Policiales

Audiencia imputativa

Presos por un homicidio en barrio Las Flores

El rumor es que la víctima fue a comprar drogas y un ademán con el celular levantó sospechas, pensaron que era policía, lo siguieron y mataron, contó un familiar de la víctima. Este miércoles Tuerto Gaby y Negro Titi fueron imputados por el juez Juan Andrés Donnola


En el velorio de Laureano Guillermo Fernández le contaron a su hermano el posible móvil del crimen. El rumor era que Laureano fue a comprar drogas y cuando se la dieron prendió la linterna del celular. Los que estaban allí, pensaron que era policía, lo siguieron fuera del pasillo donde estaba el búnker y cuando llegaba a la casa de un amigo lo balearon. Algunos testigos apuntaron a los presuntos autores, que viven en el barrio. El Tuerto Gaby como el tirador y el Negro Titi a bordo de la moto en la que llegaron. Un mes y medio después del crimen los detuvieron en sus casas y este miércoles los imputaron por el crimen. Ambos se abstuvieron de declarar y el juez interviniente dispuso la prisión preventiva en contra del dúo hasta el 30 de octubre.

Laureano no vivía en Las Flores pero allí tenía a su hijo y a muchos de sus amigos. La noche del 10 de junio de este año fue al barrio. Había quedado en pasar por la casa de un amigo que vive en un pasillo en Clavel al 6900. Eran cerca de las 22 cuando su amigo escuchó la voz de Laureano que lo llamaba y varias detonaciones de un arma de fuego. Cuando salió lo encontró tirado en el piso, con los ojos abiertos. Llego a decirle fue el Tuerto Gaby  junto a otro pibe. Cuando llevaron a su amigo al hospital se enteró por otros vecinos que los atacantes eran el Tuerto Gaby y el Negro Titi, los que se fueron en moto.

El balazo le entró a Laureano por el pómulo derecho y le produjo un orificio de entrada y salida. Varios vecinos llamaron al 911 dando aviso de los disparos. La ambulancia lo trasladó al Heca donde entró en estado reservado y falleció poco después.

Un testigo de identidad que venía caminando con su primo, escuchó una detonación cuando estaba llegando a su casa. Corrieron hacia la vivienda que se encuentra en el pasillo. Cuando estaban entrando les pasó una moto de gran cilindrada con dos personas a bordo. Reconoció a los ocupantes: al mando iba el Negro Titi y como acompañante el Tuerto Gaby. Pasaron a su lado y vio cuando el Tuerto Gaby se guardaba un arma calibre 9 milímetros color negra, como la que usan los policías. Laureano estaba tirado en la mitad del pasillo y el amigo auxiliándolo.

El hermano de la víctima se enteró de la agresión por una tía. Cuando iba camino a Las Flores le avisaron que lo llevaban al Heca y a la madrugada falleció. Si bien en un primer momento el rumor era que los atacantes eran otros dos pibes, en el velorio le llegó una posible hipótesis del crimen. Le dijeron que fueron el Tuerto Gaby y en Negro Titi. El rumor era que su hermano había ido a comprar droga en calle Violeta entre Clavel y Flor de Nácar. Al entrar al lugar compró droga y prendió la linterna de su celular, por eso le empezaron a decir que era policía. Cuando se fue lo siguieron hasta la casa del amigo para no matarlo en el búnker, le contaron.

Algunos perfiles de Facebook ayudaron y el informe de inteligencia determinó la identidad de los sospechosos, que ubicó sus direcciones donde según un testigo dormían pero no estaban durante el día. Un mes y medio después del hecho se hicieron allanamientos en las casas de los presuntos atacantes que viven en la misma cuadra y los detuvieron la madrugada del lunes. Este miércoles fueron imputados por la fiscal Marisol Fabbro ante el juez Juan Andrés Donnola.

Juan Gabriel “Tuerto Gaby” P. fue sindicado como el tirador, la fiscal le achacó el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación de arma. Mientras que Cristian Emanuel “Negro Titi” A. fue imputado por el homicidio. Ambos prefirieron no declarar y el defensor oficial Andrés Bassini cuestionó la evidencia y solicitó la libertad de sus pupilos, subsidiariamente una morigeración y en su caso una limitación a la prisión preventiva solicitada por la Fiscalía, quien pidió 90 días de cárcel mientras avanza la investigación.

Donnola le dio la derecha a la Fiscalía, admitió la imputación y explicó que los requisitos para el dictado de una prisión efectiva están motivados. A la evidencia sumó que Tuerto Gaby tiene una condena dictada en 2008 a cinco años de cárcel que fue cumplida y evaluó que en caso de quedar en libertad puede haber un entorpecimiento probatorio. Finalmente dictó la medida cautelar hasta el 30 de octubre.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios