Edición Impresa, Política, Ultimas

Presidencia de Diputados: Binner quiere respetar primera minoría

El socialista promueve que la oposición en la legislatura nacional repita la modalidad empleada en la Cámara baja provincial.


diputadosdentro

Se abrió un debate en la oposición en torno de la presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación. Tras los resultados que arrojaron las primarias, algunos sectores opositores buscan aglutinar legisladores para intentar quedarse con la titularidad de la Cámara baja otros, como Hermes Binner y Felipe Solá, prefirieron ponerle paños fríos a la discusión. De repetirse la elección del pasado 11 de agosto, el Frente para la Victoria aún conservaría la primera minoría en Diputados. Por lo tanto, para quedarse con la presidencia de  la Cámara baja, la oposición debería armar una bancada entre las distintas fuerzas políticas para superar el número del oficialismo, una estrategia que intentó utilizarse en 2009 con el denominado grupo A (ver aparte).

Para el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, no es “un problema” que Diputados quede en manos de un legislador opositor y tampoco esa acción “puede ser una amenaza de desestabilización”. El líder de PRO rechazó que el objetivo opositor represente “un golpe institucional”, como aseguró anteayer la jefa del bloque del FpV, Juliana Di Tullio.

Por su parte, Francisco de Narváez señaló que reemplazar al oficialismo en la presidencia del cuerpo “no es golpismo”, sino “representación”.

En un comunicado aseguró: “Si hay una mayoría de diputados que fueron elegidos por el pueblo, y esa mayoría coincide en el presidente, no veo cuál es el golpe institucional, de ninguna manera”.

Por su parte, el radical Ricardo Alfonsín expresó: “Me parece que las actitudes del gobierno o del oficialismo no dejan más remedio que tratar de presidir la Cámara si logramos el número suficiente”.

“Cuando teníamos mayoría en la Cámara (en 2009), pero cedimos la presidencia al oficialismo, desde la presidencia se trabajó para impedir que funcionara adecuadamente el Congreso por el simple hecho que no tenían mayoría ellos”, explicó.

En tanto, el candidato a diputado del Frente Progresista Hermes Binner se expresó a favor de respetar la presidencia para la primera minoría: “Siempre fuimos defensores de la primera minoría. La Cámara de Diputados de la provincia de Santa Fe está gobernada por la mayoría del oficialismo. Son cuestiones que hay que respetar y es lo que garantiza el ejercicio democrático”.

Por su parte, desde el Frente Renovador Felipe Solá intentó poner paños fríos a la discusión: “Hay que ver después cuántos diputados hay, si conviene o no, si hay acuerdo o no entre muchísimos partidos de la oposición”.

El reglamento de la Cámara baja no establece que el espacio con mayor número de legisladores debe ocupar la presidencia, pero se trata de una tradición de acuerdos políticos. Si el kirchnerismo repite en octubre números similares a los obtenidos en las primarias, su representación en Diputados no variará significativamente, e incluso, junto a aliados, mantendría la mayoría de 129.

El recuerdo del grupo A

En 2009, los bloques opositores que conformaron el grupo A integrado por radicales, peronistas opositores, macristas, socialistas, y otros bloques menores, si bien desistieron de la idea original de quedarse con la presidencia de cuerpo, se apropiaron de las comisiones clave para la sanción de leyes.

La decisión fue adoptada en la sesión preparatoria del 3 de diciembre de ese año, cuando decidieron aprobar una controvertida moción que contempló la distribución de las comisiones, siendo que esa deliberación solo es convocada para la jura de los diputados y elección de autoridades.

El resultado de aquel acuerdo provocó una merma en el trabajo del Congreso, dado que al poco tiempo los bloques opositores empezaron a mostrar fisuras y no pudieron consensuar las iniciativas a debatir.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios