Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Primera planta de biodiésel para educar e investigar

Por Paola Cándido.- Se inaugurará el próximo jueves 27 en San Jerónimo. Hasta 2037 estará en manos de la universidad Ucel. Desde la casa de estudios y la cámara del sector destacan que es la primera en su tipo en el país.

El próximo jueves 27 será inaugurada oficialmente la primera etapa de una planta piloto destinada al procesamiento de semillas oleaginosas y procesos asociados. El predio está ubicado sobre la ruta nacional Nº 9, kilómetro 336, San Jerónimo Sud, provincia de Santa Fe, y es propiedad de Bunge Argentina SA, brazo del holding que es una de las mayores corporaciones del mundo de commodities. Pero la particularidad de este emprendimiento, además de ser la primera planta de sus características en el país, es que fue cedida en comodato por 30 años a una institución educativa: la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano (Ucel). Así, se trata de un emprendimiento conjunto con Asociación Argentina de Grasas y Aceites (Asaga) para la investigación, capacitación y desarrollo en el campo de la producción industrial de aceites y grasas de origen vegetal. “Permitirá el desarrollo de investigación y práctica en las carreras de ingeniería en tecnología de los alimentos y de especialización en gestión ambiental de Ucel y a la par trabajos de investigación e innovación en las empresas que componen Asaga”, explicó el rector de la casa de estudios privada, Ovidio Torres.

El proyecto surgió a fines de 2005 y se inscribe dentro de un acuerdo que firmaron entonces universidad y empresa. La firma Bunge Argentina aportó el predio de dos hectáreas para la localización física de la planta, mientras otras empresas proveedoras del sector aceitero realizaron donaciones en equipamiento y tecnología, con lo que se fue afirmando el emprendimiento.

Según explicaron a El Ciudadano el rector Torres y el gerente corporativo industrial de Bunge, Héctor Autino, el acuerdo de comodato entró en vigencia el 11 de junio de 2007, con lo que regirá hasta medidados del año 2037. Además, la planta piloto Ucel-Asaga estará distribuida en sectores: preparación de oleaginosas, extracción de aceites, refinación del aceite crudo, producción de biodiésel y laboratorio y vestuario. Además la planta operará con semillas de soja y de girasol; se realizarán procesos de rotura y preparación de las semillas y, posteriormente, la extracción del solvente. Parte del aceite obtenido se destinará a la producción de biodiésel: según el plan se procesarán 150 kilogramos de semilla por hora, a través de proceso discontinuo, que en el sector se conoce como Batch.

Para Ucel la construcción de esta planta piloto constituye el punto de partida que fortalecerá el conocimiento de los futuros profesionales del sector, cuando la región va camino a convertirse en el “polo biodieselero” más grande del planeta.

En Asaga, en tanto, las expectativas no son pocas. La firma aportó desde un principio el know how. “Es un proyecto que sin lugar a dudas representa un enorme potencial para los fines educativos que persigue nuestra asociación”, destacaron. La cámara, formada en 1989, nuclea a técnicos, profesionales, especialistas, investigadores, instituciones y empresas de distintos puntos del país vinculados con los aspectos técnicos y científicos de los aceites, grasas, derivados y subproductos.

Comentarios