Policiales

Crimen en el barrio de la Carne

Preso por matar a un conocido por una deuda

Se conocían desde siempre, discutieron por una deuda que el acusado tenía con el hermano de la víctima y lo baleó. Lo detuvieron e imputaron por el crimen. El caso tiene un prófugo, sospechado de alcanzarle el arma al tirador


La fiscal Georgina Pairola llevó adelante la acusación en suplencia de su par Miguel Moreno.

Carlos tenía 25 años y en febrero pasado fue asesinado de un balazo en el pecho tras una discusión con un vecino por el pago de una cámara fotográfica que el tirador le había comprado al hermano de la víctima. El matador recibió el arma de manos de su hermano, según la teoría fiscal, y ambos se fugaron tras el crimen. El sospechoso fue detenido el último martes en Funes y este jueves fue imputado por el crimen. A pesar del esfuerzo de su defensor oficial, la jueza tomó por válida la imputación y dictó la prisión preventiva del acusado por 90 días. Tras la audiencia el imputado se abrazó con su madre y su pareja y les rogó que cuidaran de su hijo.

Carlos Fernando “Coco” Gómez era hijo de un conocido militante peronista al que le dicen Negro. Eran cerca de las 21 del 21 de febrero cuando Carlos y su hermano Facundo salieron de la casa ubicada en Pago de los Arroyos al 6600 y subieron a la moto rumbo a la casa de su padre. Cuando llegaron a la esquina de pasaje 501 y Pago de los Arroyos vieron a Matías C. en la puerta del kiosco que su familia tiene en su vivienda. Carlos detuvo la marcha y discutieron por un dinero que Matías le debía a Facundo por una cámara fotográfica.

En un momento Matías C. volvió hacia el quiosco y su hermano Ángel le pasó un arma de fuego y disparó contra Carlos. El primer tiro le pegó en el muslo y el segundo en el pecho. Carlos aceleró la marcha para salir de la trayectoria de las balas y cayó del rodado en Khantuta y San Martín. La Policía llegó al lugar por un supuesto accidente de tránsito pero se encontró con la víctima baleada. Llamaron a la ambulancia y lo trasladaron al Heca, donde falleció pasadas las 23.30.

Matías C. huyó de lugar junto con su hermano, quien aún permanece prófugo. Al presunto tirador lo detuvieron el martes último en Funes cuando transitaba por la calle. La Policía lo paró para identificarlo, saltó el pedido de captura y marchó preso. Este jueves fue imputado en audiencia pública.

La fiscal Georgina Pairola, en suplencia de su par Miguel Moreno, lo imputó de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Si bien la Policía halló a la víctima en un lugar distinto al del hecho, fueron hasta la esquina del ataque, donde encontraron una vaina servida calibre 22 largo. Del cuerpo de la víctima además se extrajo un plomo que se remitió para peritar.

El defensor oficial Darío Pangrazzi cuestionó el pedido de la medida cautelar. Dijo que la investigación tiene ocho meses y el único testigo ocular fue el hermano de la víctima. Contó que declaró el mismo día del crimen y dijo que ambos quedaron en medio de un enfrentamiento entre bandas y su hermano recibió los tiros, a lo que sumó que en uno de los grupos estaba Matías C. El letrado cuestionó la base fáctica de la imputación y dijo que no es un testigo creíble porque luego dijo que Matías C. le disparó a su hermano tras una discusión.

En cuanto a ello Pairola explicó que, al declarar en Fiscalía, el testigo brindó esa primera versión por miedo y para no angustiar más a su madre, porque el motivo de la discusión fue su culpa. Para la jueza Mónica Lamperti la explicación fue suficiente para sostener los dichos del testigo ocular y dictó la prisión preventiva sin plazo para el acusado. Tras la audiencia, y antes de su traslado a un penal, Matías C. lloró abrazado a su mujer y su madre. Sólo decía que cuidaran de su hijo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios