, Nahuel Viñas, Brian Ferreyra y Facundo Fogliati son algunos de los que van asomando con mejor proyección. Queremos formarlo hacia el curso nacional”.

“Es muy complicado llegar a la AFA después de que sacaran el Federal B y el C. Se hace muy difícil para un árbitro. Somos la mayor cooperativa que aporta jueces a nivel nacional. Tienen que ser jueces nacionales y después desarrollar su trabajo. Estar afiliados al Sadra (Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina) y competir con sus pares del interior. Sebastián Ranciglio hoy es árbitro de B Nacional, muy cerca de ser de Primera División y se formó en esta entidad”, destaca Carlos Boxler, árbitro profesional de AFA y uno de los principales ideólogos para la formación de la CAR.

Por último, Diego Maio, coordinador de Seguridad Deportiva de la provincia, afirmó que “Santa Fe es cuna de las cooperativas. Creo que es una deuda pendiente que tenemos con los árbitros, con relación a la seguridad. Estamos trabajando en un protocolo con los jueces para mejorar la labor. Nos debemos un mejor diálogo para que sean ellos los que también ayuden en la elaboración del mismo”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios