Ciudad, Edición Impresa

Prevenir dio sus frutos:la Nochebuena fue en paz

Todo un dato: en el Heca atendieron a sólo dos personas con heridas por el uso de pirotecnia.

heca

Cualquier ciudadano lo pudo comprobar. No se escucharon sirenas de ambulancias como en otros años. Los operadores del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies) no tuvieron una demanda extraordinaria. Y ello fue corroborado por el secretario de Salud Pública municipal, Lelio Mangiaterra, quien precisó a El Ciudadano que “fue la Nochebuena y la Navidad más tranquila de los últimos 10 años”.

Destacó que por ejemplo “en el Hospital de Emergencias Dr. Clemente Alvarez (Heca) se atendieron sólo dos personas por uso de pirotecnia” y en tal sentido hizo referencia a la “tarea de la Guardia Urbana Municipal (GUM), Control Urbano y la Policía de la Provincia” respecto al control de la venta ilegal de elementos de pirotecnia y a las permanentes campañas de concientización encaradas por el municipio.

Con relación a los accidentes de tránsito el secretario de Salud Pública apuntó otro dato relevante: “Entre las 19 del 24 y las 11 de hoy (por ayer) solamente se registraron 7 accidentes de tránsito con heridos, que en ningún caso dejarán secuelas incapacitantes”.

En tal sentido también resaltó la ta-rea de la Dirección General de Tránsito “a través de los controles de alcoholemia”.

Aprovechó Mangiaterra para pedir una conducta similar de los rosarinos en la noche del 31 de diciembre y la jornada del 1º de enero.

En tanto en el Hospital de Emergen-cias se atendió a tres heridos por arma blanca y dos afectados por heridas de armas de fuego, uno de los cuales fue derivado desde el Hospital Roque Sáenz Peña en la zona sur.

Con relación a los dos heridos por pirotecnia atendidos en el Heca, que rápidamente se retiraron a sus domicilios, uno de ellos sufrió heridas en una mano y el restante en la mano y el rostro.

La situación de tranquilidad en las guardias no sólo la vivieron los opera-dores del Sies, según mencionó uno de los mismos a El Ciudadano, sino por ejemplo en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela y en el Hospital Alberdi.

Sí mencionaron que tuvieron mayor tarea que otros años en el Hospital Eva Perón, en la vecina ciudad de Gra-nadero Baigorria.

 Años anteriores

 Para comprobar con más nitidez el bajo nivel de conflictividad que se observó en esta Navidad basta con remitirse a los números del año pasado, cuando se registraron 13 contusos por uso de pirotecnia y tres personas con heridas por el impacto de balas perdidas. Además, 19 personas sufrieron lesiones en accidentes de tránsito, aunque ninguna revistió gravedad.

El entonces secretario de Salud, Luis Dimenza, celebraba un “resultado altamente favorable” porque en la ciudad se habían registrado menos accidentes que en años anteriores.

Un poco más atrás en el tiempo, la Navidad de 2007 resultó mucho más violenta aún, ya que dejó un saldo que obligó a poner en alerta a las autoridades municipales: hubo 35 personas con heridas de arma blanca, de fuego y por accidentes de tránsito; además una decena de personas debieron ser atendidas en diversos efectores públicos por quemaduras al manipular pirotecnia.

Comentarios