Policiales

Lucrar con la desesperación

Prestaban dinero con intereses usurarios y cobraban con violencia: cuatro detenidos

Al cuarteto de ciudadanos colombianos detenidos la semana pasada, se le sumó la pata argentina en la misma causa que investiga usura y amenazas. En operativos, la TOE detuvo a los sospechosos e incautó un cuaderno con un listado de deudores, dinero, una máquina para contarlo, posnet y autos


Dos hombres y dos mujeres fueron detenidas y se sumaron a la causa que ya tiene a un cuarteto de ciudadanos colombianos acusados por préstamos usurarios y amenazas coactivas. El operativo fue este martes y primero hubo una entrega controlada para luego pasar a una serie de allanamientos que concretó el personal de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE).

Esta vez, los apresados fueron personas de nacionalidad argentina que están sindicadas por extorsionar bajo la misma modalidad: aprovecharse de la falta de experiencia y desesperación de una comerciante de Empalme Graneros para otorgarle préstamos con inalcanzables intereses diarios y, cuando no pudo pagar, amenazarla con quemarle la vivienda. En esta oportunidad, los pesquisas incautaron un cuaderno con un listado de deudores, dinero, una máquina para contarlo, posnet y dos autos, entre otros elementos.

El fiscal David Carizza está a cargo de la investigación que comenzó el lunes de la semana pasada luego de recibir una denuncia de una comerciante de Empalme Graneros. La joven de 25 años contó ante los policías que recibía amenazas por parte de personas que le habían prestado dinero con intereses usurarios.

La semana pasada, hubo operativos por parte de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) en los que apresaron a cuatro hombres en inmediaciones del negocio de la víctima.

Estos operativos no bastaron para hacer desistir de las intenciones de cobro de los prestamistas, quienes continuaron con el reclamo del pago de la deuda a la comerciante.

Fue así que este martes al mediodía el personal de la TOE organizó un operativo de entrega controlada en Gorriti al 5700 y apresó a Alicia F., de 49 años, al momento en que recibía el dinero de la víctima, describieron los voceros policiales.

Luego, a las 15.30 de este mismo martes, fueron detenidos Rodrigo D., de 29, y a Ángel A., de 51, quienes están sindicados por los mismo delitos.

Con la información recolectada, pasadas las 21 el personal de la TOE hizo dos allanamientos: uno en pasaje Sanguinetti al 5300, donde secuestraron documentación y una pistola Colt calibre 25 y Sandra C., de 48 años, fue detenida por tenencia ilegal de arma de fuego; se investiga si tuvo participación en los delitos investigados.

El otro procedimiento fue en Cafferata al 2800, donde también secuestraron material de interés para la causa, gran cantidad de dinero, un revólver calibre 22, una máquina de contar plata, un posnet. También se llevaron un Ford K, un Peugeot 206 y celulares, aportaron los pesquisas.

La causa   

En la audiencia imputativa del jueves pasado trascendieron los detalles de la denuncia la víctima. Contó que el año pasado pidió distintos créditos a un grupo de personas que hacía préstamos informales. Como los intereses incrementaron desmesuradamente la deuda, los prestamistas le “sugirieron” seguir adquiriendo préstamos para cubrir la deuda anterior. Así las cosas, terminó relacionándose con al menos cuatro prestamistas, los cuales le reclamaron que entregara en total más de 600 mil pesos, explicó una fuente fiscal.

Ante la imposibilidad de afrontar la situación y el temor que le ocasionaban las amenazas, ya que uno de los prestamistas le advirtió que le quemaría su vivienda, la joven se animó a denunciarlos.

El lunes 18 de enero pasado, el personal de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) hizo un operativo en inmediaciones del comercio de la víctima en Gorriti al 5700. Los cobradores llegaron alrededor de las 17 en cuatro motos. El primero en estacionar fue Alexander Fader L.G. A los minutos paró detrás una joven que llevaba como acompañante al otro sospechoso, Jairo Angres R.M., y al rato aparecieron los restantes en dos motos: Christian Camilo P.H., de 31 años, y Antonio Franco Gilnardo G., padre de Alexander y conocido por todos como Juan.

Los cinco fueron apresados por el personal de la AIC y por disposición del fiscal Carizza los cuatro hombres quedaron incomunicados hasta el jueves último, cuando los imputó por los delitos de usura crediticia agravada por habitualidad, en carácter de coautores. En tanto, Antonio G. sumó el delito de amenazas coactivas. Todos quedaron en prisión preventiva por 60 días.

Ante la sospecha de que hubiera más personas involucradas en estos delitos, y con el dato de que personas relacionadas con los préstamos siguieron hostigando a la víctima, el fiscal Carizza continuó con las medidas que fueron llevadas adelante por el personal de la TOE y que concluyeron con la detención de estas cuatro personas de nacionalidad argentina. Las dos mujeres y los dos varones quedaron incomunicados hasta la audiencia imputativa que se hará en los próximos días, cuando se sabrá su responsabilidad en la causa, explicaron los voceros relacionados al caso.

Comentarios